0
0
0
s2sdefault

jazz-museosLa influencia del jazz en la obra de numerosos pintores modernos es un fenómenos conocido y acreditado. Aunque el punto de encuentro más común entre el jazz y las artes plásticas es la cubierta discográfica, hay otras estructuras y otros ámbitos donde el jazz y la pintura se cruzan para formar una pareja muy bien avenida. También esos caminos se cruzan cuando algunos sellos discográficos utilizaron en sus portadas reproducciones exactas de cuadros y pinturas de autores clásicos colgados en museos o galerías de arte. A continuación haremos un recorrido por algunos pasajes de ésa mágica conexión entre el jazz y la pintura moderna. En la fotografía de cabecera hemos utilizado un dibujo conocidísimo del artista francés HenryMatisse (1869-1954). Éste Ícaro-Jazz forma parte de una extraordinaria colección dedicada al jazz de 20 obras numeradas que pueden verse en el Museo dedicado al pintor más representativo del llamado estilo "fauve" en su ciudad natal de Le Cateau-Cambrésis. Ésta pintura de Matisse, fue utilizada por el sello discográfico CBS-Sony para decorar una portada del disco de Wynton Marsalis, titulado: "The Majesty of the Blues".

Tres grandes obras de la pintura en relación con el jazz

Jean Dubufett (Francia 1901-1985)
Gran Jazz Band. Diciembre 1944
The Museum of Modern Art (New York)

Henri Matisse (Francia 1869-1954)
The Cowboy from Jazz (1947)
Museo Henri Matisse de Niza

Archibald J. Motley Jr. (1891-1980)
Above Blues (1929)
Whitney Museum of American Art

 

Las reproducciones  de museos en el jazz es un elemento recurrente utilizado por muchos sellos discográficos. Atlantic lo hizo en éstos dos discos del Modern Jazz Quartet"Fontessa", reproduce un dibujo de las figuras de la "Commedia dell' Arte" de Norman Sunshine.

Se buscaba la conexión entre jazz y arte, y dado que se consideraba el jazz una música moderna, éstos ejemplos de pintura clásica eran minoritarios. El disco de la derecha, reproduce el cuadro "No Sun in Venice" de J. M. W. Turner y diseñado por Marvin Israel. 

Los lienzos de los pintores más famosos se utilizaban sin reparo alguno. Es el caso de éste disco del saxofonista, David Murray utilizando un bodegón pintado por Pablo Picasso. El mensaje era claro: Arte y música iban de la mano.

La pintura del francés Henri Rouseeau "Repast of the Lion", utilizada en la segunda edición del disco "Thelonious Monk Plays Duke Ellington", también demostró ser válida para el objetivo final, por su exótica mezcla de lo ominoso y lo inmaculado.

El expresionismo abstracto también está presente en numerosas portadas de jazz moderno y a veces eran los propios diseñadores, generalmente formados en escuelas de Bellas Artes, quienes pintaban sus obras. Es el caso de John Hermansader o Neil Fujita entre otros.

En 1949, el Museum of Art Modern (MOMA) de New York, incluyó en una exposición dos portadas discográficas de jazz diseñadas por Bob Jones y Alex Steinweiss, respectivamente: "Mood Ellington" y Boogie Woogie" tuvieron ése honor. Se trataba de constatar que el arte moderno era una parte intrínseca de la vida moderna.

El jazz inspiró a numerosos artistas y son muchas las obras de arte que tienen al jazz como protagonista directo. Éste cuadro del artista francés, Nicolás de Staël, titulado "Les Musiciens" fue pintado en homenaje al clarinetista Sidney Bechet.

Otro artista que se distinguió notablemente con pinturas alusivas al jazz fue el francés, Raymond Moretti (1931-2005). Publicó un álbum de litografías titulado: "Jazz", en el cual retrata a algunos de los músicos más importantes del jazz como Louis Armstrong.

En España la aproximación al jazz de los artistas fue debido en gran medida a las actividades en Cataluña del Club 49 y el Hot Club de Barcelona. Grandes artitas como Josep Guinovart o Joan Josep Tharrats colaboraron en la cartelería y cubiertas de ése núcleo pionero del jazz en España.

También es destacable el trabajo originalísimo del pintor bilbaíno, García Ergüin, quien a raíz de un viaje a New Orleáns realizó una serie de "pinturas negras" inspiradas en los veteranos músicos que tocan en el célebre "Preservation Hall de la ciudad del Delta.

Y para terminar éste somero repaso al jazz en la pintura, no encuentro otra forma mejor que traer aquí una ilustración sin titulo de uno de nuestros pintores mas importantes de todos los tiempos, el barcelonés, Antoni Tàpies.  

El dibujo de la izquierda es una obra incluida en el catalogo del II Salón del Jazz celebrado entre el 14 y el 30 de junio de 1952 en Barcelona en las Galerías Layetanas. En aquellos salones del jazz (se celebraron cuatro en total), un artista presentaba un óleo o un dibujo, se escuchaba un disco de jazz en el cual se había inspirado el artista y luego un escritor leía un texto alusivo a ambas obras. Todos ellos tuvieron gran éxito de público y contribuyeron poderosamente a que los artistas plásticos se acercaran con mayor frecuencia al jazz.

 

Enlaces a museos:

American Jazz MuseumMoma New YorkInstituto Valenciano Arte Moderno (IVAM)Louisiana State MuseumThe Jazz Museum StrömsholmThe Jazz Museum in Harlem
Ir Arriba