Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Barrio de Santa Cruz.
Calle Santa Teresa, 2. 41004 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Tapa destacada: Espinacas con garbanzos.

Otras tapas: Jamón ibérico.
 

 

Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente
 

 

El Bar Las Teresas, en pleno corazón del barrio de Santa Cruz, el barrio judío de Sevilla, en la calle Santa Teresa nº 3 no es, ni mucho menos,  a pesar de las apariencias y del entorno un bar de guiris. Fundado en 1870, su barra de madera roja policromada y tapa de mármol blanco ha servido tapas y raciones a varias generaciones de sevillanos con una calidad fuera de lo común. Su tapa estrella, aquella que solicitan sevillanos venidos desde los cuatro punto cardinales de nuestra ciudad es las espinacas con garbanzos. Allí tienen un sabor y un toque especial guardado con esmerado secreto de generación en generación.

Por si fuera poco, el Bar Las Teresas, tiene una magnifica bodega de vinos tintos, blancos y generosos con algunas estrellas rutilantes en su carta de vinos, como el Gran Reserva 890 de la Rioja Alta. Todo un placer para los sentidos. Enclavado en la zona más turística de Sevilla como es el famoso barrio de Santa Cruz, el bar Las Teresas, tiene además de un entorno precioso, rodeado de callejuelas donde pasear es un disfrute para la vista, el aliciente de su interior con un toque muy muy sevillano. Su espléndida y estética barra, su magnifica solería, la decoración de las paredes forradas de cuadros de visitantes ilustres hacen del Bar Las Teresas un punto de ineludible visita en la Sevilla gastronómica.

Como muchos otros bares y bodegas de Sevilla regentadas por montañeses, Las Teresas comenzaron siendo en sus inicios a finales del Siglo XIX, tienda de alimentación para poco a poco reconvertirse en bodega primero y en bar después. La barra le iba ganando poco a poco terreno a la tienda hasta que en 1971 desapareció definitivamente.  Hoy por hoy el Bar Las Teresas es, junto al vecino de Casa Román, uno de los dos enclaves gastronómicos más importantes de todo el barrio de Santa Cruz, una zona muy castigada desde el punto de vista culinario por la avalancha de turistas que recibe.

Estar en un barrio turístico y no caer en la tentación comercial tiene mucho mérito y el Bar Las Teresas ha sabido mantener esa calidad en su carta sin que los precios difieran muchos de los vecinos colindantes. Nuestra visita fue realizada en la primavera de 2008 y en un momento donde afortunadamente no había demasiada clientela, algo que agradecimos a la hora de disfrutar de los aperitivos que buscábamos. 

Pedir espinacas con garbanzos en Las Teresas es casi una obligación y nosotros no íbamos a ser menos. Y la experiencia fue memorable. Las espinacas llegaron con la temperatura adecuada, y el sabor tan singular que le dan en la cocina. Con cierta tendencia al sabor del ajo, las espinacas tenían no obstante algo distinto al del resto de establecimientos que también recomendamos. Floja de vinagre y sal, el ajo cortado en pequeñas láminas es el sabor predominante lo que las hace distintas a todas las probadas en otros establecimientos. El color y la textura adecuados y los garbanzos tiernos y sabrosos como files acompañantes.

Otra estrella de la carta de tapas del Bar Las Teresas es el jamón ibérico originario del pueblo de Jabugo. Jamón de primerísima calidad traído expresamente del núcleo que conforma la Denominación de Origen del Jamón de Huelva. Junto al jamón, Las Teresas tiene otra virtud que es muy apreciada por sus parroquianos y es su magnifica bodega de tintos y generosos. El Bar Las Teresas, tiene una magnifica bodega de vinos tintos y blancos con algunas estrellas rutilantes en su carta de vinos, como el Gran Reserva 890 de la Rioja Alta.

Las Teresas es un sitio donde hay que volver cada vez que se pueda.

 

   

 

Arriba