0
0
0
s2smodern

gastronomia campos 052017 entradaCórdoba es una de las quince ciudades españolas, cuyo centro histórico es Patrimonio de la Humanidad, así declarado por la Unesco en el año 1994, diez años antes lo habís sido su Mezquita - Catedral. Fundada en 169 a. C., Córdoba fue capital de la Provincia Hispania Ulterior Baetica (Bética), tanto en tiempos de la República romana como durante el Imperio romano. Córdoba fue capital del Emirato Independiente y del Califato Omeya de occidente, época en la que alcanzó su mayor apogeo, siendo en el siglo X una de las ciudades más grandes, cultas y opulentas de todo el mundo.

Córdoba ha sido el lugar del nacimiento de tres grandes filósofos: el estoico romano Lucio Anneo Séneca, el musulmán Averroes y el judío Maimónides. También nacieron en Córdoba oradores como Marco Anneo Séneca y los poetas como Marco Anneo Lucano, Ibn Hazm, Juan de Mena, Luis de Góngora, y Ángel de Saavedra, también conocido como el Duque de Rivas, y mas recientes como el poeta y escritor Antonio Gala.

Pero grande es también su extraordinaria y singular gastronomía, fruto del crisol de culturas y pueblos que han pasado y "pernoctado" en estas tierras. Una gastronomía ancestral, basada en los ricos y diversos productos de estas comarcas, pero que también han sabido evolucionar e ir adaptandose a sus tiempos. De la influencia romana, queda su tradición y cultura vitivinícola, sobre todo en la zona de Montilla-Morieles. De la época árabe, la influencia de la cocina andalusi está muy presente en los guisos y platos cordobeses. Y también cabe destacar diversas influencias de la Gastronomía sefardí (algunos casos como el guiso de habas secas con berenjenas, el gazpacho blanco de harina de habas). Y ya desde el periodo de la extensión de los reinos cristianos se fue introduciendo, entre otras cosas, el consumo del cerdo en la cocina cordobesa, así como los rituales de la matanza del mismo.

Nosotros para este mes de mayo os traemos un clásico de la restauración cordobesa, uno de sus restaurantes mas emblemáticos y posiblemente mas conocidos, nos referimos al Restaurante Bodegas Campos, fundado en el año 1908 como bodega de crianza de vinos generosos de Montilla-Moriles y que desde 1980 cambió está actividad por la restauración y la gastronomía. 

gastronomia Campos 052017 comensalesBodegas Campos está ubicada en pleno centro de la ciudad, en la calle Lineros, 42 y dispone de parking propio. Decorado con motivos flamencos, taurinos y propios de una bodega. Rústico pero muy cuidado, lleno de recuerdos, encanto y tipismo. La Taberna Restaurante de Bodegas Campos es un lugar acogedor y lleno de humanidad, decía el poeta Pablo García Baena, premio Principe de Asturias de las Letras: “esta es la casa solariega de la Amistad”. 

Dispone de una confortable y concurrida barra para el tapeo y de diversos comedores en los que comer  a mesa y mantel, comedores con nombres propios como; El Despacho, La Alacena, El Chinero, La Biblioteca, etc.. Mesas convenientemente vestidas y separadas entre sí. El servicio en sala atento, dispuesto y con conocimiento, es decir muy profesional. 

Sobre la base de una oferta culinaria tradicional y de los productos de mercado y de temporada de las distintas comarcas cordobesas, materias primas de calidad, la oferta gastronómica de Bodegas Campos ha sido reconocida en numerosas ocasiones (premios “Alimentos de España” (1995), “Andalucía de Turismo” (2007) , “Nacional de Hostelería” (2010), y un largo etcétera).

