Título: Almuerzo de vampiros.

Autor: Carlos Franz

"Cada uno hace lo que puede para entender el mundo donde vive"

 


 

La reflexión y el humor no están reñidos, ni la literatura con el juego de la sátira. Almuerzo de vampiros es, fundamentalmente, un juego, un juego literario donde aparece y desaparece un duro pasado -el Chile de los años 70, en plena dictadura de Pinochet- y un próspero presente -el Chile actual- donde, en la dichosa terraza del presente, dos antiguos compañeros de internado conversan y rememoran sus tiempos (como si ningún otro tiempo, salvo el de la juventud pudiera pertenecerles) en los bajos fondos de la dictadura. Pero, al mismo tiempo, dejan entrever lo vampiresca que puede convertirse la madurez personal, con su inevitable muerte de la sensibilidad, el abandono que el alma hace de los ideales y la aparición de una oscuridad absoluta cuando más luz hay frente a los ojos.

En la conversación que se produce en este sorprendente comienzo de la novela, un amigo del protagonista le comenta haber visto a un antiguo profesor de ellos, desaparecido hace treinta años, paseando por la calle, y su imagen era exactamente igual a los recuerdos, como si se tratara de un vampiro. El profesor era un auténtico modelo para los jóvenes en su época y la noticia impacta al protagonista, y lo hace recordar las vivencias de sus clases, la transmisión de sus ideas, sus lecturas, sus bromas... La novela abre la puerta a la crítica social y política y a la hipótesis vampiresca de cómo hay momento de la historia de un país donde la humanidad puede ser sorbida por sus mandatarios, donde la personalidad puede ser libada hasta dejar al individuo desangrado ideológicamente.

Almuerzo de vampiros es un texto complejo, difícil de escribir pero emocionante de leer, donde -una vez más- Carlos Franz nos demuestra su capacidad como escritor, su búsqueda constante de nuevas experiencias literarias, de no repetirse y de abordar los temas con un sentido del humor y de la sátira envidiable. Una lectura muy recomendable.

 



Carlos Franz (Ginebra, 1959) es autor de las novelas Santiago Cero (1988), Premio Latinoamericano de Novela CICLA; El lugar donde estuvo el Paraíso (1996), llevada al cine en 2001 por el director español Gerardo Herrero; y El desierto (2005), Premio Internacional de Novela del diario La Nación de Buenos Aires. Su volumen de relatos La prisionera ganó por unanimidad el Premio del Consejo Nacional del Libro de Chile en 2005. También ha publicado La muralla enterrada (2002), que mereció el Premio Municipal de Santiago.

Las obras de Carlos Franz han sido traducidas, hasta el momento, al alemán, francés, italiano, holandés, portugués, finlandés, polaco, hebreo, turco, rumano y chino. Ha recibido la beca DAAD, para vivir como Artista en Residencia en Berlín. Y ha sido profesor visitante en las universidades de Cambridge y Londres.

 

Título: Crematorio

Autor: Rafael Chirbes.

"Hace milenios que se destruye esta tierra.

No queda ni un rincón que no haya sido violado"

 


 

Hacer frente a la realidad, a la durísima y cruda realidad de la corrupción alrededor del mundo del ladrillo en España, no es tarea fácil, y aún más si se realiza con calidad literaria, con claridad absoluta -amarga, pero absoluta- y con un sentido de la novela impecable como lo hace el escritor Rafael Chirbes en su novela Crematorio. Y es que Chirbes encara este tema como argumento central de su texto, concretamente el terror urbanístico ejercido en el levante español durante los últimos años.

Alrededor de la muerte de Matías Bertomeu, un ideólogo que cambió la revolución por la agricultura, aparecen y desaparecen personajes que reconstruyen sus propias historias personales, historias que entrelazadas dan sentido a una novela fresca, realista, dura y descarada. Personajes como Rubén, el hermano de Matías, constructor sin escrúpulos de Levante, que arrasa urbanísticamente Misent, el pueblo natal de ambos -su monólogo representa la continuidad de la novela- o como Silvia, la hija de Rubén, restauradora de arte casada con Juan Mullor, un catedrático que prepara la biografía de Federico Brouard, viejo amigo de los Bertomeu, un escritor alcohólico que vive el fracaso de sus últimos días, o como Ramón Collado, hombre que hizo los trabajos sucios del constructor, alcoholizado y obsesionado con una prostituta rumana protegida por el jefe de un clan de la mafia rusa, o como la "bella" Mónica, la joven esposa amante de la música de moda y las clínicas estéticas. Todo un panorama de ambiciones que refleja fielmente esa sociedad enmascarada donde la destrucción del paisaje se utiliza en beneficio propio.

