0
0
0
s2sdefault

Jazz y Arte fue siempre una aspiración intelectual promovida desde diferentes sectores comerciales que veían en esa relación un filón comercial para atraer al aficionado al jazz a las tiendas de discos. Algunos sellos discográficos  adoptaron esas ideas para adornar sus cubiertas con imágenes de músicos, junto a esculturas de aspecto vanguardista. La idea era asimilar el concepto de arte moderno con la música que contenía el disco. Dentro de esta moda hubo varios estilos, el que pretendía aparentar como si el fotógrafo le hubiese sorprendido en el salón de su casa,  junto a una escultura moderna.

     

Con mayor carga intelectual, Ken Deardoff, creó para el sello Riversdie auténticos bodegones filosurrealistas en los cuales los músicos aparecían integrados como un elemento expositivo mas. En este estilo es famoso el disco de Cannonball Adderley titulado: "Know What I Mean". También estuvo de moda fotografiar al musico con su instrumento a cuestas en pleno trance creativo, con la idea de reflejar una inspiración compartida. Sucede eso en el disco de Chico Hamilton Quintet in Hi Fi. presidida por un primer plano del escultor Vito.

Pero dejando al margen la utilización mas o menos interesada que se hizo del arte en las portadas del disco de jazz, es cierto que ha habido escultores famosos que han diseñado y creado verdaderas obras de arte tomando como musa de inspiración el jazz. Es el caso de estas dos figuras que intentan, en un alarde de realismo, expresar toda la fuerza del jazz creando un clima que favorezca la unión entre el músico y su instrumento.

El escultor Ed Dwight, es uno de los artistas que han logrado con mayor éxito trasladar la fuerza del jazz a sus esculturas en bronce. Astronauta de profesión, ingeniero de telecomunicaciones, su tardía llegada al arte (1974)  no fue óbice para que el éxito le acompañara. Sus esculturas gozan de una fuerza creativa que el espectador rápidamente asimila con la originalidad que transmite la música de jazz. Sus figuras en bronce gozan de una magnifica reputación.

En Europa, la escultura polaca Bozena Happach, es una de las referencias indiscutibles en la escultura moderna, y cuando su arte se ha acercado al jazz, el resultado ha sido magnifico. Sus trabajos en piedra o en bronce tienen la fuerza necesaria y la originalidad suficiente  para que la consideremos una gran artista. Otra figura relevante en el mundo de la escultura y el jazz es el artista de Cleveland, Candace Knapp. Sus esculturas en madera transmiten toda la alegría de la música y su estilo, ágil y sugerente muestran una sensación de libertad absoluta.

Otro aspecto importante de la escultura jazzistica es la utilización de espacios públicos para homenajear a grandes músicos del género. Hay ejemplos muy acabados de esta forma de expresión artística como es el caso del Memorial Charlie Parker, homenaje de su ciudad natal, Kansas City a este maestro del jazz. Este otro grupo escultórico representando a un trío de jazz, está situado en Dreamland Plaza en la localidad de Omaha en Nebraska (EE.UU.) y fue realizado por el escultor Littleton Alston.

La universalidad de Louis Armstrong, provoca que sean numerosas las localidades donde se le rinde homenaje. Este busto está situado en los Jardines del Museo Henry Matisse en la ciudad francesa de Niza. La ciudad natal de Dizzy Gillespie, Cheraw, en Carolina del Sur, tiene también su particular recordatorio al gran trompetista. En el parque que lleva su nombre, hay varias esculturas que le recuerdan.

Ir Arriba