0
0
0
s2smodern
 
Calle Campamento, 29. 41018 Sevilla
Teléfono: 954 542 477
http://www.alcuza.es/

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Chef: Víctor Gamero.

 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

Sin duda alguna, el Restaurante Alcuza, localizado en la calle Campamento nº 2 es la gran cocina de esa barrio de toreros que es todavía, San Bernardo.  Abierto en la primavera de 2007, en estos dos años largos, Alcuza se ha convertido, por mor y obra de su excelente chef, Víctor Gamero, en un sitio de referencia culinaria, no sólo de Sevilla y Andalucía, sino también de España. Su ubicación, el popular Barrio de San Bernardo, es especialmente estratégica pues Alcuza está situado entre el centro histórico de Sevilla y la zona comercial y de negocios de Nervión y la Buhaira disfrutando de un cómodo acceso desde el Aeropuerto y la Estación de trenes Ave-Santa Justa.

EL restaurante es propiedad de la conocida familia Márquez, con negocios en Sevilla en otra actividad y Guillermo Márquez, con buena vista, encargó al frente de los fogones a uno de los chef más prestigiosos e innovadores de la cocina andaluza, el gaditano de nacimiento y sevillano de adopción, Víctor Gamero. Su concepto de la cocina está basado en un profundo respeto a la materia prima, aplicando cocciones justas, procedimientos livianos y buen pulso. Como buen gaditano siente una especial predilección por los pescados y mariscos de la costa, que prepara de múltiples maneras, aunque para nada descuida en su carta las carnes.

De hecho, Víctor fue el primer cocinero en introducir en un restaurante sevillano la delicada y exquisita carne de Wagyu, una res originaria de la ciudad japonesa de Kobe y de una calidad extraordinaria, difícil de cocinar pero con una textura, ternura, sabor y jugosidad increíble. El Restaurante Alcuza posee una sala exclusiva para no fumadores, y frente  a la funcional y elegante barra, se sitúa las mesas de los clientes que si son habituales al tabaco. Antes de entrar en su local, un edifico sevillano bellamente restaurado, tiene una amplia y cómoda terraza exterior, cosa que en Sevilla se agradece cuando llega el buen tiempo.

Una vez en su comedor todo está pensado para transmitir  tranquilidad, sosiego y bienestar. La decoración, aunque sobria, es elegante y consigue dibujar esa atmósfera relajante que le dan los tonos verdes, almíbar y ocres. A través de sus ventanas llega la luz de la calle con la suficiente intensidad y luminosidad para sentirse a gusto con la luz natural. El concepto de Alta Cocina se transmite en cuanto llegas al comedor. El servicio, muy esmerado y profesional, está siempre atento a cualquier petición del cliente, y el sumiller y el jefe de sala realizan magníficamente su trabajo.

Los platos llegaron a la mesa en perfecta armonía, en su punto y sin ningún reproche por nuestra parte. La carta de vinos es excelente en cuanto a calidad, aunque algo corta en cuanto a variedad. En nuestra visita acompañamos las viandas con un magnifico cava Gramona Imperial, siempre una garantía en cualquier mesa. Este es un restaurante muy activo, no sólo por el cambio de la carta y búsqueda de nuevos platos, sino también en la organización de jornadas astronómicas. En la barra podemos tomar merluza suflada con ajo y aceite, bacalao confitado con romero y coulis de pimientos rojos, albóndigas de chocos o una impresionante galleta de solomillo relleno de foie con salsa de hongos.
Si preferimos pasar al comedor, entraremos en un mundo de sensaciones gastronómicas únicas, y en su carta, y fuera de carta, podremos encontrarnos con unos platos tan sugerentes como perdiz roja en escabeche,  boletus salteados con gambas, un arroz con bogavante, un solomillo ingles de Wagyu o escoger el pescado del día preparado de la forma que más nos apetezca.

En nuestro caso apara acompañar al cava elegimos unos langostinos gordos a la sal, un carpaccio de atún, y una corvina a la plancha extraordinaria. Para rematar con unos postres tan sugerentes como milhojas de leche frita o la tarta alcuza. Si buscan una excelente cocina andaluza con algunos güiños de fusión con la japonesa, italiana o francesa, el Restaurante Alcuza es una magnifica elección.

 

 

 

 

 

 

Ir Arriba