punto de nieve

Ya sabes que no tiene nada que ver con el frío. Ni con Copito de nieve. Se llega al punto de nieve, cuando las claras de huevo se han batido tanto, que han adquirido una textura compacta (gracias a las pequeñas burbujas de aire). Si damos la vuelta al bol, no caerán (si están bien cuajadas).

¿Da miedo, verdad, dar la vuelta al bol con las claras de huevo montadas? Puedes pasar una pequeña cantidad a un pequeño bol y hacer ésta prueba. Es la prueba del punto perfecto. 

Los textos de esta sección pertenecen a su autor: Ramón Gavin Bustamante y sólo podrá ser usado por expreso consentimiento de este.

Arriba