LOS MEJORES DISCOS DE JAZZ
El jazz en los años veinte Los años del swing: la década de los treinta La revolución de los años cuarenta y cincuenta Formas renovadas en los sesenta y setenta El regreso del jazz: de los ochenta al nuevo siglo
¿ Por qué 100 Discos?

     ¿Y no, doscientos, o cincuenta? ¿Que quiero decir con los mejores? Advierto al visitante que ésta es un página absolutamente subjetiva. Aquí no hay posibilidad de consenso ni acuerdo previo. El único y confesado objetivo es mostrar a quien se asome a esta ventana los mejores discos de jazz de mi colección que, en algún caso, coincidirá con el criterio de los "especialistas" en la materia y que en otros, el hecho de aparecer, se deberá a mis preferencias personales. En otro lugar de esta web irán apareciendo todos los discos de mi colección, aquí sin embargo, traeré aquellos 100 que tanto por ser mis preferidos, como por marcar, en orden cronológico, una cierta historia del jazz, deben de estar, en mi modesta opinión, en cualquier discografía de jazz que se precie. Ni la música, ni ninguna de las artes, admiten, afortunadamente, valores absolutos y claves definitivas. Por eso es adecuado preguntarse ¿Los mejores discos para qué y para quién? En mi opinión los discos que aparecerán en esta sección responden certeramente a esta doble cuestión. Son los mejores para entender la evolución del jazz y son los mejores para mí gusto personal. En cualquier caso, esta página no serviría para nada si no ayudara a quien la leyere a disfrutar más y mejor del jazz y la ordenación cronología de esta selección -por encima de la clasificación por estilos que aparece frecuentemente superpuesta y confusa- sirve para ayudar tanto a quien sea un iniciado en estas lindes -que podrá navegar a su antojo dando pasos y saltos en el tiempo- como a quien prefiera empezar desde el comienzo. 

     Para ello empezamos en los años veinte, cuando el jazz se veía como una música popular que necesitaba ser apadrinada por la música europea. Continuamos en los años treinta cuando se dio la circunstancia inversa; se hablaba del jazz como un eslabón cultural de la etnia afroamericana en grave peligro de extinción por la influencia de los músicos blancos reinantes en la era del swing

     La revolución del bebop en los cuarenta y cincuenta obedeció a ese golpe de timón que los negros de Harlem pusieron en practica. En los sesenta afloraron discursos que trazaban en términos políticos el jazz de los negros y el de los blancos -siempre en detrimento de estos últimos- y que consideraban al freejazz la expresión musical mas coherente con las reivindicaciones de los negros norteamericanos. 

     Después en los setenta y en los ochenta, cuando parecía que el jazz iba a disolverse en el dulce veneno de la comercialidad - la fusión desde un  punto de vista estético fue un punto de no retorno- surge un movimiento tradicionalista que empuja al jazz a una segunda época dorada. Es cierto que al principio aquellos músicos pecaban de ser poco originales en sus ideas, pero no lo es menos, que aquella vuelta a los orígenes y a la tradición, devolvió el jazz a la categoría y rango en algún momento perdida. 

     El jazz que escuchamos hoy, los músicos que están en el candelero, deben parte de su éxito a aquellos jóvenes de finales de los ochenta que en una tarea ingrata y poco reconocida devolvieron al jazz el potencial que hoy -un siglo después- sigue teniendo.

     Entre estos cien discos, hay músicos que se repiten. No es una elección premeditada, sino la constatación de que Duke Ellington, Louis Armstrong, o Miles Davis -por poner algunos ejemplos- son músicos cuya influencia y carrera artística son invocados como el cruce entre los dos pilares del jazz: el instinto creador y la búsqueda de lo nuevo. Espero que disfrutéis de estos discos y os aconsejo vivamente que os hagáis con ellos. 

Inicio

Página Principal de Jazz