0
0
0
s2smodern
 
Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Centro urbano
Plaza de la Encarnación, 34, 41003 Sevilla
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Tapa destacada: Espinacas con garbanzos

Otras tapas: Menudo de ternera, albóndigas y ensaladilla.
 

 

 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

El Bar la Unión está ubicado prácticamente en el centro geográfico de Sevilla como así lo atestigua la venera situada justo enfrente en la esquina de la calle José Gestoso. La venera es una concha convexa con dos orejuelas y catorce estrías radiales, valva molusco de la vieira, superior común de los mares de Galicia. Concha asociada a marca y Los Peregrinos del Camino de Santiago.
En el siglo XV ya había una calle en Sevilla que se llamaba La Venera. Le daba el nombre una concha de piedra que había en la pared de una casa y que señalaba que el centro geográfico de la ciudad. Todas las calles de Sevilla la toman como referencia radial para indicar por donde empieza la numeración de las casas, Siendo el número uno el más próximo a la Venera.

El Bar La Unión, a pesar de estar situado geográficamente en un lugar privilegiado de Sevilla, suele pasar desapercibido para muchos sevillanos que por su aspecto, ven en él uno de esos tantos bares que solos sirven para tomar una café o una cerveza de paso. Sin embargo nada más lejos de la realidad. El Bar La Unión no sale en las guías de las tapas de los periódicos y revistas; tampoco está entre los recuerdos de los sevillanos, ni siquiera muchos saben que existe. Pero el Bar La Unión guarda un tesoro escondido en su cocina de incalculable valor: Las espinacas con garbanzos. Y pueden presumir de ellos los camareros cuando pregonan: ¡Las espinacas, las albóndigas y la ensaladilla, las mejores de Sevilla! 

Desde Apoloybaco damos fe que sus espinacas rozan lo sublime. En nuestra opinión las espinacas con garbanzos del Bar La Unión, superan con creces a muchos otros restaurantes y bares que tienen la fama de poner las mejores espinacas. A temperatura siempre correcta, con la verdura muy fresca y los garbanzos en su punto, el visitante saldrá satisfecho sin duda.
La ensaladilla sin embargo, siendo buena y recomendable nos dejó algo desencantados. No lo duden, prueben esas espìnacas, les encantarán. De camino podrán comprobar insitu, como poco a poco van creciendo las "setas" del parasol que se está construyendo en la Plaza de la Encarnación.

 

 
 

 

Ir Arriba