Título: La aventura del tocador de señoras.

Autor: Eduardo Mendoza.

 

Este libro, elegido el mejor libro del año 2002 por el Gremio de Libreros de Madrid, nos sumerge en las nuevas aventuras del detective loco, personaje de anteriores libros de Eduardo Mendoza como El misterio de la cripta embrujada o El laberinto de las aceitunas, pero con algo más de años. En la Barcelona postolímpica de los años 90, el personaje, que acaba de abandonar definitivamente el manicomio donde llevaba décadas confinado, se enfrenta a un mundo turbio y complejo cuyas leyes permanecen tan inescrutables para él como las de antaño. Nadie espera de él que sea capaz de resolver ningún enigma, ni siquiera lo busca, pero el enigma termina por encontrarlo. Sin más recurso que su instinto y su desvarío, ha de encarnarse en una malla de lianas invisibles, aunque mortíferas, que tejen un entramado de crimen y corrupción.

Con un lenguaje claro, este autor, maestro de la ironía, nos presenta una novela divertida que provoca la carcajada a cada paso, mezcladas con el ansía y la intriga de resolver el enigma que nos propone. Para aquellos que no han leído los libros anteriores donde aparece este personaje, sería recomendable que lo hicieran para mejor conocimiento del mismo, y mayor disfrute, por supuesto. Es un libro muy recomendable. Es un autor, sin duda, imprescindible en nuestra biblioteca.

 



Este autor barcelonés, nacido en 1943, con la carrera de Derecho y que fue traductor, de la ONU en Nueva York entre 1973 y 1978, está catalogado como uno de los mejores escritores de nuestra literatura actual , sin duda alguna como el que mejor maneja el lenguaje vivo y difícil de la ironía literaria. Autor de obras tan importantes y conocidas como La verdad sobre el caso Savolta, El misterio de la cripta, El laberinto de las aceitunas o La ciudad de los prodigios, le han permitido obtener premios como el de la crítica o el de la Ciudad de Barcelona, entre otros.

Actualmente imparte clases en la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Arriba