quique

Gran concierto de blues el que se vivió en Sevilla la tarde noche del 26 de Febrero en la Sala Duque La Imperdible de la capital andaluza, que se llenó para asistir a lo que ha sido con toda probabilidad uno de los momentos bluseros más importantes del año en Andalucía: la presentación del disco: I've Got the Blues, del bluesman sevillano, Little Boy Quique.

Memorable ver en un mismo escenario reunidas a algunas de las grandes figuras del blues patrio, venidas expresamente para la ocasión en homenaje y reconocimiento a Little Boy Quique, un artista como la copa de un pino, que lo mismo vale para cantar con su guitarra, armónica y platillos por las calles de Sevilla, que subirse a un escenario con los más grandes bluesman andaluces para ofrecer a los asistentes una noche memorable de autentico blues del Mississippi.

En esta noche mágica fueron subiendo al escenario los guitarristas Kid Carlos, Lolo Ortega y Pepe Delgado y el armonicista Manuel Soto "Ito". Los músicos fueron desgranando un repertorio de temas recogidas en el segundo disco de Quique en el que han colaborafdo y al final todos los músicos presentes en el disco ofrecieron juntos tres bises de enorme calidad artística que levantó al público que llenaba la sala de sus asientos.

Desde la sección de jazz de Apoloybaco, felicitamos efusivamente a nuestro querido amigo y socio, Enrique Fernández Jiménez artisticamente conocido en el mundillo del blues  como Little Boy Quique, por la publicación de segundo trabajo discográfico y a su productora Caló Records, un sello que nace con el empeño de apoyar a todos los artistas que interpretan "sonios negros" sean cuales fueren los estilos de música interpretados. Su impronta es respetar y defender esa filosofía de trabajo honesta y sincera, recuperando las técnicas y formas de grabación de épocas pretéritas y donde todo se graba en riguroso directo. Caló Records, quiere mostrar la música tal y como la conciben los artistas sin aditivos artificiales.

Las fotografías de este artículo, están realizadas por Álvaro Benitez.

Arriba