Parte de la estancia está decorada con barricas donde los “famosos” han firmado dejando su dedicatoria o simplemente su firma. La tiza sirve para recordar las experiencias culinarias de estos personajes, y habérlos los hay para todos los gustos, cantantes, toreros, escritores, hombres de Estado nacionales e internacionales. Está es también una práctica muy habitual en las grandes y famosas bodegas de Andalucía.

gastronomia campos 052017 asunEl Restaurante Bodegas Campos presenta una nutrida carta, desde los entrantes hasta los postres, pasando por los guisos, el pescado y la carne. En los entrantes destaca lo que ellos llaman "La Despensa Covap" jamón, chacina y quesos del Valle de los Pedroches. Nosotros nos pedimos un plato de paleta ibérica de bellota y como no, un Salmorejo cordobés con gelatina de PX. El salmorejo es una deliciosa crema espesa que se toma fría, que puede prepararse majando los ingredientes con paciencia en un mortero, o ayudados de una batidora o un robot de cocina. Aunque hay quien añade algunos ingredientes adicionales pero la receta tradicional se hace con cuatro, tomates, pan de telera, aceite de oliva virgen extra y sal, a los que se puede añadir un diente de ajo. 

Aunque en los entrantes nos llamo también la atención el pisto con huevo de corral y las patatas cortijeras con picadillo de chorizo, lo dejaremos para otra ocasión, pues ahora tocaba pedir un plato para cada uno, la compañera se pidio El Rabo de Toro dehuesado con cremoso de patatas, yo también lo probe y es una auténtica delicia. Este plato es un estofado o ragú que se cocina lentamente y que hunde sus raices en la Córdoba del siglo XVI. Y el otro plato individual fue el popular y conocidisimo Flamenquín cordobés, realizao con cabezal, jamón ibérico, pimientos y patatas fritas todo en aceite de oliva virgen extra. El flamenquin es un empanada que se hace en forma de rulo envolviendo la carne con el jamón. Parece ser que El primer flamenquín se degustó en la localidad de Bujalance, como afirma un estudio realizado por Alejandro Ibáñez, gastroarqueólogo de la Universidad de Córdoba, teniendo su origen en los primeros cristianos, que habitaban la localidad. Se trata de un plato histórico e inteligente, por sus propiedades alimenticias, que aporta la carne fresca, la curada, el pan, el huevo y el aceite de oliva. Para la próxima visita dejaremos los Lomos de bacalao fritos con pimiento y ali oli, y el arroz con rabo de toro y verduritas y sus costillas ibéricas deshuesadas y hechas a la plancha, son algunos de los platos con los que cuenta su tradicional y sabrosa carta. 

Y aunque la oferta de vinos no es muy amplia, este quizás sea el punto mas débil del restaurante, pues básicamente puedes encontrar algunos de la zona, entre ellos los de Montilla y Moriles y los siempre presentes de Rioja y Ribera del Duero. Nosotros en esta ocasión nos decidimos por un tinto riojano: Contino. Sí hay que decir, que la cristalería es adecuada y el servicio de vino sigue los pasos básicos en la liturgia del mismo. 

En los postres nos decidimos por un Bizcocho de almendra con sopa de chocolate blanco y helado de turrón y un Pastel cordobés con helado de canela, acompañados los dos postres con su correspondiente copa de vino Pedro Ximénez de Montilla y Moriles. 

Un establecimiento que ya es centenario como Bodegas Campos, es por algo, los negocios de restauración centenarios merecen un gran respeto y consideración, son varias las generaciones de clientes que ya han pasado por sus comedores e instancias y todas no pueden estar equivocadas, es este quizás el mejor reconocimiento y galardón que puede recibir un establencimiento de estas características, el de su público. Sin duda no nos equivocamos al recomendar este restaurante y seguro que nosotros amenazamos con volver.

gastronomia campos 052017 salmorejogastronomia campos 052017 cola
Salmorejo Cordobés Tradicional Rabo de Toro al estilo Cordobés
gastronomia campos 052017 flamenquingastronomia campos 052017 vino
Flamenquín CordobésVino Tinto: Contino 
Ir Arriba