0
0
0
s2sdefault


Sin ningún género de duda, el armonicista belga, Toots Thielemans es uno de los grandes músicos de jazz todavía en activo, cuando estamos en los albores de la segunda década del Siglo XXI. En su infancia, sus padres regentaban una posada en el corazón de Bruselas, el barrio de Marollen y con solo cinco años ya sabía interpretar en el acordeón la melodía de la Internacional Comunista recitada habitualmente en la posada por los obreros que la frecuentaban.


Toots Thielemans comienza su carrera muy influido por Django Reinhardt y Charlie Parker, y no en vano sus comienzos en los Estado Unidos, adonde llegó en 1947 con la ayuda de un familiar, se produce como miembro de la banda Charlie Parker's Allstars en Filadelfia para pasar luego a acompañar a Dinah Washington y después a formar parte del quinteto de George Shearing en sustitución de Dick García. 

Con el pianista ciego permaneció seis años y allí tuvo la oportunidad de tocar con Howard McGhee y Lennie Tristano y a su vuelta a Bruselas tocó con el grupo: "Le Jazz Hot". Su debut internacional viene marcado por su integración en la banda de Benny Goodman para su gira europea en 1950. La principal aportación de Toots Thielemans a la historia del jazz ha sido la progresiva introducción de la armónica en el ámbito del jazz, y su principal característica la polivalencia. Con su armónica, a la que ha dotado de una imaginación melódica excepcional, ha sido solista también en músicas de películas de la mano de Quincy Jones, con quien obtuvo un extraordinario éxito en el Festival de Jazz de Monterrey en 1972.

En 1975 grabó con el combo de Milt Jackson en el Festival de jazz de Montreux y en 1980 con el grupo que entonces dirigía el trompetista, Dizzy Gillespie.  Ha acompañado en concierto y grabado con artistas como Ella Fitzgerald, Bill Evans o Pat Metheny. De entre todos los premios que le han sido concedidos a lo largo de su carrera a él le gusta destacar el que le concedieron los lectores de la prestigiosa revista especializada en jazz: Down Beat. La extensión de la carrera de Thielemans en el tiempo y lo prolífico de su talento han configurado una trayectoria discográfica colosal, por lo que cualquier mención a su discografía, aun siendo somera, resulta una tarea difícil. Limitándonos a sus últimos trabajos, éstos son: "Chez Toots" (1998 Private Music);  The Lives Takes (Quetzal 1999), The Very Best of Toots Thielemans (Universal 2000) y Toots Thielemans & Kenny Werner (Universal 2001).

En todos ellos se muestra el instrumentista brillante a través de la revisión una vez más de sus clásicos más queridos, de George Gershwin a Michel Legrand, de Bill Evans a Antonio Carlos Jobim.

 

 

InstrumentoWeb OficialContacto

Armónica

Toots Thielemans
Mis discos de Toots Thielemans

Live in the Netherlands

Aquarela do Brasil

Footprints

Images

Blues pour flirter

Do not leave me

Chez Toots

In Tokyo

Ir Arriba