Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Centro urbano - Marques de Paradas.
Calle Marqués de Paradas, 28. 41001 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Tapa destacada: Rabo de toro.

Otras tapas: Menudo de ternera, lenguado a la buena mujer y jamón ibérico.

 

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

A tiro de piedra de la plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y  enclavado a pocos minutos de la ribera sevillana del Guadalquivir, el Bar Restaurante Las Piletas es, desde 1988, fecha de su apertura como bar taurino, centro de reunión de grandes aficionados al mundo del toro y en sus salones, profusamente decorados con motivos de la Fiesta Nacional, se reúne cada martes una de las tertulias taurinas más importantes y de más solera de Sevilla: La Tertulia Taurina "Los 13".

Amplio y confortable, sus paredes lucen decenas de carteles de toros, fotografías, recortes de prensa, algún que otro capote, la testuz de varios morlacos y hasta una camisa chorreada que Manolote, el maestro cordobés, le regaló al maestro del toreo mexicano, Carlos Arruza. Su propietaria, y gerente, Dª María Acevedo, natural del pueblo malagueño de Igualeja, cerca de Ronda, ha procurado desde su apertura que el Bar Restaurante Las Piletas no pierda ni su fisonomía, ni su fidelidad a la fiesta taurina, una de las grandes aficiones de su difunto marido.

Desde el punto de vista gastronómico, el restaurante responde básicamente a su decoración: profusión de carnes, incluida la de lidia, comida mediterránea y guisos y arroces caseros hechos al gusto del cliente sevillano. Su espléndida carta está pensada para cualquier exigencia y en ella destacan, por encima de otras especialidades: la cola de toro, el menudo de ternera, el jamón de bellota y el pescao frito. Incluso en una de sus paredes se recrea virtualmente un "Menú Taurino" compuesto por unos entrantes chacineros de "Ovación, Oreja y  Rabo"; "Chuletón de Novillo al taurino estilo";  y una "Crema de helado al ruedo". Para beber, el Vino Tinto "Corral Gran Reserva del 76".

El Restaurante Bar Las Piletas no es un bar para guiris. Sus decorados, sus salones, su clientela así lo atestiguan. No hay nada de artificio en él. Todo es autentico y clásico. Un ambiente frecuentado siempre, pero que lógicamente son los días de corridas cuando en sus salones es difícil encontrar sitio. Su fiel y numerosa clientela acude al reclamo de su cocina, tradicional, diversa y correcta, y a hablar de toros. Algo que propicia el ambiente del local.

El restaurante cuenta con tres salones privados, de diferente capacidad, su barra es amplia, y tras el mostrador, casi oculto por los numerosos "patas negras" que cuelgan del techo, hay un espléndido azulejo sevillano con un magnifico dibujo de la Plaza de Toros de Sevilla, que le da, si cabe, todavía más belleza al local. También dispone de una especia de Colmao, lugar idóneo para mantener entre plato y plato, entre copa y copa, una animada tertulia taurina. La bodega es correcta, con vinos de la tierra y la presencia de varias DD.OO españolas y entre los postres destaca el tocino de cielo a la sevillana (con nata). En definitiva, un restaurante apropiado para una comida tranquila, sosegada y sin prisas.

 

   

 

Arriba