Enrique Sancho

Las cifras son elocuentes y pueden decir mucho: la feria de gastronomía selecta y vinos más importante de Europa, un pabellón más que en 2012, casi 1.200 expositores, más de 2.000 reuniones profesionales, alrededor de 250 millones de euros como volumen de negocios... Pero no son las grandes cifras lo que llama la atención del Salón de Gourmets 2013 que se celebró en Madrid (Ifema) el pasado mes de abril, aunque hablar de números en crecimiento en los tiempos que corren ya es todo un logro y es suficiente para ser noticia. Son los pequeños detalles los que hacen grande a este magnífico salón reservado a profesionales.

Es, por ejemplo, el mimo que ofrece INGREDISSIMO con sus 23 ingredientes novedosos y saludables, que ayudan a cambiar los platos de siempre dándoles un nuevo toque; o la salchicha KNODELWURST de embutidos Bernal, de elaboración artesanal con un picado grueso y un agradable sabor basado en ingredientes naturales como el ajo y perejil; o la combinación de uva Zalmea y Pedro Ximenez para conseguir un vino dulce macerado durante 12 meses en el interior de botas de roble americano con la piel de la naranja amarga; o el especial sabor que da al queso CAMPOREAL el cuidado del alimento que comen las ovejas de las que sale el lácteo: tomillos, briznas, hierbas...

Y son esos pequeños detalles y, sobre todo el hecho de que haya mucha gente que los valora y aprecia, lo que da sentido a este salón. Lo que justifica que comer y beber se haya convertido en un arte donde cuentan cada uno de los matices. Está el producto, claro, pero también la forma de ofrecerlo y presentarlo.

Así se explica que en esta edición hubiera un lugar especial reservado al concurso de mejor cortador de jamón, o mejor abridor de ostras, o también al ronqueo, ancestral arte de despiece de un atún, todo con un sello muy profesional y que casi de forma continuada se celebraran catas de vinos, cavas, orujos y cervezas, aceites, quesos, carnes, ahumados, chocolates... O que se presentaran novedades como el turrolate (maridaje de turrón y chocolate) de MARCA PARQUE NATURAL DE ANDALUCÍA, el queso REBOLLÍN que nace de la unión de la leche y la sidra o la salsa de algas NORTINDAL, especialmente indicada para condimentar pescados y mariscos... y así hasta un millar de novedades que se han comenzado a comercializar a partir de marzo de 2012 y que se presentaron en vitrinas especiales en la XX Exposición de Nuevos Productos: alimentos de IV y V gama, preparados especiales, combinaciones novedosas, envases reciclables, conservas, utillaje que facilita la labor de los profesionales, etc.,

Para que el profesional y luego el consumidor llegue a apreciar todos estos matices, se creó el Taller de los Sentidos Gourmets. Mirar, oler, tocar, saborear, armonizar... Los diferentes talleres programados en este exclusivo espacio invitan al público a descubrir la mayoría de los productos delicatessen que se exponen en el Salón de Gourmets. El Taller de los Sentidos Gourmets nació con el propósito de introducir a los visitantes no profesionales en el conocimiento del mundo de la alimentación, iniciativa que tuvo una excelente acogida y ha contado con el favor del público desde la primera edición. Diferentes túneles, talleres y rincones –del vino, el pan, la cerveza, el café, el aceite de oliva, el queso, las verduras, la fruta, etc.– se asoman a la Plaza de los Sentidos, espacio concebido como un ágora donde se concentran todas las actividades.

El Salón del Gourmet tiene también su corazoncito y dedicó las mañanas del Taller de los Sentidos Gourmets a los escolares, grupos de niños de entre 8 y 12 años procedentes de colegios de la Comunidad de Madrid que se distribuyeron por los diferentes talleres diseñados especialmente para ellos donde aprendieron jugando los principios de una alimentación saludable. También tuvo un fin altruista el Banco de Alimentos de Madrid en el que los voluntarios informaron sobre las diferentes formas de colaboración desde el stand que puso a su disposición la Organización de la feria. Los alimentos conseguidos, cerca de 2.500 kilos se donaron y distribuyeron de forma gratuita entre entidades benéficas legalmente reconocidas dedicadas a la asistencia y cuidado de personas necesitadas dentro de la Comunidad de Madrid.

Enrique Sancho es Director de OPEN COMUNICACIÓN

Para más información:

Tels.: 91 447 72 91 y 670 09 82 85

 

Arriba