0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
 

BODEGA BARRANCO OSCURO 

En el Cortijo de Barranco Oscuro se encuentra la Bodega del mismo nombre, cuyas tierras pertenecen al término municipal de Cádiar y en menor medida a los de Murtas y Albondón. Situados en la Sierra de la Contraviesa, en plena Alpujarra granadina.

Ésta sierra es una cadena montañosa, entre Sierra Nevada al Norte y el Mar Mediterráneo al Sur, que nace al pie del Cerrajón de Murtas y en dirección Este Oeste finaliza en la sierra de Lújar. 

La Contraviesa está constituida por pizarras paleozoicas, esquistos y filitas, materiales poco permeables y de fácil erosión hídrica. Sus cumbres tienen una altitud media de 1.100- 1.200 metros, que aparecen como un relieve senil de cumbres suaves y pendientes convexas.

Su clima es mediterráneo continental, en general suave y templado durante todo el año, protegido de los fríos interiores por las cumbres de Sierra Nevada y atemperados por las brisas marinas.

Aunque el Cortijo de Barranco Oscuro data de finales del siglo XIX (1873), los antecedentes viticultores de la zona se remonta a la Edad del Bronce, acreditados por hallazgos arqueológicos de semillas de vitis vinifera y vasijas con restos de mosto.

Sin embargo su generalización se produjo en época romana y se mantuvo durante la presencia árabe, aún a pesar de la prohibición islámica, de consumo de bebidas alcohólicas, buena prueba de ello lo encontramos en los topónimos de algunos pueblos alpujarreños como Pampaneria en clara alusión al pámpano o sarmiento verde de la vid.

Éste cortijo contaba con una extraordinaria bodega, con lagar y prensa. Con la llegada de la filoxera y la casi desaparición del viñedo sustituidos por almendros, puso fin a la expectativas de ésta singular bodega. Hasta la llegada de su actual propietario y "alma mater" de la Bodega Barranco Oscuro; Manuel Valenzuela. 

Manuel Valenzuela nació en 1943 en El Marchal un pequeño pueblo granadino que después de estudiar en Madrid, trabajar en Barcelona y en Paris donde tuvo sus primeros contactos con el mundo del vino, decidió trasladarse a las Alpujarras para convertirse en vitivinicultor en el año 1980 adquiriendo la casa del cortijo y 15 hectáreas del mismo. 

Así comienza la nueva etapa de la Bodega Barranco Oscuro. Sus comienzos no fueron fáciles, pues se encontró con un panorama poco alentador, la ausencia de practicas y métodos enológicos de calidad, los vinos que se elaboraban eran los tradicionales de la zona denominados Vinos Costa.

Él comenzó adoptando estos usos tradicionales que pronto abandono para iniciar una auténtica revolución vitivinícola en la alpujarra granadina, todo ello sin abandonar los conocimientos y enseñanzas de los lugareños y por supuesto con la páctica de una agricultura ecológica, salvaguardando y protegiendo el entorno.

Manuel inició ésta revolución vitivinícola renovando gradualmente y de forma integral las variedades existentes, por las variedades nobles de tempranillo, garnacha, cabernet sauvigon, merlot, syrah, pinot noir, sauvignon blanc, vermentino y algunas otras de forma experimental, y rescató casi del olvido la variedad autóctona vigiriega.

Se iniciaron las plantaciones, la mayoría en espalderas, en el llamado Cerro de las Monjas, donde algunas viñas alcanzan la cota mas alta de Europa los 1.368 metros de altura, para continuar en posteriores años con la plantación del resto de las actuales 12 hectáreas de viñedo que cuenta la bodega.

Todo ello unido a la aplicación de las modernas técnicas de vinificación dieron origen a su primer vino embotellado en el año 1984. Sin duda alguna Manuel Valenzuela comenzó a ver como se materializaba su sueño, fruto de su amor y pasión por la tierra, por las viñas y sobre todo por su fruto; Los Vinos.


