Logo

 

Hay bodegas que no necesitan presentación. Una de ellas es la grande, reputada y exitosa bodega de Ribera del Duero Emilio Moro. 

Una bodega con tradición enológica centenaria. Allá rondaba el año 1891 cuando Emilio Moro naciera en Pesquera del Duero sin saber que su nombre se convertiría en uno de los estandartes del vino de referencia en Ribera del Duero y toda España. Aunque no es hasta 1932 cuando el nacimiento de su hijo de mismo nombre, Emilio, segunda generación, iniciara tras los pasos de su padre lo que fuera la simiente del vino que tomara su nombre y el de su padre. Curiosamente el año en que se plantaran los viñedos históricos de Finca Resalso.

Bodegas Emilio Moro

Vista exterior de la bodega 

 

Con cuatro hijos a los que transmitir su pasión por el viñedo y la elaboración de un vino que hasta el momento fuera desconocido, fue el actual presidente José Moro, 3ª generación, el que recogiera de manera fehaciente el testigo de su padre y abuelo y de manera visionaria decidiera empezar a comercializar ese magnífico vino fruto de un buen hacer y un terroir especial, al que decidiera llamar por el nombre de quienes tanto le enseñara (padre y abuelo): Emilio Moro.

A partir de entonces nacen poco a poco todas las marcas que hoy conocemos  y sería en 1998, un año especial, donde todo cambiara un poco para hacer otra tipología de vinos de corte más moderno y diferencial.

Con el nacimiento de Malleolus se suprimirían en la bodega las categorías de Crianza, Reserva y Gran reserva para dotar a sus vinos de personalidad propia.

En 2000 nace su primero vino de pago, Malleolus Valderramiro vino de gran personalidad marcado por la untuosidad de los terrenos arcillosos de Ribera del Duero.

2009 nos trae nuevas alegrías con la llegada de su vino Emilio Moro Clon de la familia, expresión de la tradición, personalidad, carácter y pasión de 3 generaciones.

Sobre los viñedos, resaltar algunos como Camino Viejo con una altitud de 900m, en laderas con pendientes y suelos arcillosos con algo de calcáreo que da lugar a vinos como “Malleolus”, Resalso, que da lugar a su vino más joven y conocido “Finca Resalso” o Valderramiro, su viñedo más antiguo que da lugar a una edición especial de “Malleolus Valderramiro”.

Su filosofía, redondez, melosidad y equilibrio en los vinos, dados por unos viñedos muy viejos, incluso centenarios de uvas exclusivamente de la variedad tempranillo.

Vinos Emilio Moro

 Su gama de vinos 

 

Hasta aquí nada que prácticamente no pudierais averiguar en “internet”… pero no solo de literatura vive el hombre. Por eso, muy recientemente, apenas hace una semana, fuimos convocados de mano de Acción y Comunicación a un almuerzo maridaje muy interesante en el famoso y exclusivo restaurante Abades Triana, donde tuvimos no solo la oportunidad de catar sus mejores vinos, sino probar su nueva gama de blancos y la presentación de otra bodega, Cepa 21, el proyecto más innovador de la familia Emilio Moro.

Era un miércoles soleado cuando nos reunimos la prensa especializada, entre ellos mi persona como representante de esta revista y de la empresa Delicious Mundo Gourmet, en el reservado probablemente mas “vistoso” de Sevilla, pues en una preciosa esquina de este reconocido restaurante situado en la C/ Betis, a orillas del rio Guadalquivir, se ubica su mesa más exclusiva con fachada de cristal que permite admirar toda la belleza e inmensidad de Sevilla: su rio, la Torre del Oro, La Maestranza, la Giralda y la Catedral de fondo, etc…

Abades Triana

Magnífico el reservado de Abades Triana 

 

No podría ser un lugar más ideal para que de la propia mano de José Moro, el actual presidente de la bodega, pudiéramos conocer de manera muy, muy intima su gama más alta.

Y de esta manera, abordamos el evento con su nueva línea de blancos del Bierzo, elaborados con uva Godello de parecelas propias recientemente adquiridas.

El ZarzalEl primero, como aperitivo y refresco a la entrada, EL ZARZAL, 100% Godello fermentado en depósitos de acero inoxidable y criado en fudres de madera de roble francés de 2.500L, es un vino fresco, amarillo pálido, limpio y brillante, con aromas de fruta de hueso, cítricos, flores blancas con buen volumen en boca y matices muy pulidos, que lo hacen un vino muy fácil y apetecible de beber en estos días de primavera-verano que ya llegan. Y con un precio contenido que oscila entre 11-12€

Este vino da paso a la mesa donde nos vamos a encontrar con un increíble menú maridado, como no podía ser de otra manera, de la mano de su chef Elías del Toro.

La ReveliaContinuamos con su blanco más interesante, también de nueva hornada, LA REVELIA

2016, también 100% Godello; un vino más complejo que el anterior, con una fermentación y crianza sobre lias en barricas de 500L, pero que mantiene su frescura y acidez, toda la vez que es untusoso y con cuerpo proporcionado por su paso en barrica sobre sus lias.

