Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Ronda histórica - José Laguillo.
Calle Esperanza de la Trinidad s/n. 41003 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Tapa destacada: Caracoles.

Otras tapas: Gambas y cabrillas.
 

 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

La fama que tiene en Sevilla las Cervecerías Kiki I y II, es tal, que todo el mundo en Sevilla los conoce por "Kiki Caracoles". Esta familia sevillana inauguró en los años 70, y en un local cercano a la Iglesia de San Benito, en el barrio de la Calzada, una pequeña taberna donde el paso del tiempo, la calidad de sus caracoles y el boca a boca, le dieron un lugar de honor en el podium caracolero de Sevilla.

Tras esa bien ganada fama, pronto abrieron un local más amplio en la calle Juan Antonio Cavestany, ampliando al mismo tiempo la oferta de tapas a algunas variedades de marisco: gambas, langostinos, camarones, y otras especies del mar como mejillones, cañaíllas y navajas. Por la Cervecería Kiki I, en Juan Antonio Cavestany han pasado toda una generación de sevillanos en uno de los bares especializados en caracoles mas famosos de Sevilla.

Tal fue el éxito, que en el año 2005 abrió un nuevo establecimiento, muy cerca de la Estación de Santa Justa, frente al Sato Sport. La Cervecería Kiki II, establecimiento que visitó Apoloybaco, se rige por los mismos parámetros de calidad y variedad que su homónimo en Cavestany. La oferta es simple: buena y fría cerveza, caracoles y mariscos. La relación calidad precio es muy buena y entre Mayo y Agosto es difícil ver las cervecerías vacías a cualquier hora del día o de la noche.

Los propietarios de las Cervecería Kiki, han encontrado la formula mágica que les permite dar una respuesta gastronómica adecuada al gusto de los consumidores sevillanos. Siempre hay buen ambiente, el bar suele ser lugar de reunión de importantes colectivos sociales, culturales o deportivos, como los amigos del Real Kiki Fútbol Club, cuyo escudo, muy parecido al del Rácing de Santander, cuelga orgulloso en una de sus paredes.

Mientras llega mayo y la temporada de caracoles, la Cervecería Kiki mantiene a sus fieles clientes a base de cabrillas, otro símbolo de la cervecería y que son traídas expresamente de Lebrija, la localidad sevillana donde mejor se crían.  El sofrito a base de tomate, pimientos, un poquito de pan rallado, especias y el aporte del vino, hacen de las cabrillas de la Cervecería el Kiki una autentica delicia. Entre cabrillas y caracoles la cocina guisa alrededor de 200 kilos diarios. No se lo pierdan. 

   

 

Arriba