RESTAURANTE MARISCOMANÍA. (SANTIAGO DE COMPOSTELA)

Rua Ameas, Plaza de Abastos. 15704 – Santiago de Compostela.

Tfno. 981 575 720 / 616 911 228

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina:

Servicio:

Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente

 

 

 

En el Camino de Santiago, uno de los puntos mas emblemáticos y sin duda alguna uno de los mas emotivos es el Monte Do Gozo, desde aquí tan sólo quedan algo mas de 4 kilómetros para llegar al punto de destino, y desde aquí se obtiene la primera panorámica de Santiago de Compostela y las torres barrocas de su catedral. Atrás quedan decenas de kilómetros, millares de pasos, pero sobre todo la grandeza y la dureza del camino con vivencias y experiencias difíciles de igualar. 

El Monte do Gozo, es una pequeña colina a unos 368 metros de altitud, en cuya cima se erige una monumental escultura obra de la artista brasileña Condesa Yolanda D`Augsburg Rodríguez, inaugurada en el año 1993. La etimología de Mons Gaudii, Monxoi o Monte do Gozo, alude a la alegría, al “gozo” que experimenta el peregrino a punto de concluir su aventura.

Pero ciertamente en Santiago de Compostela se puede gozar de muchas cosas, una de ellas es su gastronomía y por todos los dioses y santos, os aseguro que existen mil y una propuesta para disfrutar de sus placeres culinarios.

Una de esas propuestas es algo singular y diferente al típico restaurante o taberna. Se trata de que uno elige la materia prima que se adquiere en el mercado de abastos de Santiago, por cierto es el segundo monumento mas visitado de la ciudad, después de la Catedral, principalmente carne o pescado y en el propio mercado existe el restaurante que te lo cocina y te lo sirve. Se llama Marisco – Manía. Pero a pesar del nombre, como hemos dicho también cocinan la carne, mas en concreto el chuletón.

Con este sistema, una cosa es cierta, aquí no hay ni trampa ni cartón. Uno se da un paseo por los distintos puestos o cuartelas que existen en la plaza y va escogiendo los productos con los que quiere componer su menú.

En el corazón de Galicia, es muy aconsejable que esos productos sean para preparar una excelente mariscada y ni cortos ni perezosos, esa fue nuestra elección y la que os recomendamos en esta ocasión. Recorrer los distintos puestos de pescado de este mercado, es también una auténtica gozada, todos ellos repletos de pescados frescos y mariscos vivos, hablar con los comerciantes, preguntar, informarse y porque no regatear el precio final.

Una vez adquirido, en este caso el marisco, el sistema es fácil, se lleva al restaurante, eso sí, aportando el ticket de la compra, ah! Y con un mínimo de ½ kilo y allí lo cocinaran para ti. El costo es el 10% del total de la compra, mas 3 euros por persona y las bebidas y postre son aparte. Otro detalle; el pulpo no se admite como animal de compañía, es decir que no lo cocinan, aunque insistimos, creemos que en un entorno como este, no darse el gustazo de comerse una mariscada, es casi pecado y mas teniendo en cuenta la excelente relación calidad / precio.

El restaurante que tiene en su interior una barra para tomar alguna bebida rápida y su cocina para elaborar y preparar los distintos platos, cuenta en el exterior con un espacio, situado por supuesto, dentro del mercado, donde se alinean las mesas y sillas, nada de barroquismo, ni glamour de tres al cuarto. Un sito como dicen los lugareños “enxevre”, que significa, puro, genuino, sin mezcla.

Ya lo hemos comentado se puede comer pescado, desde unas sardinas a un rodaballo, pulpo no, que no lo cocinan, carne; el exquisito y desbordante chuletón de la mal denominada “vaca vieja” y si es de la raza rubia gallega, caldelá o cachena, será algo inigualable.

Nosotros, después de varias jornadas de duro peregrinar por el camino francés que conduce a Santiago recalamos en este original restaurante donde nos prepararon una suculenta mariscada a base de cigalas, nécoras, berberechos, zamburiñas y percebes, todo ello bien regado con un rutilante vino albariño de la D.O. Rías Baixas y un estructurado vino blanco de la variedad godello de la D.O. Valedorras, aunque también tienen tintos de la D.O. Monterrei y de la D.O. Ribeira Sacra y por supuesto los vinos de la D.O. Ribeiro.

Arriba