Chirbes apuesta por la palabra, por el arte, por la literatura como alternativa radical para que el lector conozca y reconozca otras realidades no tan lejanas de su entorno. Una vez escuché, en la presentación de un libro, a un gran poeta decir que parecía mentira que un ladrillo, teniendo casi el mismo tamaño que un libro, moviera tanto dinero y tanto poder como lo hace. Es hora de que apostemos por lo contrario: Crematorio es uno de esos libros absolutamente necesarios, una novela de las que hace pensar en la novela.

 



Rafael Chirbes nació en Tabernes de Valldigna (Valencia), en 1949. Estudió Historia Moderna y Contemporánea en Madrid, se dedicó a la crítica literaria durante algún tiempo y posteriormente a otras actividades periodísticas. Es autor de libros como "La larga marcha", "Los viejos amigos" o "La buena letra".

 

Título: Amor en vilo

Autor: Pere Gimferrer

"Más que contar el amor, lo describo: la experiencia me rebasa a mí y a mi escritura"

 

 

 

Enfrentarse a un libro de poemas de amor es enfrentarse a uno mismo. Probablemente, si no uno de sus poemas, sí algunos de sus versos serán espejos de nuestras experiencias, de las sensaciones o desazones que despertó el amor en nosotros y que alguien, algún poeta, este poeta, ha sabido adivinar. Porque, a la postre, los sentimientos son universales, como lo es la poesía, como lo es la lluvia o la voz de la muerte.

Pere Gimferrer nos ha sorprendido con este poemario -su primer libro de poesía original en castellano desde 1969- compuesto por 142 textos. Poemas de amor y poemas eróticos, que no pornográficos, llenos de sutileza y de un delicado y cuidado lenguaje, con una variedad métrica interesante, y un mosaico de alusiones a otros escritores poetas españoles de otras épocas, a literaturas de otras lenguas, al mundo del cine o a la pintura. El orden cronológico de los poemas -a excepción del último- no es fruto del capricho del autor sino que trata de reflejar las huellas que fueron dejando, las pisadas de la persona que provocó los versos, en el autor y en su poesía, desde su comienzo en 1969 hasta su reanudación en 2004.

Una historia de amor que es materia de un libro coetáneo escrito en prosa Interludio azul, cuya lectura también es aconsejable si se quiere entender qué hechos provocaron la escritura de Amor en vilo, y el lector decide traspasar la frontera del intimismo y dejar de contemplar estos versos como versos sin dueño y pasar a observarlos, a leerlos, amparado por el episodio biográfico de Pere Gimferrer. Yo, personalmente, prefiero la primera opción, pero es a gusto del consumidor queda esto. 

Ciertos críticos han preguntado a Pere Gimferrer porqué ha "retornado" a la lengua castellana en su literatura, a lo que el autor, a la sazón miembro de la Real Academia de la Lengua Española -tomó el sillón que abandonó Vicente Aleixander- respondió con la naturalidad que se merece..."Sólo podía tratar de lo que trata y dirigirse a quien se dirige en la lengua en que nos relacionamos, esto es en castellano". Nosotros festejamos este "retorno", esta vuelta que no es tal, pues el escritor, el poeta, vive siempre en la poesía -sea en castellano o en catalán- que es lo que verdaderamente importa en todo esto.

 



Pere Gimferrer, nació en Barcelona en 1945. Poeta en lengua castellana y catalana. El carácter innovador de su obra obtuvo un pronto y unánime reconocimiento en el ámbito de las dos lenguas. Desde 1985 es miembro de número de la Real Academia Española. Inició estudios de Derecho y de Filosofía y Letras. Sus poemarios en castellano Mensaje del tetrarca (1963), Arde el mar (Premio Nacional de Poesía, 1966), La muerte en Beverly Hills (1968) y Extraña fruta (1969) fueron objeto de una posterior edición antológica del autor, que establecía así su propio balance de esta etapa, emprendida bajo una orientación surrealista.

