Libros1.jpg (3360 bytes)     Historia de la Literatura Española


4. LA PROSA.

4.1. Los orígenes. La literatura pre-alfonsí.

4.2. La obra de Alfonso X.

4.3. La Escuela de Traductores de Toledo.

4.4. Literatura post-alfonsí. El reinado de Sancho IV.


4. LA PROSA.

 

4.1. Los orígenes de la prosa española.                                                    

 

Podemos definir la prosa como la forma ordinaria del lenguaje, no sometida a las leyes de la versificación ni del ritmo. En el caso de la prosa literaria, debemos añadir la connotación de que en el texto debe ir explícito lo que en el lenguaje oral va implícito en la situación en el que se desarrolla la comunicación.

 

En la historia de la literatura española no existe un momento exacto en el que podamos decir que nació la prosa escrita española, sin bien diversos hechos aislados marcan que sus comienzos están situados a principios del siglo X. Sin embargo, las primeras manifestaciones de la prosa literaria tuvieron lugar en reinado del rey San Fernando ( + 1252), y hasta la época de su hijo Alfonso X no produjo obras verdaderamente notables, con obras de carácter fundamentalmente erudito en el campo de la historia, la religión, la geografía, textos jurídicos y científicos, copiadas en su mayoría o inspiradas en las literaturas latina, árabe y hebrea. Este hecho nos lleva a estar de acuerdo con las apreciaciones de Álvaro Galmes sobre el nacimiento de la prosa literaria española, situándolo en la primera mitad del siglo XIII, época en la que el castellano empieza a escribirse con cierta regularidad y extensión.

 

Los primeros testimonios de la prosa española son las glosas, que datan del siglo X. Los monjes se ocupaban de copiar e iluminar antiguos códices latinos; para la compresión de aquellos textos, o quizás para acercarlos al pueblo que desconocía el latín usado todavía por los clérigos, escribían al margen una serie de anotaciones en latín, romance o eusquera que comentaban o glosaban las partes más difíciles de entender. Así el primer fragmento de lo que podríamos llamar castellano, salvando las diferencias dialectales del momento, es una breve oración de una de las anotaciones a un libro escrito en el Monasterio de San Millán de la Cogolla (Códice 60), que dice...

Cono aujtori de nuestro

dueno, dueno Xristo, dueno

salbatore qual dueno

get. ena honore. e qual

dueno tienet. ela

mandatjone. cono

patre cono spiritu sancto

enos sieculos. de lo siecu

los. facanos deus omnipotes

tal serbitjio fere. ke

denante ela sua face

gaudioso segamus. Amen

Con la ayuda de nuestro Señor Don Cristo Don Salvador, Señor que está en el honor y Señor que tiene mandato con el Padre con el Espíritu Santo en los siglos de los siglos. Háganos Dios omnipotente hacer tal servicio que delante de su faz gozosos seamos. Amén.

 

Este breve texto nos presenta la primera vez que el castellano (palabras en romance que hoy conocemos como castellano) va más allá de unas palabras aisladas. Todas aquellas glosas que se encuentran en libros del Monasterio de San Millán de la Cogolla se denominan glosas emilianenses, y las de los libros del Monasterio de Santo Domingo de Silos son conocidas como glosas silenses, estas últimas algo posteriores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras un largo y lento proceso de desarrollo hasta épocas prealfonsí, la prosa no comienza a utilizarse con cierta asiduidad. Comienzan a crearse obras fundamentalmente de carácter erudito, dando a la luz textos de  distintas materias y disciplinas, entre las que podemos destacar los siguientes.

 

Textos históricos:

 

Los Anales Toledanos. 

Relación de hechos históricos asociados a un año. Los Anales Toledanos I-II datan entre 1219 y 1250.

 

El Cronicón Villarense. 

Versión castellana del Liber Regium (1220). Es una recopilación de textos de carácter genealógico e histórico de gran interés de principios del siglo XIII, que relata historias desde los romanos al reinado de Alfonso VIII. Es un texto aragonés, en romance navarro.

 

Chronicon Mundi de Lucas de Tuy.

Crónica de España escrita en el sigo XIII (se data hacia 1236), escrita por el historiador leonés Lucas de Tuy (conocido como el Tudense) donde se incluyen relatos épicos de Bernardo del Carpio, Roncesvalles, Infante García y el Cantar de las particiones. Actualmente se encuentra en la biblioteca de San Isidoro de León.

 

De rebus Hispanie de Jiménez de Rada.

También conocida como Historia ghotica, escrita por el eclesiástico e historiador Rodrigo Jiménez de Rada, donde se relata la historia de la península ibérica hasta el año 1243.

 

Textos religiosos:

 

Disputa entre un Cristiano y un Judío.

