La historia del arroz como elemento gastronómico se remonta a la época bizantina, quienes fueron los primeros que introdujeron el arroz en la Península Ibérica. Hubo que esperar hasta el siglo VIII cuando el árabe, Molen el Conquistador, lo plantara por primera vez de forma estructurada. Los árabes, que conocían profundamente las técnicas de agricultura, difundieron los sistemas de riego. Ellos crearon y extendieron redes de canales, pozos, norias y presas. En los inicios del siglo XX la provincia de Sevilla contaba con cuarenta hectáreas de arroz. En los años veinte y treinta, se mejoraron las instalaciones con un programa que abarcaba desde la construcción de diques en el entorno del Guadiamar, hasta el trazado de una red de canales de riego, caminos e, incluso, aguas potables.

También se instalarían estaciones de bombeo procedentes del Guadalquivir y se realizó un importante despliegue de maquinaria moderna que aumentó considerablemente la capacidad transformadora de quienes trabajaban en la parcelación de las marismas. Además, se habilitarían distintos puntos de atraques o de muelles en el Guadalquivir y se planificaría el asentamiento de núcleos de población. Fue sin embargo, mediado el Siglo XX cuando llegó el florecimiento de este cultivo. Una de las causas fue la llegada a Sevilla de muchas familias valencianas que se establecieron en las tierras palúdicas de las marismas del Guadalquivir y transformaron esos mismos terrenos en los cultivos de este cereal. 

No es extraño pues, que ante este espléndido panorama, Turismo de la provincia de Sevilla haya trazado una ruta que recorre doce municipios sevillanos que tienen por denominador común, el cultivo del arroz y su elaboración gastronómica. Este recorrido comienza en Aznalcázar, donde se degusta el arroz con gurumelos y termina en Dos Hermanas, donde es obligatorio comerse en cualquiera de sus restaurantes, un arroz con gordales a la Nazarena.

Entre esos dos pueblos hay que rodear la ciudad para pasar por San Juan de Aznalfarache, (arroz marinero con bogavantes, cigalas o langostinos); Gelves, (arroz con cascotes); Palomares del Río, (arroz caldoso con pollo del campo); Coria del Río, (arroz con camarones); Puebla del Río, (arroz con pato); Isla Mayor, (arroz con cangrejos); Lebrija, (arroz con caracoles); Las Cabezas de San Juan, (arroz con menudillo de pavo); Los Palacios y Villafranca (arroz con tomate) y Utrera (arroz con garbanzos).

Establecimientos recomendados por Apoloybaco.
AlcuzaBugarinLa AlicantinaLa Unión
alicantina-apoloybaco
Sancho PanzaBar TaquillaBoboBurladero
sancho-panza-apoloybacoapoloybacoburladero-apoloybaco
CambadosEl Colmaito de CaiLas Ambrosias de BacoMesón de Pablos
cambados-apoloybacocolmaito-apoloybacoambrosias-apoloybacomeson-pablo-apoloybaco
Peña Sevillista EindhovenModestoEl Candil 2Los Cuevas
peña-sevillista-eindhoven-apoloybacocandil-apoloybacolos-cuevas-apoloybaco
Taberna del AlabarderoRestaurante OrigenArrocería OtaolaMartín Blanco
100 origen100 otaola
A Banda   
   

Preparación de una receta de arroz caldoso:

Pelar y picar la cebolla, escaldar los tomates, pelarlos y picarlos. Partir los pimientos por la mitad, quitarles las semillas y picarlos. Picar los ajos. Poner al fuego una cazuela de barro con el aceite y cuando este caliente echar la cebolla. Cuando comience a dorarse, echar los tomates, los pimientos y los ajos y revolverlo todo bien con una cuchara de palo durante unos 10 minutos.

Cuando el sofrito este hecho, añadir las almejas y el pimentón, darle un par de vueltas y cubrirlo con agua. En un mortero, majar las hebras de azafrán con dos cucharadas de agua y añadirlo a la cazuela. Dejar cocer a fuego lento durante 5 minutos y añadir el arroz. Salar al gusto y añadir agua de manera que haya mas del doble que el volumen del arroz. Dejar cocer a fuego lento durante unos 20 minutos y servir.

Ingredientes para cuatro personas:

1/2 kilo de arroz-1/2 kilo de almejas-1 cebolla grande-4 tomates grandes-1 pimiento verde-1 pimiento rojo-3 dientes de ajo-1 vaso de aceite de oliva-1/2 cucharadita de pimentón dulce-azafrán o condimento amarillo y sal.

Volver a las rutas gastronómicas por Sevilla.
Arriba