La adopción del catalán, iniciada con un libro de carácter programático, Els miralls (Los espejos, 1970), al tiempo que aproxima a Gimferrer a autores como J.V. Foix y Joan Brossa, lo estimula a ahondar sobre el sentido de la creación poética y a reconocerse como protagonista de sus obras posteriores: Hora foscant (Hora oscurecida, 1972), Foc cec (Fuego ciego, 1973), L'espai desert (El espacio desierto, 1977), Aparicions (Apariciones, 1981), El vendaval (1988). Cabe destacar también sus estudios críticos sobre J.V. Foix (1974) y Octavio Paz (1980), los dos volúmenes de su Dietari (Dietario, 1981 y1982), así como su novela Fortuny (1983).

Premiado en numerosas ocasiones, cabe destacar los siguientes premios: Premio Terenci Moix (2007) Premio de Ensayo Octavio Paz (2006) Premio Nacional de Literatura Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2000) Premio Nacional de las Letras Españolas (1998) Premio Nacional de Literatura de la Generalidad de Cataluña (1997) Premio Nacional de Poesía. (1966) Premio Ciudad de Barcelona.

 

Título: Derrumbe

Autor: Ricardo Menéndez Salmón.

"El único problema es que jamás estamos seguros de que lo que estamos aprendiendo sea real; el único problema es que a menudo nos asalta la sospecha de

que nuestro mundo es una feria de simulacros,

el parque temático de su propia sombra"

 

 



 

Permitidme que os invite a pasar una formidable tarde de lectura y terror con este Thriller coral que es Derrumbe, de Ricardo Menéndez Salmón. Una apasionante historia donde una tranquila ciudad junto al mar que se ve amenazada por un criminal en serie que abandona siempre un zapato en el lugar de sus crímenes. Y es cierto que al comienzo de la lectura de este libro, el lector puede llegar a pensar que está ante una novela más sobre criminales despiadados, como tantos otros que, por el cine, por los libros o por la propia realidad, ya tenemos en la memoria, pero a medida que avanza la lectura aparecen muchas connotaciones literarias que hacen de este texto algo más que una narración de hechos e inclina la mirada del lector hacia una reflexión más profunda sobre el peso que tiene la destrucción en nuestro mundo y su capacidad de contaminar la belleza de las cosas sin remedio alguno.

La maldad como un acto que no puede evitarse ni ser vencida, como un fruto de la sociedad en la que vivimos, esta agresiva sociedad del capitalismo irracional y despiadado. Este es el verdadero miedo, el verdadero terror que el lector toca con sus manos, hoja tras hoja, como un hilo que cosiera cada palabra y cada frase. La belleza nada puede hacer frente a la maldad, salvo consolarla ocasionalmente. "Glenn Gould, interpretando a Bach, pensó en la belleza, en su inutilidad frente al mal", y es así como Ricardo Menéndez ve el mundo, un lugar donde la belleza y la maldad no están enfrentadas, ni siquiera viven de forma paralela, sino que coexisten de manera independiente y en una misma conciencia universal, coexistencia en la conciencia universal que se replica en determinados hombres -asesinos en serie, grupúsculos terroristas,...- a los que el resto de los mortales terminamos por llamar monstruos.

En una entrevista reciente, Ricardo Menéndez decía que "se puede gozar de Proust y tener el corazón de Pinochet"; ese es el verdadero miedo que nos traslada Derrumbe, la indefensión. Pero no son sólo estos miedos son los que se reflejan en el texto, también la familia tiene una presencia central en el desarrollo de la novela, desde el punto de vista de un padre frente a sus hijos, y su mar de dudas, responsabilidades y contradicciones. Todo ello escrito con un lenguaje voraz en ocasiones, donde la fuerza aparece como una ola a punto de romper, y en otras la calma y las reflexiones, mar en retirada y sin espuma.

Un texto para un lector inteligente, activo, comprometido con la obra que tiene en sus manos y, sobre todo, un lector constructivo. El autor no lo cuenta todo -elipsis habemus- dejando habitaciones vacías, escenarios desamueblados,... hasta la propia descripción del asesino, que a nuestra imaginación nos deja ponerle rostro y forma. Todos los ingredientes para hacernos pensar que vivimos con el mal y está cerca y no podemos hacer nada. ¡Para quitarte el aliento!.

