0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

El pasado 28 de enero de 2014, se presentaron en Sevilla los vinos de Santiago Jordi Martín. Santi Jordi, enólogo, consultor de vinos y presidente de la Federación Española de Asociaciones de Enólogos (F.E.A.E), nacido en Jerez de la Frontera (Cádiz), un joven, pero a la vez experimentado enólogo que como sus vinos tiene un gran recorrido en el panorama nacional e internacional del mundo de los vinos.

Actualmente trabaja en la gestión y representación de la F.E.A.E. y lo compatibiliza con un proyecto de marcas propias de elaboraciones limitadas y singulares en diferentes zonas de España, tipificando con una personalidad muy marcada dichas elaboraciones según su forma de entender cada caldo en función de la tierra y de la variedad.

Nosotros de los vinos catados, queremos recomendaros para este mes de marzo un vino de la Tierra de Cádiz, aunque por la personalidad y calidad de los tres vinos que catamos cualquiera de ellos merecen ser recomendados.

> Margarito & Amapolo; elaborado con las variedades Petit Verdot (80%) y Graciano (20%) viñas situadas en el término municipal de Jerez de la Frontera (Cádiz) con una edad de entre 9 y 13 años. Con una crianza de 6 meses 75% roble francés y 25% roble americano.

Selección de racimos, vendimia manual y despalillado. Maceración prefermentativa y arranque de la fermentación alcohólica con un 20% de palillo en cubas y tinos de madera durante 10 días a temperatura controlada. Descube tras maceración postfermentativa durante 6 días y criaza sobre un 30 por ciento de lías finas. Con una edición limitada de 1.155 botellas.

Margarito & Amapolo, muestra un bonito color picota con ribetes morados, de capa media. Al olfato es una explosión de fruta negra, cuando se oxigena aparece la fruta madura, algo de especias y toques balsámicos y de pastelería. Su paso por boca es ampuloso, seco, sedoso y muy sabroso, de unos taninos presentes pero agradables, elegantes, se aprecia durante todo el trago la presencia de la fruta y por vía retronasal surgen los balsámicos y sutiles toques de mineralidad, con un final persistente y largo.

Sin duda un vino que muestra el Terroir de la zona y de las variedades elegidas, así como la impronta personal de su autor Santiago Jordi.

Este proyecto vinícola se entiende como el “todo vale de una vitivinicultura racional” por lo que el autor se alejará, cuando considere oportuno, de las reglamentaciones marcadas por las Denominaciones de Origen o Indicaciones Geográficas. La dirección técnica desde el campo a la bodega seguirá las directrices marcadas por el autor en base a como entienda e interprete el potencial de esa variedad buscada y en ese sitio determinado… es decir, lo que llamamos tipificación y singularidad propia y añadida por su autor.

La intención final de esta forma de entender estas elaboraciones es la de despertar en el consumidor las emociones y sentimientos que nos transmiten los caracteres organolépticos de la propia uva desde el campo hasta la copa, por lo que la exigencia capital y propia del autor, es la de exclusivizar íntimamente cada uno de sus vinos, tipificándolo según el varietal, la zona o la forma de elaboración y crianza, garantizando al consumidor que desde sus inicios en el viñedo hasta su comercialización y comunicación, han sido llevado a cabo personalmente por él.

Web: http://www.santijordi.com/

Ir Arriba