0
0
0
s2sdefault

Si la música swing y con ella el jazz, entró en Europa a través de Francia, en España atravesó los Pirineos por Cataluña aprovechando su cercana frontera natural. Eso ocurrió a finales de los años veinte coincidiendo históricamente con el gobierno dictatorial de Primo de Rivera y la generación poética del 27.

Tal fue el éxito de esos ritmos frenéticos procedentes de la vecina Francia y originarios de New Orleáns (EE.UU) que una variante del Ragtime, origen de la música sincopada "El fox-trot" fue la carta de la que se sirvió el jazz para hacer su presentación en sociedad. En 1929 actuó en la Exposición Universal de Barcelona la orquesta británica de Jack Hilton y a ritmo de ese "baile endemoniado" como se referían a él los coetáneos de la época, se entonaba el Himno oficial de la Exposición Iberoamericana de Sevilla en el mismo año.

En los primeros años de 1930 y sólo la paralización del país como consecuencia de la sublevación militar de Franco y la posterior Guerra Civil, impidió el auge del swing con mayor rapidez en nuestro país.

 

Ir Arriba