helen merrill 350Terminamos el año 2019 en nuestra sección de jazz de Apoloybaco que durante todo este este año, que ahora se nos va, hemos dedicada a descubrir a las y los cantantes de jazz menos conocido por el público. Y lo hacemos dedicándole el disco del mes a Jelena Ana Milčetić, conocida en el mundo artístico como Helen Merrill, una cantante de origen yugoslavo, nacida en 1930 en New York. 

Helen Merrill, es necesario decirlo ya, es, porque afortunadamente todavía vive cuando está a punto de cumplir los 90 años, una de las grandes voces blancas, junto a Anita O’ Day o Peggy Lee, del jazz vocal, y entre sus logros artísticos, está el disco que hoy recomendamos, y que supuso su debut discográfico en 1954. Titulado genéricamente y a modo de presentación de su carrera: “Helen Merrill”, el álbum fue grabado para el selecto sello “Emarcy”, entre el 22 y el 24 de diciembre de 1954, y Helen Merrill, se planta al frente de un sexteto liderado por, ni más ni menos, que por el maestro de la trompeta Clifford Brown, que venía meses antes de grabar otra obra maestra del jazz vocal, junto a Sarah Vaughan.

Por difícil que parezca, Helen Merrill sale de ese enorme desafío en su primer disco con enorme soltura, y logra con una voz ausente de vibrato, sin apenas ornamentación y llena de lirismo, que la trompeta de Clifford Brown no solo no la eclipsara, sino que surgiera brillante, intima, y con una personalidad extraordinaria para ser una debutante. Este disco es un autentico manifiesto de originalidad vocal, y marca un hito, no solo en su carrera, sino que está considerado, más de sesenta años después de ser grabado, como uno de los cien mejores disco de jazz vocal de todos los tiempos. Bastaría escuchar la canción “Don’t Explain”, la famosa composición de Billie Holiday, para ver no solo la personalidad que desarrolla la canción, con evidentes diferencias con la origina de Billie, sino para constatar que Helen Merrill, con este disco, se subía para siempre a la cima del jazz vocal.

helen merrill bioHelen Merrill, poseía una voz cálida, muy expresiva y adscrita al movimiento “cool” entre las cantantes de jazz. Este disco que recomendamos, no constituyó un éxito efímero, sino que fue el comienzo de una carrera espectacular, plagada de grandes éxitos, y, también de algunas pequeñas joyas guardadas en el sello Emarcy, como por ejemplo su magnífico “Dream of You” (1956), con el maestro Gil Evans en los arreglos, —era la primera vez que Evans trabajaba extensamente con una cantante—, algo que se repetiría treinta años después con el álbum “Collaboration”, también para el sello Emarcy. Conforme avanzaba su carrera, su prestigio se iba consolidando y mostrándonos su capacidad vocal para pasar de los registros graves a los agudos con una facilidad pasmosa, con una dicción matizada en su fonogénica voz llena de una naturalidad absoluta.

Desde finales de los años cincuenta, sus discos fueron llegando con la misma naturalidad con la que canta, y tuvo la habilidad de buscar y empatizar adecuadamente a los jazzmen con los que grababa, y que mejor podían ayudarla en sus características para el canto tanto en los EE.UU, como en Europa y Japón, donde vivió entre 1967 y 1972. De su etapa americana hay que destacar, además de las dos grabaciones ya citadas, su disco de 1967, con el pianista Dick Katz, cofundador del sello "Milestone Records" titulado “The Feeling is Mutual”, y el infravalorado “You ve Got a date with the blues” producido por Leonard Father; en Europa, “descubierta” de manera tardía por la crítica y el público francés en los años ochenta, cabe destacar sus registros con el pianista Gordon Beck, en el álbum: “No tears, no godbyes” (1984) y con el maestro del violín, Stéphane Grapellí con el álbum “Music Makers”, en 1986.

Helen Merril fue tan buena, que pocas cantantes pueden decir que se han metido en un estudio de grabación con Charlie Parker, Miles Davis, Bud Powell, y los ya citados, Clifford Brown, Gil Evans o el maestro Stépahne Grapelli. Estuvo activa hasta principios de los años noventa, cuando ya el ocaso de su voz era evidente. Su especialidad era la balada, algo que esta cantante sabía interpretar de maravilla con el intimismo y la introspección de la que muy pocas cantantes son capaces de hacerlo. En comparación con otras colegas, su registro era pequeño y su tono vocal carecían de la espectacularidad y exuberancia de sus compañeras de profesión, algo que comprobó cuando en su juventud formase parte de la big-band de Earl Hines en 1952. Heleb Merrill comprendió que no servía para cantar scat, pero fue una de las mejores en lo que sabía hacer bien, y supo imponerse con maestría, en el dificl arte de la balada, y este disco que os recomendamos para terminar este año de 2019 en la web de Apoloybaco, así lo confirma.

¡Que disfrutéis de la música! amigos, y un consejo, ¡¡¡Regala Jazz en Navidad!!!

¡Que tengáis unas felices fiestas y un venturoso año 2020!

