Que el año 1968 fue uno de esos años capaz de justificar una década o de sintetizar una centuria es algo que solo nos da la perspectiva del tiempo. El Mayo Francés, la conquista de la Luna, la Revolución Cultural China, la Primavera de Praga, son algunos de esos acontecimientos que ha hecho que muchos analistas e historiadores bauticen el 1968 como "un año histórico".

Pues bien en ese histórico año de 1968 en Mairena del Aljarafe, por entonces un pequeño pueblo de la comarca aljarafeña sevillana, José Martínez Vela y Esperanza Fernández Pérez (mairenero él y sevillana ella), inauguraron uno de los bares, que con el transcurrir del tiempo se ha convertido en un auténtico icono de lo que hoy en día es una pujante "ciudad", pues Mairena del Aljarafe, cuenta en la actualidad con mas de 42.000 habitantes, convirtiéndose en el municipio mas poblado del Aljarafe.

Casa Bar Pepe El Mundo, es uno de esos rincones tabernarios que con el esfuerzo y el empeño, primero de sus fundadores y ahora de sus actuales propietarios se ha ganado un destacado lugar en el olimpo de los bares y tabernas de la provincia de Sevilla. No es casualidad que una de las rotondas o glorietas del pueblo lleven el nombre de José Martínez Vela en reconocimiento a su compromiso con el pueblo de Mairena.

Pepe y Esperanza regentaron durante varias décadas este singular Bar y lo hicieron además con una dificultad añadida, el silencio, la falta de los sonidos y ruidos propios de estos lugares, que precisamente se caracterizan por el griterío de los clientes, su sordera y mudez se lo impidieron. Para ello y sobre todo al principio, elaboraron su propio código de comunicación: el 1; era 1/2 ración de gambas, el 2; significaba las chuletas, el 3; langostinos, el 4; quesos, etc., el ingenio, una vez mas, es capaz de hacer superar cualquier dificultad.

Actualmente el bar esta regentado por la segunda generación, los hermanos compuestos por Mercedes, Pepe (en la foto junto a Vicente de Apoloybaco) y Carmen, los tres son oriundos de Mairena, y aprendieron el oficio de sus padres, como se dice por estas tierras desde "chiquititos". Ellos, afortunadamente, si pueden oír y comunicarse con su clientela, aunque algunas veces sería mejor no escuchar algún que otro exabrupto.

Casa Bar Pepe El Mudo, después de mas de 45 años de existencia, en los que ha visto, entre otras coas, la evolución y el gran desarrollo urbanístico y demográfico de este pueblo, así como los cambios y los gustos de su población, ha sabido mantener sus orígenes, su filosofía inicial: La sencillez de sus productos, pero sobre todo la calidad de los mismos.

Casa Bar Pepe El Mudo, no es sólo un bar, es también un resturante, con una variada y extensa carta y cuenta a su vez con una amplia terraza de verano, fácil de acceder y con aparcamiento, todo ello muy confortable y atendido con profesionalidad.

Como siempre, cuando Apoloybaco recomienda una taberna, un bar o un resturante es porque se ha realizado el correspondiente trabajo de campo, es decir se ha visitado y sobre todo se ha degustado sus productos.

Y las bebidas y viandas de Pepe El Mudo superan con nota alta la valoración en este caso de los catadores apolobaquianos (de izquierda a derecha Manuel, Luis y Eugenio).

Sin duda, la amabilidad y el buen hacer, en esta ocasión de Pepe y Mercedes, es lo primero que debemos señalar en nuestra recomendación tabernaria.

Cierto es también que la fama y el prestigio que durante estos años se han ganado tan merecidamente se debe a su especialidad, que como se anuncia en los azulejos de la entrada, no es otra que la carne y el marisco.

En carnes, todas de primera calidad, el churrasco y el solomillo son los mas demandados, pero la chuleta de cerdo y el chuletón de ternera están exquisitos. Siempre con su correspondiente guarnición de patatas fritas. También tienen un buen surtido de chacinas y quesos para el "picoteo", además de unos suculentos tomates "aliñaos", unos suaves y sabrosos pimientos "asaos", sin dejar atrás su generosa ensaladilla de marisco. Son de destacar también su tapa de Mini croquetas, mini en el tamaño y gigantescas en el sabor. Bueno y si llegas muy desesperado por la "gazuza" no puede uno dejar de pedir un Mantecaito de carne mechá. En temporada son deliciosos sus caracoles y cabrillas.

La otra gran especialidad de Pepe El Mudo es el marisco, principalmente gambas, langostinos y patas, un pedazo de mar en la cornisa del Aljarafe. Tanto para consumir en el bar como para llevar, para esta opción utiliza bolsas de plastico grabadas con el escudo del Betis o del Sevilla y si se equivoca y da la bolsa cambiada de escudo según el aficionado y este protesta, le dice con la "guasa" sevillana "mi arma que esta bolsa es pá las cascaras".

En un lugar como este la cervecita no falta, así como los vinos del Aljarafe tanto los generosos como el afrutado Mosto del Aljarafe, también cuenta con vinos de otras zonas como el Condado de Huelva, así como de otras denominaciones de origen. Y un vinagre de vino envasado especialmente para ellos de Villanueva del Ariscal.

Cas Bar Pepe El Mudo se encuentra en la C/ Cervantes, 1 en Mairena del Aljarafe (Sevilla). Blog: barelmudo.blog.

Arriba