Qué, cómo y de dónde viene el pescado que consumimos

El pasado día 20 de junio se presentó en el Mercado San Miguel de Madrid la segunda edición de la "Guía de pescado para un consumo responsable" editada por la ONG WWF. La iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura (MAGRAMA), pretende orientar a los consumidores a la hora de elegir qué pescados o mariscos adquirir y concienciar sobre los efectos que nuestras compras tienen en los mares.

La Guía, disponible en formato papel y en página web (http://www.guiadepescado.com/ ) adaptada a móvil, incluye información detallada sobre cerca de 100 especies de pescados y mariscos provenientes de más de 400 pesquerías de todo el mundo. EL objetivo es proporcionar el máximo de información actualizada sobre cada especie disponible en el mercado, con qué métodos ha sido capturada y en qué lugar se realizó la pesca. Dependiendo de estos tres factores, los pescados se distribuyen por tres colores: verde (consumo recomendado), amarillo (consumo con moderación) y rojo (consumo no recomendado).

Los consumidores tienen un papel muy determinante en el estado de los mares, tanto es así que los stocks atlánticos han pasado en 8 años de una sobre explotación del 95% (2005) a la actual del 39%. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer, por ejemplo en el Mediterráneo, donde los stocks evaluados están sobre explotados en un 88%.

WWF proporciona una poderosa herramienta con esta Guía para hacer una compra responsable y favorecer a aquellos pescadores, mariscadores, acuicultores, conserveros o importadores que realizan su labore de una manera más sostenible. Con la reforma de la Organización Común de Mercados, Juan Carlos del Olmo asegura que "tenemos la oportunidad de establecer una política de etiquetado que cubra las notables carencias actuales".

La situación de España es mejor que hace algunos años y el sello de sostenibilidad MSC cuenta con 50 empresas acreditadas para comercializarlo, está disponible en unos 300 productos y 10 cadenas de supermercados. Sin embargo, WWF advierte que todavía estamos lejos de otros países como Alemania, donde el 50% de los pescados y mariscos vendidos cuentan con este sello.

Arriba