Las disputas se utilizaban, tanto en la antigüedad clásica como en la tradición árabe y hebrea, para medir el ingenio de los contrincantes, quienes basaban sus exposiciones más en la burla y el sarcasmo que en los razonamientos. Se utilizaron especialmente en las obras religiosas, y podemos decir que son la semilla de lo que posteriormente fue el teatro medieval.

 

El autor de esta Disputa entre un Cristiano y un Judío, que situamos escrita hacia 1240, parece ser un judío renegado. El original se encuentra en el Monasterio de El Escorial.

 

Biblias Romanceadas.

Las Biblias Romanceadas medievales están escritas en un castellano que trata de independizarse del latín. Son versiones a partir del texto latino de la Vulgata (edición de la Biblia latina calificada de "auténtica" por el Concilio de Trento como versión oficial de la Sagrada Escritura). Entre las más importantes destaca La Fazienda de Ultramar (c. 1220-1230), que puede tratarse también como literatura de viajes, ya que es una guía para los peregrinos a la Tierra Santa.

 

Textos Geográficos:

 

Semejança del mundo.

Texto que fue continuado hasta el siglo XV.

 

Colecciones de cuentos:

 

Las distintas historias que alimentaban las tradiciones y costumbres populares, y que eran manifestadas de manera oral hasta el momento, se fueron recopilando y escribiendo, creándose diversas colecciones de cuentos o textos con mensajes que tenían, fundamentalmente, intenciones educativas en lo moral y lo religioso. Así se escribieron obras como:

 

Calila y Dimna.

Junto a las Mil y una Noches es la colección más importante de cuentos orientales que llegaron a Europa. La versión castellana data de entre 1251 y 1261, y fue mandada a realizar por Alfonso X. En ella se traducen los apólogos orientales recopilados por el médico del rey Persa Cosroes I, Barzuyeh, entre 531 y 570, y se utiliza como base la versión árabe de Abdalla ben Almocafa (siglo VIII). El nombre de Calila y Dimna le viene dado del título del primero de los cuentos.

 

Sendebar o Libro de los engaños de las mujeres.

Colección de cuentos de origen indio, que fueron en principio traducidos al persa y posteriormente al árabe. La versión castellana se realizó por encargo de don Fabrique (hermano de Alfonso X). El tema principal de este texto son los engaños y enredos de las mujeres para conseguir su fines.

 

Textos sapienciales:

 

La literatura sapiencial tiene su origen en la literatura árabe pensada para educar a los príncipes. Esta literatura fue luego traducida al latín y al hebreo por los judíos, y finalmente al romance castellano por el rey Fernando III. Podemos destacar los siguientes textos.

 

Libro de los Doze Sabios o Tratado de la Nobleza y Lealtad.

Primero de los textos escritos en castellano con intención filosófica. Comenzado hacia 1237, en época de Fernando III, y concluido por su hijo Alfonso X hacia 1250. En el texto se definen las característica que debía tener un príncipe, rey o regidor público, en el campo civil y político. Estas definiciones son realizadas por doce sabios presididos por Séneca, quienes van desarrollando todas las virtudes que deben tener los reyes.

 

Flores de Philosophía.

Colección de sentencias para reyes y príncipes, que Fernando III mandó aplicar en la educación de sus hijos. Compenetra tanto enseñanzas cristianas como orientales.

 

Poridad de Poridades.

Texto atribuido al filósofo Aristotil, hijo de Nicomaco (hacia 1250), traducido de la obra de Yuhama ibn al Bètriq.

 

Historia de la Doncella Teodor.

Historia rescatada de las Mil y una Noches a nuestra literatura, escrita en el siglo XIII con forma de diálogo.

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Textos jurídicos:

 

La Alta Edad Media se caracterizó por la regulación del derecho a través de normas escritas, con el fin, entre otros, de ayudar a la recomposición tanto política como territorial y jurídica de la Península tras la invasión, y posterior expulsión, de los musulmanes. Esta iniciativa dio a la luz textos importantes en el mundo jurídico de la época como los siguientes.

 

Fuero Juzgo.

Versión en romance del Liber ludiciorum o Liber ludicium, cuya primera versión data del siglo VII. En él se recopilan las leyes que ayudaban a la identificación de los pueblos existente en ese momento en la Península.

 

Fuero viejo de Castilla.

Redactado a instancias del rey Alfonso VIII (1155-1214) para defender a los vasallos de los abusos de la nobleza. El monarca nunca llegó a sentenciarlo pero aceptó tácitamente su aplicación. Se divide en cinco libros y contiene más de doscientas leyes tomadas de diversas fuentes.

 

Libro de los Fueros de Castilla.

Se escribió poco después de la conquista de Sevilla (1248) en Burgos. Habla fundamentalmente de las costumbres y el derecho territorial castellano.

 


Inicio Literatura Jazz Vinos