0
0
0
s2smodern
 
Avenida Eduardo Dato, 49, en el interior del Hotel Hesperia Sevilla.
Teléfono: 954 548 300
www.hesperia-sevilla.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Chef: Pablo Nieto.

Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

Adscrito al Grupo de Hoteles Hesperia, el Restaurante Porta Coeli, ha heredado de su antecesor, el Restaurante Florencia, no sólo el buen gusto en sus recetas y en su cocina, sino también el afán de superarse en algo tan importante como son las actividades formativas que se producen a lo largo del año en sus instalaciones y que sirven para acercar al restaurador en formación y al publico en general, una serie de Talleres y Aulas gastronómicas que desarrollan durante todo el año.
Nuestra visita al Restaurante Porta Coeli, que estrenaba Chef en la persona de Pablo Nieto, fue coincidente precisamente con la celebración de una de estas Jornadas Gastronómicas, concretamente la dedicada a las Setas y donde Pablo Nieto y su equipo prepararon un menú de cinco platos y un postre elaborado con algunas de las variedades de setas favoritas del chef.

El sumiller del hotel, además, nos recomienda el maridaje de cada plato con sus correspondientes vinos. De primero, Pablo Nieto, quien tuvo la amabilidad de atendernos personalmente, nos propuso una ensalada de rúcola, tana y enoki con vinagreta de miel azahar y trufa. La peculiaridad de este plato es que las setas se sirven crudas y va acompañado de un vino Rueda Fray Gemán Verdejo. Magnifica la presencia y extraordinariuo el maridaje.

Boletus y trompetas son las setas que protagonizan el segundo plato del menú: tallarines de choco con crema de foie. Lomo de atún con pie mouton y picadillo de rebozuelos para el tercer plato, que se sirve con una copa de Rioja Solar Viejo Crianza Vendimia Seleccionada. Otro gran acierto de elaboración y maridaje.

Por último, Pablo Nieto propone combinar unas mollejitas de cordero con jamón ibérico y el sabor de dos especies de setas muy particulares: níscalos y angulas de monte. Ni el postre -helado de boletus con chocolate trufado- ni el licor de boletus que se sirve al final escapan al particular sabor de las setas. Magnifica relación calidad-precio.

El Bar Pino es parada habitual de trabajadores dado que el establecimiento abre muy temprano sus puertas aunque nada como antes, cuando el local se abarrotaba entre las cinco y las seis de la mañana para que taxistas del turno de noche, y los trabajadores de Astilleros que abundan en la barriada, pudieran tomar su primer café. Hoy el Bar Pino sigue teniendo ese sabor de bar de barrio, de clientela muy fiel, y sobre todo de gente humilde, trabajadora y sencilla que encuentra en el Bar Pino, el sitio ideal para tomar el aperitivo por la mañana o las tapitas al mediodía. Su cocina les sorprenderán. Muy recomendable.

 

 

Ir Arriba