0
0
0
s2smodern
 

Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Tiro de Línea

Calle Felipe II s/n.

 

El barrio del Tiro de Línea de Sevilla creció a las afueras de la ciudad por la zona sur en unos terrenos que eran utilizados originariamente como pastizal por el ganado que se concentraba en la entonces Feria de Ganado de Sevilla, y que posteriormente pasaría a denominarse "Feria de Abril". Sus primeros asentamientos se produce como consecuencia de la presencia militar que utilizaban esos terrenos alejados de la ciudad para hacer práctica de tiro -de ahí el nombre del barrio - con su armamento.

Alrededor de la celebración en Sevilla de la Exposición Iberoamericana de 1929, empezaron a llegar al barrio sus primeros habitantes, todos ellos de procedencia humilde, obreros inmigrantes principalmente. En torno al núcleo central del barrio, con sus dos arterias principales: Almirante Topete y Avenida de los Teatinos, se edificaron las primeras viviendas, los núcleos de pisos para los obreros de Astilleros de Sevilla, el mercado de abastos y a partir de ahí el barrio creció hasta conformar una barriada obrera de gran importancia. Hasta la Expo de 1992, el barrio estaba "separado" de Sevilla por un paso a nivel ferroviario que delimitaba las lindes del barrio con la barriada del Porvenir.

Un paseo por el barrio del Tiro de Línea siempre se hace agradable, y entre sus calles hay algún que otro establecimiento culinario con encanto. Entre ellos, es destacable el sabor a barrio del Bar Benito, uno de los mejores sitios de Sevilla donde comer una extraordinaria pavía de bacalao, o una estupenda ensaladilla. En 1933, el barrio pasó a denominarse como Barriada de la República; en 1958 se renombró como Barriada de Nuestra Señora de las Mercedes, nombre que conserva aún hoy día, pero toda Sevilla la sigue denominando como Tiro de Línea.

La Plaza de Abastos del Tiro de Línea, varias veces reformada para adaptarse a los tiempos actuales, es el corazón del barrio y donde se congregan y nuclea la mayoría de los vecinos. De construcción austera y funcional, el mercado se divide en una planta cruzad rectangularmente por varias galerias o cuarteladas perpendiculares unas de otras y que de manera ordenada muestran sus productos. Además de los magníficos puestos de hortalizas, frutas, pescados y carnes, el mercado del Tiro de Línea acoge en su interior dos o tres establecimientos singulares. Uno de ellos es el Puesto de venta y despachos de vinos de nuestro socio y amigo: Y ya en sus instalaciones no pueden irse del mercado sin probar las magníficas mollejas fritas que se ofrecen el Bar Mercado. Son frescas, aliñadas con limón, suaves y con el punto justo de fritura. Deliciosas en definitiva.

 

Ir Arriba