Primer PlatoSegundo PlatoPostre
   
Rollo de bizcocho con jamón y quesoRisotto con setas deshidratadasPestiños

 

 

Ingredientes: 

 

  • 1 plancha de bizcocho dulce (se pueden encargar en las panaderías).
  • 125 grs mantequilla.
  • 125 grs queso azul.
  • 250 grs de jamón york en lonchas.
Preparación:


 

Derretimos un poco la mantequilla y la mezclamos bien con el queso azul. Extendemos la plancha de bizcocho y untamos toda la base con la mezcla de mantequilla y queso azul. Cubrimos todo con lochas de jamón york.

Con las manos empezamos a enrollar el bizcocho. Una vez hecho el rollo lo envolvemos con dos capas de papel aluminio y apretamos con las manos para compactar el rollo. Metemos el rollo en el congelador dos horas para que termine de compactar y sea más fácil cortarlo. Lo sacamos del congelador, cortamos en rodajas y servir.

Curiosidades y Consejos:

Podéis también probar a hacerlo con salmón ahumado y queso de untar tipo Philadelphia.

Ingredientes para 4 personas:

 

  • 1 taza grande de arroz bomba.
  • 1/2 vaso de vino blanco.
  • 25 grs de setas deshidratadas.
  • 8 tomates secos.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla.
  • agua, sal, pimienta.
  • mantequilla.
  • queso parmesano rallado.

Preparación:

Poner en remojo las setas deshidratadas y los tomates secos durante 45 minutos, usando agua templada. Colar y reservar el agua como caldo para el risotto. Picar fino el ajo y la cebolla, y pocharlos en una sartén con mantequilla. Picar las setas y tomates y añadir.

Añadir el arroz y empezar a añadir el vino y agua poco a poco a fuego medio. Cuando se vaya quedando sin caldo añadimos más y seguimos removiendo. Cocinar durante 20-30 minitos. Probar el arroz y cuando esté en su punto apartar del fuego. Añadir una cucharada de mantequilla, el queso parmesano y mezclar. Listo para servir.

 

Curiosidades y Consejos:

La clave del risotto es el arroz empleado y no parar de mover el arroz el tiempo que se esté cocinando, de esta forma favorecemos que suelte el almidón y alcance la textura y cremosidad deseados. El risotto, como todos los platos de arroz ofrecen muchas posibilidades. Probad con otros ingredientes.

Es importante emplear un arroz que suelte almidón. Nunca usar arroz vaporizado. Las mejores variedades de arroz para el rissoto son la arborio, la baldo, la violane, la nano y la carnaroli, todas ellas con porcentajes elevados de amialsa, que durante la cocción se convierte en el aglutinante que mantiene unidos los granos y los demás ingredientes y que le confiere tanta cremosidad al plato. En supermercados y tiendas especializadas se pueden encontrar arroces especialmente indicados para hacer risottos.

Si no tenéis parmesano podéis usar un queso curado rallado. Los tomates y setas secos os darán un sabor intenso muy bueno. Un plato ideal para tomar con un cava o un blanco fermentado en barrica.

 

Ingredientes:

 

  • 100 cc. aceite de oliva virgen.
  • 100 cc. vino blanco seco.
  • 15 gr. anís (matalahúga).
  • 300 gr. harina.
  • 250 gr. miel.
  • aceite de oliva para freír.
Preparación:

 

Para quitar la acidez al aceite se calienta en una sartén con un trozo de cáscara de limón. Una vez que se ha dorado y el aceite esté bien caliente se aparta y se añaden los anises. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y quitamos la cáscara frita.

En un cuenco grande se ponen 250 gr. de harina y se mezcla con el aceite frío mezclado con el vino blanco. Remueve con una cuchara o a mano hasta que quede una masa fina que se desprenda de las paredes del recipiente. Pasa a una mesa enharinada y cubre con un trapo, dejando reposar media hora.

Extiende con el rodillo, espolvoreando con un poco de harina. Cuando tenga el grosor de una moneda, se corta con un cuchillo o cortapastas tiras de 5 cms. de largo por 3 cms. de ancho. Pasa las tiras de masa a una tabla enharinada y deja reposar media hora..

Cubre la base de una bandeja o fuente con bizcochos de soletilla cortados por la mitad para que absorban mejor, agrega el café endulzado y humedece los bizcochos durante 1 hora y media.

Calienta una sartén con abundante aceite y fríe los pestiños, no muchos cada vez, dando la vuelta para que se doren por igual. Cuando estén dorados y crujientes, escurre sobre papel de cocina y pasa por una mezcla de miel con unas cucharadas de agua, calentada brevemente al fuego.

Deja enfriar, espolvorea de azúcar en polvo y sirve.


Curiosidades y Consejos:

Los pestiños es una receta tradicional con orígenes moriscos, fruto de los siglos de dominación musulmana. La miel y el anís son los que aportan su especial sabor a estos sencillos y excelentes dulces navideños.

 

 

Arriba