 



Ricardo Menéndez Salmón, nació en Gijón, en 1971, es licenciado en Filosofía por la Universidad de Oviedo. Columnista del diario El Comercio, escribe en la revista Tiempo y en el suplemento cultural de ABC. Autor de los libros de relatos Los caballos azules (Ediciones Trea, 2005) y Gritar (Lengua de Trapo, 2007), ha publicado las novelas La filosofía en invierno (KRK Ediciones, 1999 y 2007), Panóptico (KRK Ediciones, 2001), Los arrebatados (Ediciones Trea, 2003) y La noche feroz (KRK Ediciones, 2006). Su quinta novela, La ofensa (Seix Barral, 2007), premio Qwerty de Barcelona TV a la revelación literaria del 2007, Premio Librería Sintagma al mejor libro del año y elegida por la revista Quimera como mejor obra de narrativa del 2007, ha sido saludada por la crítica con grandes elogios.

 

Título: Zara y el librero de Bagdad

Autor: Fernando Marías.

"Es mentira que los muertos mueran cuando mueren.

A veces les alarga la vida el amor."

 

 



 

Zara y el librero de Bagdad me sorprendió en unos de mis paseos matutinos. Allí estaba apoyado sobre el estante. Ya el diseño de su portada me enamoró, pero lo hizo aún más su primera frase, que ya marca un nivel literario sobresaliente que se mantiene a lo largo de todo el texto. El tratamiento que realiza de los personajes los hace tan verosímiles que hasta demuestran sus debilidades y los errores que en ocasionen cometen, como cualquiera de nosotros. Y es que la trama de la novela es apasionante, tanto por su originalidad como por su riqueza y profundidad de los valores que transmiten -la generosidad, la empatía, la delicadeza, la lealtad, la amistad, el valor del pasado, la identidad propia, los derechos humanos, la interculturalidad, el saber escuchar,...- La sipnosis: Un escritor frustrado recibe un e-mail con una invitación. Alguien le espera en el cementerio de la Florida para ofrecerle un manuscrito que puede interesarle. En él se relata una historia que culmina con las últimas y desconocidas palabras del poeta Antonio Machado; un mensaje que, a pesar del paso del tiempo, sigue teniendo plena vigencia, incluso para una adolescente de Bagdad. Una trama perfectamente estructurada, contada en primera persona, y capaz de entrelazar tres historias de diferente índole pero muy bien escritas y documentadas.

La emoción, el amor, los sentimientos aparecen a cada página, y el dolor también está presente. Las guerras, la muerte, las víctimas inocentes de las atrocidades del hombre son el trasfondo de este libro y cómo la calidad humana es capaz de superar estos acontecimientos y rehacer lo que parece terriblemente destrozado. Un libro que invita a la reflexión sobre la vida y la muerte; la muerte como olvido del ser que ha existido más que como la propia desaparición de lo físico; la muerte como engendro provocador de la infelicidad y el trauma incurable en ocasiones.

Zara y el librero de Bagdad es una novela valiente, un alegato contra las guerras y una luz de esperanza para aquellos lectores que sean capaces de reconocer, entre palabra y palabra, el verdadero valor que tiene el amor. Un libro para leer, releer y, sobre todo, tenerlo cerca, muy cerca de los jóvenes lectores que estén en nuestras casas, en nuestros barrios, en los colegios...

Zara y el librero de Bagdad fue galardonado con el Premio Gran Angular en su 30ª aniversario, y hay que saber que el 70% de los beneficios de su venta fueron a parar a la Campaña Mundial por la Educación.

 

 

Fernando Marías nació en Bilbao el 13 de Junio de 1958. En 1975 se trasladó a Madrid, ciudad en la que vive desde entonces, para estudiar Cine en la Facultad de Ciencias de la Información. Montó una productora de vídeo, trabajó en publicidad y escribió guiones de series televisivas que prefiere olvidar (todas excepto Páginas ocultas de la historia).

Empezó a escribir en 1990. Su primera novela, La Luz Prodigiosa, ganó en 1991 el premio Ciudad de Barbastro, circunstancia que resultó esencial para animarle a continuar escribiendo. Es autor de otras novelas cómo: Esta noche moriré, Los fabulosos hombres película, El Niño de los coroneles, El vengador del Rif, La batalla de Matxitxako, La mujer de las alas grises, Invasor, Cielo abajo y El mundo se acaba todos los días. Ha ganado, entre otros, el premio Nadal (2001), el premio Ateneo de Sevilla (2005) y el premio Nacional de Literatura infantil y juvenil (2006).

Como guionista de cine, ha escrito El segundo nombre junto a su director, Paco Plaza; y la adaptación de su novela La luz prodigiosa (Miguel Hermoso, 2002), que ha ganado numerosos premios internacionales.

Subcategorías

Arriba