Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Los Remedios.
Calle Juan Sebastián Elcano, 16 41011 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Tortilla de camarones.

Otras tapas: Rabo de toro, mariscos, pescados y bacalao con tomate.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

La Montanera es una barra clásica de tapas en Sevilla y su restaurante cumple la misma función. No busque aquí el viajero grandes novedades gastronómicas, ni platos exóticos. Todo está muy claro desde el principio, La Montanera tiene una clientela que busca en su cocina los platos y productos típicos que le son familiares al sevillano. Su carta en consecuencia está llena de elementos comunes con los gustos clásicos de Sevilla: el pescao frito, las chacinas ibéricas, los revueltos, la carne a la brasa y otros guisos o platos clásicos. Nuestra visita iba buscando entre ese amplio panorama culinario, uno de nuestras friturillas favoritas: la Tortillita de Camarones.

La Montanera es un restaurante amplio, luminoso, bien decorado y con los espacios necesarios para que comer en sus salones o tapear en la barra, sea un rito pausado y tranquilo. La barra, además de amplísima, responde a ese concepto de cercanía entre el comensal y la cocina. En el centro una gran vitrina guarda algunas perlas gastronómicas dispuestas a ser consumidas, y antes de entrar al comedor, una gran pecera acoge a unos magníficos  bogavantes y langostas prestos a servirse. 

Además La Montanera tiene en la propia barra un espacio algo más reservado en la que clientes y amigos del restaurante puedan conversar en privado con la sola presencia de unas estalactitas serranas. La fotografía ilustra mejor que ninguna palabra el poderío de esos jamones de la Denominación de Origen de Huelva que la Montanera ofrece a sus clientes.

Y por fin llegaron las tortillitas de camarones a nuestros dominios. Se sirven solo por raciones (medias o enteras) y en la media, la opción que elegimos, se incluyen cinco unidades, suficientes para dos personas. Si a primera vista la pinta era extraordinaria, una vez que se probaron, las sensaciones fueron sublimes. Magníficamente  hechas, justas de aceite, muy finas, muy bien proporcionadas en su tamaño, excelentes de sabor, magnifica la materia prima, tanto los camarones (abundantes) como la masa frita. Una delicia para el paladar.

Desde nuestro punto de vista, las tortillitas de camarones de La Montanera son de las mejores que hemos probado en nuestro deambular por tascas, tabernas y bares de Sevilla. Volveremos a La Montanera para probar otra especialidad gastronómica de mucho lustre en nuestra ciudad: La Cola de Toro. Un último consejo: evite venir coincidiendo con la Feria de Abril. El local está muy cercano al recinto ferial y la aglomeración puede impedir disfrutar de una magnifico bar de tapas.

 
 

 

Arriba