miguel vargas1El contrabajista Miguel Vargas fue un músico brillante, versátil, —tocaba flamenco, jazz, blues—, y siempre que se subía a un escenario, y fueron muchas veces desde los años ochenta del pasado siglo hasta que falleció en julio de 2010, vivió y sintió la música con intensidad, con pasión y con sinceridad ante su público.

Su carrera profesional se forjó al lado de los músicos locales de la Sevilla de finales del s. XX, y en aquel crisol musical que se convirtió la capital de Andalucía cuando los clubes de jazz y sus músicos abrían sus puertas cada noche, Miguel Vargas brilló con luz propia. Siempre estuvo a mitad de camino entre el jazz y el flamenco y a ambas músicas las trató con respeto, con devoción incluso. Colaboró con los más grandes del género, en uno y otro estilo musical, y entre ellos hay que destacar a: Jorge Pardo, Chano Domínguez, Diego Amador, Pat Metheny, Chick Corea, Fernando Terremoto, Calixto Sánchez, o Bebo Valdés. Su trayectoria profesional fue brillante, acertada y supo en cada momento de su carrera lo que quería hacer.

En Sevilla, entre sus amigos y compañeros que lo trataron , y fueron muchos y buenos, todavía concita admiración personal y profesional: Manuel Calleja —su amigo y alma máter—, Carlos Bermudo con quien colaboró en “Dreams”, su primer trabajo, Nacho Botonero, Manuel Morillo y tantos otros músicos que compartieron con Miguel Vargas la enorme satisfacción de sentirse músicos subidos en un escenario. 

Es prácticamente imposible citar aquí, en una solas líneas biográficas, todo lo que le dio Miguel Vargas a la música. Era un “todoterreno”, y todos los músicos con los que trabajó, resaltan la capacidad que tenía para moverse con la misma facilidad por el jazz y el flamenco, y lo que es más importante, sabia poner su instrumento y su virtuosismo al servicio del grupo con el que tocaba. Fue muy destacada su participación en 1988 en el IX Festival Internacional de Jazz de Sevilla, con el cuarteto del saxofonista tejano, Abdu Salim; ese día tocaron: Abdu Salim (saxos tenor y soprano); Joshua Edelman (piano); Miguel Vargas (contrabajo) y Jimmi Castro (batería). En el año 2000 participó en el XI Festival de Jazz de la provincia de Sevilla, con el grupo liderado por el pianista Jesús Lavilla: "Blue Train Quartet". Lo componían: Jesús Lavilla (teclados), Manuel Soldan (guitarra), Miguel Vargas (contrabajo) y Juan de la Oliva (batería).  

Algunos hitos importantes de su carrera son, el encuentro que tuvo con el armonicista de jazz, Antonio Serrano, en 2002, con el espectáculo “De noche”, y lo presentó durante un par de fines de semana en el Teatro de Madrid. Su trío con Diego Amador al piano, Antonio Serrano a la armónica y Miguel Vargas al contrabajo, fue uno de los momentos cumbres de la fusión entre el jazz y el flamenco de las dos últimas décadas en España. Sus amigos lo eran, porque siempre estaba dispuesto a colaborar y a poner su granito de arena en los proyectos musicales de sus compañeros de profesión. Es el caso de su colaboración —magistral como siempre—, en el debut discográfico del guitarrista Carlos Bermudo. El disco, todo un éxito de crítica y publico, se titulo “Dreams”, y obtuvo cuando se editó, algún premio relevante como el del Festival de Jazz de Higuera de la Sierra (Huelva).

En 2002, actuó en las "trasnoches" del 5º Festival de Jazz de la Universidad de Sevilla formando parte del trío de Manuel Calleja (piano) y junto a Casi Rivas en la batería.

Otro de esos hitos importante en la carrera profesional de Miguel Vargas, fue cuando participó en 2009, el 33ª Edición del Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz, uno de los tres más importantes de España junto con el de San Sebastián y el de San Javier en Murcia. Aquel día se subieron al escenario del Polideportivo de Mendizorroza, el cuarteto liderado por Diego Amador, formado por: Javier Colina, Miguel Vargas, Israel Varela y Diego Amador Jr.

Miguel Vargas se fue muy joven del mundo de los vivos, pero sus compañeros siempre lo tienen presente, y siempre que pueden lo demuestran. Quizás el mejor homenaje a su memoria, fue el que se desarrolló, a propuesta de algunos de sus compañeros de profesión, en el Teatro Central de Sevilla, con motivo del 10º aniversario de su fallecimiento. Fue el 10 de noviembre de 2010 en el ciclo “Jazz en Noviembre”, que anualmente organiza el Teatro Central de Sevilla, y en el que de una u otra manera, participaron todos los músicos que forman parte de la escena jazzística y flamenca de Sevilla. Y no solo fue el concierto, sino que después del mismo, y con un trío base formado por el pianista, Ángel Andrés Muñoz, el baterista indio, Nirankar Khalsa, y Manuel Calleja al contrabajo, le dedicaron una jam session memorable en el bar del Teatro Central. En el concierto-homenaje propiamente dicho, participaron aquella sentida noche en el Central los siguientes músicos y grupos: Ángel Andrés Muñoz trío; Manuel Calleja Sextet, y la colaboración especial del saxofonista y flautista Jorge Pardo-, el sexteto de Carlos Bermudo -con la participación de Pedro Cortejosa-, el guitarrista Fyty de Triana y el trío de Diego Amador.

A la memoria de Miguel Vargas. 

 

NOMBRES PROPIOS DEL JAZZ EN SEVILLA (MÚSICOS Y CANTANTES)

A-DE-HI-LM-PQ-TU-XY-Z
Arriba