Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: El Tiro de Línea.
Calle Porvenir, 4 esquina a Progreso. 41013 Sevilla.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: 

Servicio:

Tapa destacada: Jamón ibérico.

Otras tapas: Chacinas, quesos, conservas y ahumados.

  Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

Casa Palacios es uno de los rincones gastronómicos de nuestra ciudad que han sobrevivido al paso del tiempo. Enclavado en el moderno barrio del Porvenir desde que abrió sus puertas como tienda de ultramarinos en 1926, en 1931 ya despachaba vinos como bodega y es sin duda el que en mejores condiciones ha llegado hasta nuestros días. El establecimiento, abierto como todo el barrio con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929, es por lo tanto el establecimiento más antiguo que existe abierto en la Zona Sur de Sevilla, y solo por detrás del famoso "El Rinconcillo" en toda la ciudad. En la foto se puede observar su logotipo impreso en el papel de envolver las viandas que usa el establecimiento.

Su primer propietario fue Blas Palacios Martinez, soriano afincado en Sevilla al calor de la Exposición del 29 y a partir de ahí, su hijo Severo Palacios y su nieto Juan Palacios se hacen cargo del negocio. Su actual propietario es Juan Manuel Fernández Palacios. En su taberna se vende vino especial de Valdepeñas desde hace más de cuarenta años y usa en propiedad una etiqueta especial personalizada del vino de Valdepeñas.

Casa Palacios no es solo una taberna, ni una tienda de ultramarinos; Casa Palacios es un museo de la Sevilla que se fue, postal viva de los montañeses afincados en nuestra ciudad y testigo de excepción de su extraordinario y señero mobiliario.

La barra del mostrador está hecha de madera de caoba procedente de lo que fue el Pabellón de Cuba en la Exposición Iberoamericana y sus ricas y preciosas estanterías de madera noble de principios del Siglo XX, también contribuyen a darle solera y clase a este establecimiento. En su interior se mezclan los clientes que acuden al establecimiento en busca de viandas, vinagres o ultramarinos, con los que acuden a su barra de bar para catar su extraordinario jamón.

El jamón de Casa Palacios es una de las reliquias mejor conservadas del establecimiento. En época de esplendor el jamón de Casa Palacios era el de mas fama de Sevilla. Se cuenta una anécdota que al margen de su veracidad, indica a las claras esa bien ganada fama de extraordinario jamón que se expendía en Casa Palacios. La madre del Rey Alfonso XII, Isabel II, cuando se trasladaba con la Corte a Sevilla solicitaba expresamente que el Jamón se le suministrara exclusivamente de Casa Palacios. Tres jamones hubo de abrir en una ocasión su propietario para satisfacer el deseo de la Reina.

Todo en Casa Palacio tiene un sabor extraordinario. Degustar una ración de jamón cortado en finísimas lonchas servido en el papel es una experiencia única. El jamón de Casa Palacios sigue siendo, a pesar de la proliferación de establecimientos que hay en Sevilla donde se sirve el jamón de Huelva, un autentico placer.  Acompañar ese jamón con un tinto valdepeñas, puede convertirse en un autentico deleite.

Casa Palacios ha tenido además la feliz idea de embotellar con etiqueta propia el vino de Valdepeñas que se consume en el bar para que los clientes, al tiempo que se llevan el papelón de jamón, vayan también acompañados del vino con el que habitualmente se sirve. Una pizarra a la antigua usanza señala con tiza otras especialidades de la casa formada, lógicamente, por las chacinas que se venden en la contigua tienda.

Como se puede observar en las imágenes, el mostrador de madera noble le da un sabor añejo al establecimiento difícilmente igualable en otros sitios. Barra amplia de madera de caoba, con moldes artesonados y cumpliendo perfectamente su función: servir de apoyo a los clientes que acuden diariamente a Casa Palacios a probar uno de los mejores establecimientos donde comer jamón de categoría.

  

 

Arriba