Presentacion portadas jazz

gitanesDe las ultimas incorporaciones al escenario gráfico del jazz a través de sus portadas es muy destacable por su lirismo, su impacto gráfico y por su perfecta sintonía entre la música que contiene sus discos con la imagen que trasmite, el ultimo lanzamiento del sello francés "Gitanes"

Creado en Paris en la primera mitad del siglo XX, toma el titulo en homenaje al maestro de la guitarra belga de jazz, Django Reinhardt, el músico europeo de jazz más célebre de todos los tiempos y autentico motor de la difusión en la vieja Europa de los ritmos afroamericanos originarios de New Orleáns. 

La colección editada por "Gitanes" en 2001, bajo el genérico titulo de "Jazz en Paris", trata de acercar al aficionado la música que se hacía en Paris (capital de tantas cosas y también del jazz en Europa) en los años cincuenta y sesenta. Eran tiempos de máxima creatividad, de ebullición artística y Paris respiraba jazz por los cuatro costados.

La colección consta de 100 títulos y cada uno de ellos recoge, en clave de jazz, el paso por la capital parisina de los grandes músicos norteamericanos. Asimismo la colección tiene la virtud de dar a conocer mejor el jazz local, es decir la evolución de grandes músicos franceses que en la mayoría de las ocasiones contribuían notablemente al éxito de la sesión.

Escuchar a Pierre Michelot, Sacha Distel, René Urtreger, Gerard Badini, Henri Crolla, Claude Luter, Gus Viseur, Bernard Peiffer, o René Thomas, en compañía de Sidney Bechet, Lionel Hampton, Kenny Clarke, Art Blakey, Miles Davis o Louis Armstrong es una oportunidad única a e irrepetible. Si a lo añadimos el precio económico de los discos y que la edición gráfica está cuidadísima, ésta colección es altamente recomendable. Sus portadas de pasta serigrafiadas en cartón vidriado, el elegante diseño y la espléndida fotografía que ilustra cada disco, es un motivo más para que el trabajo de Gitanes sea tomado en consideración por los aficionados.

gitanesgitanesgitanes

 

El impacto de Columbia
1939-1947
El colorismo de Comtemporary Records y Pacific Jazz
1950-1955
El dibujo de Norgram-Verve
1950-1955
La fotografía de Prestige y Riverside
1955-1965
Blue Note: La distinción
1956-1986
El estilo Impulse!
1961-1966
La modernidad de A&M-CTI
1967-1970
La estética de ECM
1975-2000
Gitanes: El poder del blanco y negro
2000-2004
La era del soporte digital y la música en streaming

En 1969, el contrabajista alemán Manfred Eicher, creó en Munich, uno de los grandes sellos del jazz en Europa: ECM. Ese sello se convirtió muy pronto en el sello de referencia de la vanguardia jazzistica europea y también ofreció cobijo a las nuevas formas del jazz que venían de músicos americanos como Keith Jarrett o Pat Metheny.

En la actualidad, la etiqueta visionaria se reconoce por su logrado efecto estético, bien definido en su catálogo. ECM, simboliza en el jazz contemporáneo la creatividad intrínseca del jazz, el mestizaje de esta música y la improvisación del instrumentista. ECM ha sido en el último cuarto del siglo XX, el sello europeo por excelencia.

Pero Manfred Eicher, no se limitó a imponer un estilo musical; también contribuyó a la aparición de un estilo gráfico que primaba, por encima de cualquier barroquismo, la austeridad de líneas,  la pureza en el dibujo y la ausencia de elementos gráficos que le hicieran sombra a la música que contenían sus discos. Bárbara Wojirsch, fue una de las primeras diseñadoras de ECM. 

Con absoluta libertad, creó numerosas portadas cuya aparente simplicidad asombraba. La austeridad en el uso del color, la eficacia topográfica de sus rótulos, y el uso del blanco y negro realzaban esa característica singular que hacia posible identificar a primera vista un disco de ECM.

