0
0
0
s2smodern

 


 

Juan de Jáuregui y Aguilar

Nacido en Sevilla en el año 1583. Hijo del riojano don Miguel Martínez de Jáuregui y la sevillana doña Isabel de la Sal, ambos de elevado linaje e hidalguía. De su juventud prácticamente nada se sabe; apenas que viajó en diversas ocasiones a Italia, quizás para adquirir conocimientos en el campo de la pintura copiando a Miguel Ángel, Rafael y otros, y de las artes literarias de los grandes poetas de aquel país.

Hacia el año 1607 tradujo la Aminta de Tasso. Sí se sabe que en el año 1611 compareció ante notario al ser denunciado ante el vicario general de Madrid por dona Mariana de Loaysa y su madre Aldonza de Vargas por incumplir la palabra de matrimonio. Finalmente se casó con doña Mariana en el año 1612. Los años posteriores participó en diversas justas poéticas (en 1616, en 1620, y en 1622 en Madrid, con motivo de la beatificación de San Isidro, o la convocada por la Compañía de Jesús para la conmemoración de la canonización de San Francisco Javier), además de la publicación en 1618, en Sevilla, de su primer libro de poemas: Rimas.

 

En 1624 aparecen su dos obras más importantes: Orfeo y el Discurso poético. En 1625 publica la Apología por la verdad; obra escrita en defensa de fray Hortensio Félix Paravicino, tras recibir una durísima censura por parte de su famoso Panegírico.

 

 

Portada original de Orfeo

 

A nivel personal fue tan famosa su gran amistad con Miguel de Cervantes -a quien llegó a retratar- como su gran enemistad con los escritores Góngora, Lope y Quevedo -quien llegó a escribir contra él en su obra La Perinola-. En el mundo pictórico fue un pintor de gran calidad, algunos incluso comentan que fue más pintor que poeta. Su nombre se asociaba a otros pintores de la época como Pacheco, Céspedes o Mohedano -escritores también y al mismo tiempo-. Famoso e importante fue su trabajo en este campo, como ilustrador de la obra del jesuita p. Luis Alcázar, titulada "Investigatio arcanis sensus in Apocalypsi". (Amberes, 1619).

 

 

Retrato de Cervantes realizado por Jáuregui

 

Obtuvo condecoraciones como el cargo de caballerizo de la reina doña Isabel, en 1626, y el título de la Orden de Calatrava, en 1639.

Murió en enero de 1641, dejando en imprenta un manuscrito de la traducción de la obra de la Farsalia de Lucano. Fue enterrado en la capilla de Nuestra Señora de la Buena Ventura, en el convento de San Basilio.

 

 

Manuscrito de la Farsalia

 

 

Un amante abrasando
las prendas de su amada

Pasó la primavera y el verano
de mi esperanza, y el agravio mío
en la estéril sazón del seco estío
entrega estos despojos a Vulcano.
Bien que el sagaz amor intenta en vano
oponer al incendio un hielo frío,
donde el turbado pecho pierde el brío
y se entorpece la cobarde mano.
Mas la razón, que mi derecho ampara,
quiero fomente el fuego merecido:
reliquias mueran de memorias mías.
Y el desengaño (como fénix rara),
que estuvo de mi llama consumido,
vivo renazca entre cenizas frías.

Ir Arriba