0
0
0
s2smodern
 
ENERO 2010: RESTAURANTE LA ALICANTINA
 
Plaza del Salvador, 2. 41004 Sevilla.
Teléfono: 954 226 122
  Desde Enero 2017

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

www.puertodelicia.es

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

Enclavado geográficamente en uno de los puntos neurálgicos de la capital de Andalucía como es la Plaza del Salvador, cuna de los primeros asentamientos humanos en Sevilla y sede de una de las grandes iglesias de Sevilla, el Restaurante Bar La Alicantina forma parte por derecho propio de la estampa costumbrista de Sevilla desde 1922, fecha en la que su primer propietario, un valenciano de Cascallent, la abrió como negocio de horchatería. Ricardo Talent Andreu, que así se llamaba, mantuvo abierta La Alicantina como horchatería hasta la llegada de la Exposición Iberoamericana de 1929, cuando ya se transformó en cervecería y marisquería. La Alicantina fue, junto a la ya desaparecida marisquería "Los Corrales",  la primera marisquería de Sevilla y más tarde, al calor del éxito y la aceptación que tuvo entre los sevillanos, abrieron algunas otras como Mariscos Emilio, el Marisco Rojo, y más recientemente Jaylu.

Cerca ya de cumplir su primer siglo de vida, sólo tres propietarios en toda su historia ha tenido el Restaurante Bar La Alicantina, siendo actualmente Antonio Palomino su propietario quien al mismo tiempo regenta el restaurante Puerto Delicias. La Alicantina es todo un clásico en el panorama gastronómico de Sevilla, y por su establecimiento han pasado personajes famosos de la copla, el cine, el cante y el toreo, como Juanito Valderrama, Pepe Pinto, José Bódalo, Pedro Carrasco, Rocío Jurado, Francisco Rivera e Isabel Pantoja, Curro Romero, Espartaco, miembros de la realeza como la mismísima madre del Rey Juan Carlos de España quien solía tomar casi siempre, Solera 47  acompañado de langostinos de Sanlúcar de Barrameda. Cliente habitual de La Alicantina era también D. Ramón Sánchez Pizjuán, a la sazón Presidente del Sevilla Fútbol Club y que vivía a tiro de piedra del restaurante en la cercana calle de Álvarez Quintero. Curiosamente La Alicantina traía antiguamente sus langostinos de Vinaroz, zona de gran calidad en esos crustáceos. También eran muy solicitadas antiguamente las angulas de Alcalá del Río, que el mismo Porrito, su popular propietario, las traía en cubos hacia el restaurante.

Desde tiempo inmemorial, La Alicantina en Sevilla tiene ganada una merecida fama, además de por su extraordinario marisco, por su ensaladilla, un plato que le ha otorgado en varias ocasiones (2003 y 2005) el premio a la mejor receta clásica de la Feria de la Tapa y la gastronomía. Aunque es cuestión de gustos, la ensaladilla de La Alicantina siempre está entre las mejores opciones para degustar este exquisito plato entre los sevillanos. Y tras la ensaladilla, La Alicantina también está especializada en preparar los mejores champiñones a la plancha de toda Sevilla. Y en ese honor tiene mucho que ver uno de sus camareros más veteranos, jubilado recientemente, D Rafael Ramos Fernández, declarado oficiosamente "El Rey del Champiñón" por su original salsa que acompaña a los champiñones y que viene elaborando desde su ingreso en La Alicantina, el ya lejano 1 de junio de 1966. Los champiñones llegan regularmente de la zona champiñón era de más calidad de España: las cuevas de Cuenca, donde se crea el microclima adecuado para la cría de esta seta y Albacete, en concreto de la localidad de Chinchilla del Monte Aragón. En La Alicantina conviven armoniosamente la tradicional “tapa sevillana” con los mejores mariscos, arroces y pescados del mercado.  Junto a la ensaladilla y champiñones, La Alicantina se esmera en ofrecer a sus clientes un excelente arroz, preparando de varias maneras y un formidable marisco siempre con el objetivo de satisfacer a los clientes más exigentes. En su siempre concurrida terraza al aire libre, sitio ideal para comer, se disfruta de un ambiente espectacular que permite palpar el día a día de la ciudad.

 

 

 

 

Ir Arriba