De color amarillo pálido, limpio y brillante, a similitud del anterior, en nariz además de los descriptores de El Zarzal, encontramos algunas notas herbáceas y madera muy discretas.

Con una producción limitada a 5.000 botellas, su precio ronda los 22€.

Este primer vino fue deliciosamente maridado con un “macerado de pargo con aguacates, lima y caviar de aceite de oliva.

Y pasamos a los tintos, aquellos que le han hecho merecedores de su buen renombre. 

 

 

Emilio Moro

Empezamos con EMILIO MORO 2015, un vino, como todos los tintos que han de venir, de uva 100% tempranillo. Un vino que lleva el nombre de su creador y es el alma mater de la bodega. Anteriormente Emilio Moro daba nombre a sus vinos crianzas y reservas, pero como decíamos, a partir del 98 esta marca solo se refiere a vinos elaborados con viñedos de entre 12 y 25 años. De vendimia tardía, es fermentado en depósitos de acero inoxidable, es el único que fermenta 12 meses en barricas de roble americano y francés, pues el resto de vinos usan la exclusividad del poro de la barrica francesa.

De color rojo picota, capa alta, es un vino muy frutal, aromas y sabores de frutos negros maduros con cierto toque dulce. Madera muy bien integrada y discreta. Paso fácil y muy equilibrado.

En su nueva línea de etiquetado, cada vino lleva una etiqueta a modo de medallón donde se presentan fotos reales de la vida de Emilio Moro. En el caso de este vino, la fotografía es de Emilio Moro y su padre (del mismo nombre). Padre y abuelo de José Moro.

Su precio ronda los 25€.

Este vino fue maridado con “Foie con membrillo, frutos rojos y mermelada de naranja” una combinación a priori acertada que para mi persona, que la ha probado varias veces, peca de exceso de dulzor y cremosidad.

Apenas hemos empezado y ya estamos descubriendo un mundo de sensaciones, aromas y sabores que nos auguran un gran por venir de la jornada.

La FelisaEl siguiente vino que tenemos ocasión de probar, en mi caso por primera vez es LA FELISA 2016, un vino elaborado en ecológico, es decir, con un cuidado manejo de la vid en la viña, sin utilizar aditivos químicos, con fertilizantes orgánicos y elaborado en bodega con esmero, cuidado y 0% de sulfitos.

Su finalidad es la de elaborar vinos de los años 20 y 40 fermentados en depósitos de cerámica de manera muy natural, como los hacían su padre y abuelo.

18 días de maduración con los hollejos le dan un frescor y extracción similares a los de la maceración carbónica, sin llegar a serlo. Su crianza junto con las lias en barricas de roble francés, según nos cuenta José, “el tiempo que el vino le pida” y ese carácter ecológico nos dan un vino con todas sus propiedades beneficiosas como son los taninos, antocianos y antioxidantes.

Un poco cerrado al principio, en apenas unos minutos de reposo, empieza a abrirse mostrando su lado más rústico acompañado de la tipicidad de lo ecológico: color cereza muy madura con capa muy alta y los aromas más primarios de la variedad frutos negros, violetas y regaliz que dan paso a toques de tofe y vainilla. En boca es vivo y con un tanino maduro muy marcado y un posgusto largo. Un vino que es recomendable airear o decantar al menos 15 minutos. Su precio ronda los 25€.

En su “medallón” fotográfico salen retratados los padres de José Moro durante su viaje de novios.

Este vino fue maridado con una “Cúpula de Roast Beef relleno de mousse de atún y hueva de maruca”, toda una delicia que me sorprendió gratamente.

MalleolusContinuamos nuestro festival para los sentidos con el gran MALLEOLUS 2015, el vino que creó un antes y un después en la línea cronológica de la bodega. Antes todos los vinos eran Emilio Moro y desde entonces la línea joven pasó a llamarse Finca Resalso y todos los crianzas, Malleolus, nombre que proviene del latín y su significado es el de “Majuelo”, viña nueva que ya da fruto u otra forma de denominar a los viñedos en Pesquera del Duero.

Malleolus 2015 es un vino de “Gran cosecha”, un vino para guardar, con previsión de mejora en botella.

Viñedos de entre 25 y 75 años que dan lugar a un vino que ha permanecido 18 días macerándose con los hollejos. Tras su fermentación maloláctica en barricas de roble francés, es envejecido durante 18 meses en barricas nuevas de roble francés Allier hasta el momento de su embotellado.

De color rojo cereza bien cubierto, en nariz presenta una gran personalidad fruto de una añada excepcional y viñas viejas. En aroma, frutos negros bien maduros con toques balsámicos y especiados y en boca gran cuerpo, muy estructurado y tanino maduro, de largo postgusto.

Esta añada 2015 obtuvo 93 puntos en el Wine Spectator y su precio aproximado es de 30€.

