0
0
0
s2smodern
Alejandro Collantes de Terán

Nació en Sevilla en el 1901. A pesar de su corta existencia, dejó una huella profunda tanto en sus compañeros y amigos como en la vida literaria de la Sevilla del momento. Ensayista a la manera de José María Izquierdo, narrador e incluso creador de alguna obra teatral, defensor del patrimonio de su ciudad, bibliotecario del Ateneo, consagró gran parte de su vida y de su obra a Sevilla.

Sus inicios poéticos fueron a la sombra de los versos de Bécquer y a los impulsos del modernismo más externos y formal. Pronto advertimos en sus versos un acentuado neopopulismo que, de no haber sido por la existencia de dos figuras tan importantes como Lorca y Alberti, hubiera sido más justamente estimado. El tema central de sus versos fue casi siempre Sevilla, lo que ha provocado que gran parte de la crítica le acusara de localista. Sus versos son conmovedores, intimistas y llenos de gracia.

Publicó diecisiete poemas breves en tres números de la revista literaria sevillana Mediodía (números 6, 10 y 13). Todos estos poemas entran en el género de la poesía popular de inspiración andaluza, y su lectura permite comprender la vitalidad de esta corriente de literatos de la época que comprendieron la llamada Generación del 27 y, especialmente, los poetas denominados del grupo Mediodía.

Alejandro Collantes de Terán vivió en los barrios de la Macarena y Santa Cruz y este contacto directo con los medios populares de Sevilla se percibe en su obra poética, la cual fue de una brevedad extrema, ya que murió prematuramente a los treinta y dos años de edad en el año 1933.

RONDEL DE DON PRESUMIDO

Sí. Si tuviera naranjos
de hoja larga, verdeviva,
sí, si tuviera naranjos
la calle te rondaría.

Si tuviera olor de patios,
surtidores de agua fina,
arroyo de piedras bajas,
y estrellas de celosías,
si tuviera olor de dulces
la calle te rondaría.

Balcones de resolana,
ventana de anochecida,
y en una quiebra del suelo
una cadena de hormigas
que se me llevará el tiempo
que la espera muy deprisa,
si tu calle fuera así,
la calle te rondaría,
como no es así tu calle
no he de rondarla en la vida.

Alejandro Collantes de Terán

Ir Arriba