ECM, también se destacó por sus extraordinarias portadas de fotografías en blanco y negro. Lo mismo el objeto fotográfico era un paisaje frío, ausente de referencias conocidas, desérticos o cubiertos de nubes oscuras y cielos encapotados, que fotografiaba a un  músico en pleno éxtasis, como si él mismo perteneciera a ese mismo paisaje.

ECM, también utilizó para decorar sus portadas a prestigiosos pintores. El que mejor supo captar la esencia del sello fue el pintor suizo, Mayo Bucher.  Sus obras son dignas de estar entre lo mejor del arte abstracto llevado a la portada de un disco. Geométricamente puras, los trabajos de Bucher para ECM, revelan una inacabada lucha entre dos mundos incompatibles entre sí: el sonido y el silencio; la realidad y lo imaginario.

 

El impacto de Columbia
1939-1947
El colorismo de Comtemporary Records y Pacific Jazz
1950-1955
El dibujo de Norgram-Verve
1950-1955
La fotografía de Prestige y Riverside
1955-1965
Blue Note: La distinción
1956-1986
El estilo Impulse!
1961-1966
La modernidad de A&M-CTI
1967-1970
La estética de ECM
1975-2000
Gitanes: El poder del blanco y negro
2000-2004
La era del soporte digital y la música en streaming

impulseEn 1960, Creed Taylor, entonces productor en ABC-Paramount,  convenció a su compañía para crear una nueva etiqueta enteramente atribuida al jazz: Impulse! Después de haber firmado a John Coltrane en 1961 y haber reclutado el productor visionario Bob Thiele el mismo año.

Impulse! no tardó en imponerse como la etiqueta inevitable del nuevo jazz. Las portadas presentaban generalmente fotografías en color de músicos tomadas bajo ángulos artísticos, a veces a contra luz. Con sus bandas rojas y negras colocadas sobre el tramo de los álbumes que permitían localizarlos fácilmente  en una hilera de discos, su logotipo compuesto de un signo de exclamación y sus dobles portadas de  cartón vidriado le daban suntuosidad y elegancia al mismo tiempo.

Impulse! entró en la historia y dio a conocer al mundo entero la música vanguardistica de Archie Shepp, Albert Ayler, Pharoah Sanders y Yusef Lateef entre otros. Las fotografías de sus portadas ofrecen por otra parte un extraordinario juego de colores y contrastes fascinantes buscando el máximo impacto entre el aficionado. ¡Impulse! utilizaba generalmente los mismos fotógrafos entre los cuales repetirá más a menudo los nombres de Charles Stewart y de Chuck Stewart. Sin duda la portada mas famosa del sello es la del disco de John Coltrane: A Love  Supreme.

Aunque Chuck y Charles Stewart estén acreditados en las notas para otras pruebas y que la fotografía de la portada se había reservado al famoso fotógrafo Lee Tanner, es el productor de la sesión Bob Thiele quien finalmente  utilizó uno de sus propios negativos en blanco y negro de Coltrane.

Finalmente, es una fotografía de Lee Tanner la que se elegirá para ilustrar dos años más tarde la portada de John Coltrane Quartet Plays (Chim Chim Cheree).

   
   

El impacto de Columbia
1939-1947
El colorismo de Comtemporary Records y Pacific Jazz
1950-1955
El dibujo de Norgram-Verve
1950-1955
La fotografía de Prestige y Riverside
1955-1965
Blue Note: La distinción
1956-1986
El estilo Impulse!
1961-1966
La modernidad de A&M-CTI
1967-1970
La estética de ECM
1975-2000
Gitanes: El poder del blanco y negro
2000-2004
La era del soporte digital y la música en streaming

En 1967, el productor Creed Taylor, decide crear su propio sello y firma un contrato de producción y distribución con A&M. Así nació el sello CTI Records.  En sus portadas rápidamente se advierte una fotografía sofisticada no exenta de exotismo. Junto al diseñador, Sam Antupit y el fotógrafo, Pete Turner, CTI fue en aquélla breve época la vanguardia de la modernidad en la portada del disco de jazz.

