leon-escudo

La gastronomía de León tiene como nota predominante la contundencia. Desde el mítico botillo a los fuertes quesos de montaña. Desde los encendidos pimientos de Fresno o El Bierzo, a las singulares morcillas de sangre y cebolla. Desde el rojo espectáculo del bacalao al ajo arriero, hasta la novela culinaria en capítulos del cocido maragato... en este país nuestro, todo es potente en sabores, aromas y texturas.

Naturalmente esta contundencia no es gratuita, el clima de fuertes contrastes, pero especialmente frío en la mayor parte del año, y los duros trabajos rurales, han hecho que las viandas sean necesariamente de alto contenido energético.

Si alguno de ustedes quiere iniciarse en el apasionante mundo de la gastronomía leonesa, le aconsejamos que comience, precisamente, por el tantas veces alabado Cocido Maragato, un pote o puchero, que se decía antes, que nada tiene de distinto, salvo irrelevantes variaciones, con los demás cocidos que se elaboran en la península y que, durante muchísimos años, fueron considerados con toda justicia, como el plato nacional por excelencia.

Bueno, sí que hay una particularidad específica de este cocido arriero: se come al contrario de todo los demás, se comienza por las tajadas y se termina con la caldosa presencia de la sopa, dejando para el momento culminante los garbanzos y la verdura.

Lo importante en este cocido es poner a cocer el mayor número de carnes posible, hay quien le pone un número fijo, pero lo único importante es que sean muchas y variadas, vaca, cerdo, cordero, gallina, chorizos... y de la variedad surgen los sabores que lo hacen único.

Aseguran los entendidos que debe dejarse hacer muy lentamente a fuego suave, hay quienes llegan a dejarlo cocer hasta durante doce horas. Bueno, pues si añadimos unas morcillas y unas ligeras natillas adornadas con galletas María, habremos disfrutado de buena parte de los sabores clásicos de la coquinaria leonesa: carnes, embutidos, verduras... no será el cocido condumio muy singular pero, desde luego, está siempre para chuparse los dedos.

Con todos estos argumentos, no fue de extrañar, que la capital leonesa fuese designada como Capital Española de la Gastronomía en 2018. Y al calor de ese reconocimiento, han proliferado, tanto en la capital, como en la provincia, decenas de estableciemitos gastronómicos, muchos de los cuales llevaban años funcionando muy bien, caso del Restaurante Coscolo en Castrillo de los Polvazores, todo un simbolo del afamado "cocido maragato", o Casa Mando, y otros, que han llevado la alta cocina a la provincia leonesa, como es el caso del excelente restaurante: "Cocinandos", con los chefs: Yolanda León y Juanjo Pérez.

Vayan a León, y disfruten de una gastronomía extraordinaria.

La Puerta del PerdónCasa CoscoloCocinandos Casa Mando
125 coscolo 125 cocinandos 125 mando 
Arriba