0
0
0
s2smodern


 

Hay determinados alimentos que tienen su propia época de consumo. Y las Torrijas están intrínsicamente ligadas con la llegada de la Semana Santa. Al acercarse la Cuaresma, la gastronomía de nuestro país muestra su faceta más tradicional. Para los católicos practicantes la prohibición de comer carne los viernes, así como el ayuno y la abstinencia, permite que las verduras, los guisos y los pescados se conviertan en los protagonistas de la cocina y también es época de dulces de intensa tradición histórica como es el caso de las torrijas.

Este elegante, goloso y extraordinario postre, elaborado a base de pan, huevos, azúcar, aceite, miel y canela es, sin duda, el líder indiscutible de ventas en las pastelerías de cualquier rincón de la Península en esta temporada, haciendo las delicias de todos los miembros de la familia. No se conoce cuál es el momento exacto en el que las torrijas comienzan su andadura, sin embargo ya aparecen documentadas en el siglo XV, citada por Juan del Encina: “miel y muchos huevos para hazer torrejas”, al parecer como plato indicado para la recuperación de parturientas. Las primeras recetas se remontan al Libro de Cozina de Domingo Hernández de Maceras (1607) y Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño (1611) y fue una forma muy creativa y austera de aprovechar el pan sobrante de día anteriores y de mitigar la hambruna en aquella época puesto que el consumo de torrijas llena pronto el estómago.

Las Torrijas han ido siempre acompañadas de cierto misticismo, no en balde se le denomina el “postre divino” al considerar que sus ingredientes: pan, (el cuerpo de Cristo) la leche (purificadora del alma) el huevo (el misterio de la resurrección) y la fritura (el sufrimiento de Cristo en la Cruz) son elementos simbólicos de la fe cristiana y que representan la vida y muerte de Jesús. Místico o no, las torrijas son un excelente postre para todas las edades y en el mercado se elaboran de distintos tamaños. Extendido prácticamente por toda la geografía española, Las torrijas necesitan obligatoriamente unos ingredientes de primera calidad y aproximadamente una hora de elaboración. Os dejamos una receta tipo de torrijas:
Los ingredientes necesarios son: pan en rebanadas de grosor no superior a 2 cm, azúcar, miel, canela, aceite, huevos y leche. Se esponjan las rebanadas en la leche con el azúcar y la canela. Se rebozan en huevo y se fríen en abundante aceite muy caliente. Tras escurrir, se pasan por miel previamente derretida; en doble cantidad de agua, a fuego lento. Dejar que se enfrien y servir.

Ir Arriba