Famosa por sus tópicas fotografías tomadas alrededor del mundo, Pete Turnar atrae la atención por su trabajo sobre el color considerado como un elemento gráfico de pleno derecho. Con él, CTI, es pionera en abandonar de las  carátulas de jazz los retratos clásicos de músicos y propone otro tipo de estética. Estos dos ejemplos que os presentamos son representativos de ese estilo.

Desde la perspectiva de CTI, poco importa si las fotografías de las portadas guardan o no relación con el músico, o incluso con su música. Paul Desmond, Wes Montgomery o George Benson fueron objeto de esa nueva forma de decorar las portadas del jazz.

Así la puerta roja del álbum "Body Talk" de George Benson, o la silueta de una jirafa sobre una fotografía filtrada de la planicie africana en el disco "Wave" de Antonio Carlos Jobim, son ejemplos muy ilustrativos de esta técnica rompedora y vanguardista.

 

El impacto de Columbia
1939-1947
El colorismo de Comtemporary Records y Pacific Jazz
1950-1955
El dibujo de Norgram-Verve
1950-1955
La fotografía de Prestige y Riverside
1955-1965
Blue Note: La distinción
1956-1986
El estilo Impulse!
1961-1966
La modernidad de A&M-CTI
1967-1970
La estética de ECM
1975-2000
Gitanes: El poder del blanco y negro
2000-2004
La era del soporte digital y la música en streaming

En 1956, cuando Blue Nota comenzó su andadura discográfica contrató a Reid Millas, un diseñador brillante proveniente de la música clásica. Sus ideas iban a contribuir a dar al sello un look moderno y original que rápidamente sería imitado. Contó para ello con el fotógrafo Francis Wolf, que le dio cámara en ristre  un estilo propio Francis Wolf, lo mismo fotografiaba las piernas de una mujer paseando por la calle, "Cool Struttin'" de Sonny Clark, que la cabeza de un músico cortada por la barbilla "A fickle Sonance" de Jackie Mclean, que el instrumento ocupando más espacio que el propio músico "Hustlin" de Stanley Turrentine. 

Francis Wolf, también tuvo la habilidad de relacionar en sus diseños el músico con su instrumento. Para ello utilizaba fotografías de tamaño reducido y en ángulos raros incrustadas sobre fondos lisos. Este es el caso de "The Eminent J. J. Johnson", o "Lee-Way" de Lee Morgan. Una de las características inconfundibles del  estilo de Blue Note, eran y son, los caracteres tipográficos que utilizaban en las portadas de los discos. La creatividad desarrollada a partir de la elección de un tipo de letra, resultó ser una de las características más importantes de Blue Note, como lo demuestra este "Let Freedom Ring" de Jackie McLean.

Otro recurso utilizado con mucha frecuencia por Francis Wolf, era el utilizar sobre un fondo unicolor al músico y su instrumento. El resultado era casi siempre de una belleza estética inigualable. Esta portada del disco de Hank Mobley titulado "Soul Station" es un magnifico ejemplo. A veces, Reid Millas recurría a otros  artistas para que le decorara determinados trabajos. El mas famoso colaborador de Blue Note en este terreno fue el pintor Andy Warhol que creó varias portadas con sus dibujos. "Blue Lights" del guitarrista, Kenny Burrel, fue el mas destacado. Reid Millas falleció en 1993, pero su obra en la Blue Note es imperecedera.

El impacto de Columbia
1939-1947
El colorismo de Comtemporary Records y Pacific Jazz
1950-1955
El dibujo de Norgram-Verve
1950-1955
La fotografía de Prestige y Riverside
1955-1965
Blue Note: La distinción
1956-1986
El estilo Impulse!
1961-1966
La modernidad de A&M-CTI
1967-1970
La estética de ECM
1975-2000
Gitanes: El poder del blanco y negro
2000-2004
La era del soporte digital y la música en streaming
Arriba