Preparación:

Derrite la mantequilla (usa el microondas, es más rápido, a temperatura baja unos 2 minutos).

Con la picadora tritura las galletas (si no tuvieses, en un trapo de cocina echamos las 30 galletas y envolvemos para luego macharlas con una cucharada o algo pesado, no te queda tan fino pero sirve igual) y añadimos por encima la mantequilla derretida.

Coge la mezcla de mantequilla y galletas y repártelas por la base de un molde desmontable grande. Aprieta contra el fondo con la ayuda de una cuchara o con los dedos.

Y las introducimos al horno unos 5 minutos para que se endurezca.

Para el relleno:


Forramos un molde de tarta con la masa quebrada.

Batimos 1 huevo con 1 pizca de canela y la cucharadita de azúcar, y lo vertimos en el molde.

Preparamos los 500 gr. de frutas, que pueden ser: ciruelas que deshuesamos y cortamos en dos, manzanas que cortamos en rodajas finas, cerezas que deshuesamos, kiwis en cascos.

Ponemos toda la fruta en un bol y la mezclamos muy bien con el azúcar, 1 pizca de canela y 2 cucharadas soperas de harina.

Lo volcamos sobre la tartera, y  cocemos a fuego medio, en el horno, durante 30 minutos.

Lo dejamos enfriar, y espolvoreamos con azúcar glass.

 
Ingredientes: 
  • 300 gr. de masa quebrada.
  • 1 huevo.
  • 2 pizcas de canela.
  • 2 cucharadas soperas de harina.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • 200 gr. de azúcar en polvo
  • 500 gr. de fruta variada, a elegir.
  • azúcar glas. 
Arriba