Si se fríe con la envoltura, encoje con la fritura y se rompe.

El truqui, es darle un corte a lo largo de la morcilla, de un extremo a otro y quitar la envoltura. Freír a temperatura algo mas suave que unas patatas. Lograr que quede bien “churruscada” o tostada por afuera. Acompañar de una buena salsa de tomate o cebolla caramelizada.

O mas original: puré de manzana y nueces. Los pimientos rojos fritos ó asados y el huevo frito son sus mejores vasallos.

Los textos de esta sección pertenecen a su autor: Ramón Gavin Bustamante y sólo podrá ser usado por expreso consentimiento de este.

Arriba