Curioso maridaje se nos presenta en un guiño a un plato muy básico y tradicional que hace los deleites de cualquiera “Huevos fritos rotos con atún rojo, macerado en soja y con trufa fresca”. Sencillamente y para no andar con rodeos, ¡me encantó!

Contábamos que Malleolus daba nombre a sus reservas y sus ediciones más especiales llevan el “apellido” del viñedo de donde provenienen: Sanchomartin y Valderramiro.

Malleolus ValderramiroPara el siguiente plato, en esta ocasión tomamos el MALLEOLUS VALDERRAMIRO 2011. El Pago de Valderramiro se caracteriza por sus suelos arcillosos y una cepas de 90 años de edad, de racimos de uvas pequeños y un rendimiento inferior a los 2000kg/Ha.

Este vino solo se elabora en años muy especiales donde adquiere aquellas características especiales que le son requeridas. Por ejemplo, catamos la añada 2011 porque no hubo 2012 ni 2013 y la 2014 es más reciente. Como curiosidad, dicho viñedo no es originario de la familia Emilio Moro, sino que era del otro abuelo de José Moro.

Su fermentación malolactica se hace en barricas de roble americano para fortalecer su carácter arcilloso, mientras que la crianza sucederá en barricas de roble francés entre 14 y 18 meses.

Color granate de capa alta, sus aromas intensos y complejos dan paso a una boca sedosa y potente con largo final donde destacan los varietales más genuinos de la tempranillo y de su crianza en maderas nobles.

En su pegatina aparece una foto de la poda de la cepa del año 1996.

Fue maridado con un potente “cuello de cordero con cous cous de pasas y frutos secos”, mu jugoso, tierno y sabroso.

Clon FamiliaPara terminar, nada más y nada menos disfrutaríamos de su vino “más solidario”, EMILIO MORO CLON DE LA FAMILIA 2011. En este vino la foto la encontramos en la propia etiqueta y encontramos una escena familiar durante la vendimia de 1938.

Viñedos de 25-40 años y tres tipos de suelos: arcilla, caliza y guijarro.

La producción del que ellos llaman “su mejor vino” está limitada a 1000 botellas y el 100% de la recaudación de su venta, cuyo valor es de 200€, está destinada a la Fundación Emilio Moro. Como curiosidad este proyecto también tienen lo que denominan “cepa solidaria”, donde por 90€ tienes derecho a ponerle tu nombre a una cepa, a realizar una visita a la bodega, una comida y una botella con vino de dicha cepa.

Fermentación malolactica y crianza en barricas de roble francés entre 15 y 20 meses.

La elegancia de los suelos calizos, la estructura y carácter de la arcilla y la madurez de los suelos pedregosos se expresan en esta añada y en este vino de manera intensa y bien definida, todo ello enriquecido con matices de las mejores maderas que alzan la expresión natural de un tinto fino extraordinario, nuestro clon de la familia.

 

Cerramos el maridaje de este vino con una curiosa representación a modo de postre de un “Puro humeante” elaborado con una cobertura de chocolate negro crujiente espolvoreado de cacao y relleno de una pasta de queso y plátano, acompañado de miga de bizcocho negro con peta zetas (a modo de ceniza) y en lo que me pareció que era hielo seco se vertía un líquido para hacer in situ un humo no toxico real. Un espectáculo para los sentidos que maridaba realmente bien con el vino.

Comida Abades 1Comida Abades 2Comida Abades 3

Comida Abades 4Comida Abades 5Comida Abades 6

Buen menú para maridar nos ofrecieron en Abades Triana

 

De esta manera cerrábamos una maravillosa velada al “arrullo” del rio Guadalquivir donde José Moro demostró una cercanía impropia de un gran empresario y un amor incodicional por los vinos que produce.

Conociendo la historia de primera mano, reconocemos el valor aún mayor de unos vinos que de por si ya lo tienen, por no hablar del reconocimiento del sector.

Felicidades, José Moro y gracias por compartir un trocito de ti con todos nosotros.

Indicar que durante la noche también hubo un coctel presentación en la casa palacio de Guardiola, donde manera más amplia se presentaron todos los vinos de Emilio Moro y Cepa 21 y pudieron degustarse todos ellos acompañados de un coctail y música en directo, al que, por cuestiones de agenta, tuve la pena de no poder asisitir.

 

Agradecimientos a Viñalicor, distribuidor oficial de Sevilla.

  • EMILIO MORO

www.emiliomoro.com

Ctra. Peñafiel-Valoria, S/N, 47315 Pesquera de Duero, Valladolid

  • CEPA 21

www.cepa21.com

N-122, Km. 297, 47318 Castrillo de Duero, Valladolid

  • VIÑA & LICOR

www.vinalicor.com

Tienda de Sevilla: C/ Arfe, 20

  • ABADES TRIANA

www.abadestriana.com

Calle Betis 69, Sevilla

  • DELICIOUS MUNDO GOURMET

www.deliciousesmas.es

Por: José Manuel Massé Tubio

 

Arriba