Fuentes de Andalucía es un de esos pueblos donde sus gentes se sienten identificados con sus costumbres, su historia y su cultura, manteniendo un alto grado de compromiso social. Está emplazado en una fértil llanura entre los ríos Genil y Corbones, en el valle del Guadalquivir, en la comarca de la Campiña sevillana.

El término de Fuentes de Andalucía se formó en el siglo XIX, por la unión de los señoríos de Fuentes y la Monclova, y el nombre de Fuentes de Andalucía se comenzó a utilizar ya en 1778, en un documento testimonial del abogado Miguel de Padilla Infante, fechado el día 10 de marzo.

Su desarrollo hay que ponerlo en relación con la explotación agrícola y, principalmente, con su ubicación en el cruce de dos importantes caminos: La vía Augusta, que atraviesa toda Andalucía occidental, y el camino de Fuentes de Andalucía a Palma del Río, que pone en contacto la Campiña con el Guadalquivir y la Sierra Norte.

En nuestro viaje a Fuentes, visitamos primero la destilería de Anís Rigo, una de las pocas que quedan ya en la provincia de Sevilla y que elabora un aromático y excelente aguardiente, y desde hace poco tiempo una extraordinaria ginebra premiun con la marca "1947", año de fundación de dicha destilería.

Allí fue donde nos recomendaron varios bares y tabernas del pueblo entre ellas la que se considera la mas antigua de la localidad: Bar Gómez. Y hacia ella dirigimos nuestros pasos, situada en la C/ Roque Vasco, 27, una calle abierta a la plaza de la antigua estación de trenes. La Estación de Fuentes de Andalucía perteneció a la línea Marchena-Écija-Valchillón, esta línea fue clausurada el 1 de Enero de 1971.

Bar Gómez, según nos contaron sus actuales propietarios fue inaugurado en el año 1902 por el que fuera su abuelo D. José Gómez, conocido por el nombre de "Pepito".

Ahora los hermanos Carmen y Pepe Gómez Carmona regentan este mas que centenario bar, ayudados por Sebastián Urbaneja, el marido de Carmen.

En estos 114 años de existencia, son varias las generaciones de fontaniegos y fontaniegas que han pasado por el Bar Gómez contando sus vivencias y sus historias, entre ellas seguramente, aunque eso sí en voz baja hasta la llegada de la democracia, el execrable crimen de las "niñas" del Aguaucho; Cinco jóvenes de entre 16 y 22 años fueron torturadas violadas, asesinadas y arrojadas a un pozo en agosto de 1936, por varias personas del bando franquista. Precisamente en junio de 2013 se inauguro un monumento, obra del escultor Francisco Parra. El monumento está dedicado a las mujeres asesinadas en El Aguaucho y a la memoria de todas las víctimas fontaniegas del fascismo.

El Bar Gómez es ese característico local donde se respira humanidad, donde no sólo se va a tomar la cerveza o el vino, es, sin duda un lugar de encuentro de los lugareños y algún que otro forastero.

En otros tiempos cuando cerca se encontraba la fábrica de harina, la algodonera o el Silo de grano, que por cierto el ayuntamiento acaba de rehabilitar, convirtiéndose en el primer Silo en España reutilizado como infraestructura cultural, transformándose en un excepcional mirador para contemplar la campiña sevillana, en este bar se servian comidas y diversas y suculentas tapas, hoy lo mas habitual es el café y la copita de anís o "la coñac" por la mañana y después a partir de la "hora del angelus" la cerveza y las copas o vasitos de un delicioso vino generoso de la D.O. Montilla - Moriles.

Eso sí, tanto Pepe, como Carmen o Sebastián se encargaran de que no falte conversación, porque aquí también son grandes aficionados al cante flamenco y de vez en cuando se organizan sesiones de cante jondo de forma espontánea. Han sido varias las ocasiones, según nos comenta Carmen, que en un patio interior que tiene el bar ha cantado La Niña de los Peines ( Pastora María Pavón Cruz) y en honor a ella, el hermoso jazmín que adorna dicho patio lleva su nombre.

El bar al que se accede bajndo un pequeño escalón, una señal mas de su antiguedad, posee una pequeña barra y un agradable espacio con sillas y mesas, donde sentarse para charlas o ver la televisión. Y  cuenta también con un amplio salón en su interior para diversos usos.

Arriba