LOS MÚSICOSLOS INSTRUMENTOSFICHA TÉCNICA
Clifford Brown.Trompeta.Sello discográfico: EMARCY
 Danny Bank.Saxo barítono, clarinete bajo y flauta.Nº de serie: 814 643-2
Jimmy Jones.Piano.Fecha de grabación: 22 y 24 de diciembre de 1954.
Barry Galbraith.Guitarra.Lugar de grabación: New York.
 Milt Hinton y Oscar Petiford.Bajos. Nº de temas: 7 
Osie Johnson y Boby Donaldson.Batería.Duración del disco: 32,33.
 Quincy Jones.Arreglos Calificación: 5 sobre 5. 

  

Temas del disco

Duración de los temas

Don'Explain.5,08
You'd Be So Nice To Come Home To.4,17
What's News?4,56
Falling in Love with Love.3,52
Yesterday's.5,56
Born To Be Blue.5,12
S'Wonderful.3,12

 

OTROS DISCOS RECOMENDADOS DE HELEN MERRILL.

 

 

DREAM OF YOU

YOU'VE GOT A DATE WITH THE BLUES

COLLABORATION

Helen Merrill se carasterizó por cantar jazz sin vibrato y sin adornos superfluos. Su voz íntima y cálida, estuvo a gran altura durante toda sus carrera y forma parte de la historia mas brillante del jazz vocal. Aquí en este álbum arreglado por Gil Evans, está brillante y fue uno de los más importantes de su carerra. Imprescindible en su discografía.

Grabado originariamente por el sello Metro Jazz que producía Leonard Father, y ahora reeditado por el sello Verve, Helen Merrill se reune en esta grabación, con arreglos de Quincy Jones, con otro gran trompetista, el maestro Kenny Dorham. Destaca en el disco una portentosa versión en homenaje a Duke Ellington: "The Blues From Black, Brown and Beige".

Varios años después de su primera experiencia juntos, la cantante Helen Merrill y el arreglista y compositor, Gil Evans, vuelven a grabar en estudio un bonito disco con el vuelven a demostrar su empatía musical y personal. En cualquier caso, se nota, que a pesar de l tiempo transcurrido, ambos, cantante y arreglistas, todavía seguían en buena forma.

chet baker
chet bakerCHET BAKER

 

HELEN MERRILL.

La cantante, Helen Merrill (New York, 1930), es una de las grandes voces blancas del jazz. Su estilo siempre ha estado exento de ornamentas y vibratos adicionales y su canto es un homenaje a la desnudez vocal. Con un registro pequeño en comparación con sus colegas, su especialidad es la balada. Nunca fue una cantante de bigband, ni cultivaba el arte del scat, pero en los tiempos lentos es toda una autentica especialista.

De origen yugoeslavo, Jelena Ana Milcactic, verdadero nombre de Helen Merrill, consiguió con su primer álbum (Helen Merrill, Emarcy 1954) llegar a lo mas alto del jazz vocal. Con el mismo acompañamiento instrumental que había tenido días antes la gran Sarah Vaughan -Con Clifford Brown, a la trompeta como principal solista- tuvo la virtud de grabar un disco original, intimista, inteligente y con una voz prodigiosa.

Clifford Brown, estaba en el momento álgido de su carrera y eso lo agradece el disco. Su debut como profesional tuvo lugar con la orquesta de Reggie Childs con quien estuvo de vocalista entre 1946 y 1947. Después vino el disco de su debut con Clifford Brown ya citado y a continuación varios mas para el sello Emarcy -una casa discográfica, filial de la Mercury que se especializó en grabar a cantantes- algunos de ellos también excelentes como el grabado en 1956 titulado: "Dream of You" y que cuenta con la extraordinaria aportación en los arreglos del maestro Gil Evans, ya famoso por su participación fundamental en el Noneto Capitol, y que por vez primera se decidía a trabajar exhaustivamente con una cantante. Los cincuenta y los sesenta vieron como la cantante, que seguía teniendo una naturalidad apoteósica y una dicción matizada, dejó algunos discos salteados para varios sellos: Verve, Milestone o Landmark.

Su estancia en Europa y en Japón- donde vivió entre 1967 y 1972- contribuyó a su renacimiento artístico en el país nipón, y en Europa tuvo que esperar a que en 1984 publicara el disco "No Tears, No Godbyes" (OWL) junto al pianista, Gordon Beck y mas tarde el magnifico "Music Makers" con Steve Lacy y Grapelli en 1986 para que el publico francés la redescubriera. Antes, en 1967, había grabado para Milestone una serie de discos con el extraordinario pianista, Dick Katz -su acompañante y director musical, antes de instalarse en Japón- que aportaron nuevos horizontes a su voz humeante. Dos discos dejaron testimonio de aquella feliz etapa: "The Feeling is Mutual" un disco admirable, y "A Shade of Difference" (1968) algo mas desigual pero con una magnifica versión de "Lonely Woman" la obra maestra que compuso Ornette Coleman.

En 1987, treinta años después de la primera colaboración con Gil Evans, cantante y arreglista se juntan de nuevo para grabar "Collaboration" (Emarcy) una reedición con los mismos temas y arreglos de la primera ocasión. En 1989 llegó la esperada cita con Stan Getz, uno de sus músicos preferidos "Just Friends" (Emarcy) aunque ya su voz no era la misma y anunciaba la cercanía del retiro. Su obra postrera mas importante, es el álbum que ella misma se retrata. Esa autobiografía musical titulada "Jelena Ana Milcactic a. k. a. Helen Merrill" (Gitanes, 18 abril de 2000) es además de un gran disco, una especie de tributo a su magnifica carrera como cantante de jazz.

Arriba