 

 La Bodega se fundó en 1996 con el nombre de Barranco Oscuro S.L. situada a 1.200 metros de altitud, protegida por el impresionante Mulhacén al norte y acariciada por los suaves vientos marinos del mediterráneo al sur, que penetran por los cañones, aquí llamados barrancos. Cuenta con unas modernas instalaciones, con depósitos de acero inoxidable, así como una preciosa sala excavada bajo tierra, abobedada y de sillería, donde reposan las barricas de roble que contienen su preciado liquido; los Vinos. 

Los vinos de Barranco Oscuro, son vinos auténticos como su creador Manuel Valenzuela, son vinos artesanales y ecológicos que tanto en el tratamiento de sus viñas como en el proceso de elaboración usan técnicas y elementos naturales para ofrecer el genuino fruto de la madre naturaleza. Son auténticas exquisiteces para el gozo de los sentidos de aquellos que los saben disfrutar. Sin duda son el resultado del tesón, el empeño, el esfuerzo, el trabajo y el bien hacer de un hombre que ama con toda la poesía del mundo sus vinos. 


 

Dentro de los tintos elaborados por la bodega, podemos disfrutar de: 

< Tempranillo y Mas: es un coupage de tempranillo, garnacha y syrah procedentes de viñedos ecológicos del Cerro de las Monjas y Barranco Oscuro. Elaborado de forma totalmente natural, criado en barricas seminuevas de roble francés y americano durante once meses en nave de crianza bajo tierra que responde a un marcado carácter especiado, de monte bajo y tánico de estos vinos.

Este vino es el continuador del que hasta la añada de 1999 se embotellaba con la marca 1284, cifra que se corresponde con la cota más baja de la finca.

> Borgoñón Granate: Vino monovarietal de Pinot Noir de las viñas de los llanos plantadas en 1996. Con una crianza de 12 meses en barricas borgoñesas nuevas de roble francés, con 36 y 24 meses de secado. De deliciosos aromas a fresas y dulce de guayaba, tostados finos de la madera. De ricos taninos. Un vino muy personal.

 


Barranco Oscuro 1368: vino tinto obtenido de las variedades garnacha, cabernet sauvigon, merlot y cabernet franc de los viñedos situados mayoritariamente en el Cerro de las Monjas, aquí a mas de 1.300 metros de altitud el rendimiento de las cepas ésta en torno a los 500-700 gramos.

 

La vinificación de cada variedad se realizó por separado y la crianza fue de 15 meses en barricas borgoñesas (80%) y americanas, la mitad nuevas y la otra mitas de un año.  

En la actualidad éste tinto es el buque insignia de la bodega, simboliza la génesis de la misma y su filosofía, obtenido de las primeras viñas que se plantaron en la cota más alta del cortijo.

Con un exhaustivo control de calidad desde las uvas a su embotellado mediante procesos artesanales y naturales, el resultado un vino que es una explosión de aromas cargadas de ricos matices, especias, mineral y fruta, una sinfonía de sabores enriquecidos por su tanicidad y su frutosidad, sin duda una auténtico poesía enológica 


< Blanco de Blancas Nobles: es producto de un ensamblaje de hasta 8 variedades; Vigiriega y Sauvignon Blanc del Cerro de las Monjas, Chardonnay, Riesling, Viognier, Moscatel Morisco, Vermentino y hasta un poco de Albariño de forma experimental.

Se han vinificado por separado cada variedad respondiendo a sus peculiaridades y el Viognier, el Chardonnay y el Vermentino tiene 4 meses de crianza por separado en barrica nueva de roble, cuenta con certificado de producto ecológico.

Es un singular vino blanco amarillo dorado con toques anisados y balsámicos, sabroso y glicérico, con fruta blanca y una vivaz acidez y un final seco y duradero.

> Barranco Oscuro Brut: Un espumoso natural y artesanal obtenido a partir de la Vigiriega y un poco de Pinor Noit mediante el método tradicional o champenoise. A la hora de hacer el tiraje se usa zumo de la propia uva Vigiriega dejada en las cepas hasta que se vendimia en diciembre, época del tiraje.

Tiene una crianza mínima de 22 meses y el degüelle es totalmente artesanal y sin adición de licores de expedición o similares. De color amarillo pajizo, se significa por su fruta blanca tanto en nariz como en boca, de una excelente acidez y un carbónico bien integrado.

Ir Arriba