La noche del 14 de abril de 1912 en la que el Titanic chocó contra un iceberg y se hundió, los comensales de clase VIP del restaurante del trasatlántico disfrutaban de una carta en la que se encontraban entre otros los siguientes platos:

Ostra con cava volouté y salsa holandesa.

Consomé Olga al Oporto con vieira laminada, pepino y trufa.

Salmón al vapor con salsa muselina y pepinos.

Filet mignon lili con patata, alcachofa y foie.

Pollo salteado a la lionesa.

Flores de calabacín rellenas de patata y queso.

Pierna de cordero en salsa de menta.

Pato asado con salsa de manzana.

Medallones de solomillo a la broche.

Pichón asado sobre cama de berros.

Ensalada de espárragos con salsa vinagreta azafrana al champagne.

Paté de foie gras con apio rave.

Tarta Waldorf.

Chartreuse con melocotón.

Eclair al chocolate y vainilla

 

Arriba