0
0
0
s2smodern
 
Calle Arfe, 24. 41001 Sevilla
Teléfono: 954 210 637
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Sumiller: Ramón Ubed

 

 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

                                                                     Casi desapercibido entre las angostas calles del Arenal, camuflado entre las mil esquinas del barrio y a espaldas de la Plaza de Toros de la Real Maestranza,  está este pequeño y sencillo restaurante que responde al nombre del "Colmaito de Caí". Decorado a la andaluza, pero con estilo y elegancia, su propietario, Vicente Ortega Cano (nada que ver con el famoso torero), cuida en este pequeño y coqueto restaurante, todos los detalles para que el cliente encuentre acomodo al tiempo que disfruta de una excelente carta gastronómica y vinicola.

Su situación y su aspecto exterior pueden dar la sensación de que estamos ante uno de esos típicos bares del centro de Sevilla, destinado a los turistas que nos visitan. Nada más lejos de la realidad. El Colmaito de Caí, es sin duda alguna, un lugar de obligada visita para los amates del buen comer y buen beber. No en vano, en su selecta y abundante carta de vinos, posee uno de los tesoros que hay que descubrir permanentemente.

Y por si eso no fuese motivo suficiente, hay que resaltar que Vicente Ortega, su propietarioi, ostenta la vicepresidencia de la Asociación de Sumilleres de Sevilla, lo que le confiere en toda una autoridad a la hora de dejarnos aconsejar y a garantizar que los vinos que se beben y se catan en el Colmaito de Cai, son, con independencia de su precio y procedencia, toda una garantía de calidad.

Efectivamente, el Colmaito de Caí, es uno de los pocos restaurantes de Sevilla de tipo medio, que posee una de las mejores cartas de vinos de la ciudad y en la que conviven más de cien referencias de distintas Denominaciones de Origen, una selecta carta de vinos franceses, de postres y de cavas.

Junto a Vicente Ortega, el gran experto en enología y vinos del Colmaito de Cai, y es un mérito que un restaurante como el Colmaito lo pueda disfrutar, es Ramón Ubed Granados, excelente catador, magnifico entendedor de vinos y aromas y que ha sido galardaonado recientemente con el Premio "Nariz de Oro", en la práctica, el premio al mejor sumiller de Andalucía 2009. Ramón Ubed Granados, es socio de Apoloybaco y uno de los sumilleres más importantes de España. El premio fue otorgado por la empresa editorial "Vino y Gastronomía".

El Colmaito de Cai, forma parte del paisaje urbano del barrio del Arenal, una zona donde el cante flamenco ha estado presente durante varias generaciones, y espectador de la evolución del cante jondo. En sus calles y rincones menudeaban los "tablaos",  típicos locales donde los aficionados al cante jondo, disfrutaban de sus cantaores favoritos. Allí en el Arenal, donde está ahora el Colmaito de Caí, tenía su local en la década de los setenta, uno de los grandes cantaores flamencos que ha dado Andalucía en general y Cádiz en particular. Hablamos de uno de los grandes: El "Beni de Caí".

Benito Rodríguez Rey, como así se llamaba, nació en Cádiz en 1929 y murió en Sevilla en 1992. Se inició como bailaor en diversos en la compañía de Manolo Caracol, su cantaor de referencia, y Lola Flores. Tras cerrar el Beni su local, Vicente continuó con el negocio y con el paso del tiempo, ha logrado que el Colmaito sea un lugar de visita ineludible para los que quieren comer bien, a un precio razonable, y acompañado de un buen vino, servido impecablemente. Prueben el exquisito Paté al Luis Felipe recién hecho, que acompañado por una copa de Sauternes es delicioso, la lasaña de espinacas, la cola de toro o la carrillda son sensacionaleso si prefieren comida andaluza, la cola de toro y la carrillada son sublimes.

La carta de vinos del Colmaito de Cai, tiene alrededor de cien referencias, con bastantes D.O. con vinos de postres, aperitivos y cavas de sensacion. Tambien tienen carta de aguas con referencias internacionales muy interesantes.

En cuanto al servicio del vino, y referido lo anterior, impecable. Aquí más que servir vinoi, se transmitelapasión por el vino. De visita obligada en Sevilla.

 

 

 

 

Ir Arriba