0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Una delegación de Apoloybaco, tuvimos el placer el pasado mes de junio de visitar una de las grandes bodegas de Navarra, y también del actual panorama nacional vinícola: Bodegas Ochoa, situadas en la bella e histórica villa de Olite. La visita la realizamos de la mano de su enológa Adriana Ochoa, todo un lujo para estos aficionados al mundo de las delicias báquicas.

Y por supuesto degustamos y catamos varios de sus rutilantes vinos, es por ello que para este mes de julio os queremos hacer participes, recomendando dos de estos vinos navarros, aunque todos tiene la suficiente personalidad para ser recomendados.

La comunidad foral de Navarra cuenta con una dilatada historia vitivinícola y ha sabido cosecharse un importante reconocimiento por la calidad y variedad de sus vinos. Bien es cierto que la mayor fama le viene por sus rosados, que son sin duda alguna el mascarón de proa de está denominación de origen, sus viticultores y bodegueros han hecho él una auténtica obra de arte, elevandolo al podio de los grandes vinos. 

Pero no es menos cierto que ya llevan algunos años ofreciendo otros tipos de vinos, principalmente blancos y tintos, sus viñedos distribuidos en las cinco subzonas que componen la actual D.O. Navarra, gozan de una extraordinaria salud y cuidado y cuentan con diversas variedades como la Cabernet-sauvignon, Graciano y Tempranillo, junto a ellas están la Garnacha tinta que es la que ocupa más hectáreas de cultivo, la Mazuelo y la Merlot. En blancas la preferente es la Viura, junto con las autorizadas Chardonnay, Garnacha blanca, Malvasía y Moscatel de grano menudo.

< OCHOA CALENDAS ROSADO. 2014; La serie Ochoa calendas representa los vinos mas jovenes de la bodega, es un tributo a la antigua culrura romana (Las calendas de marzo, su primer día del año). El lema que acompaña a esta gama de vinos es "Siempre hay una luna, aunque no la veamos".

Elaborado con garnacha (70%) y tempranillo (30%), proviene de las fincas El Bosque y Santa Cruz. Se obtiene mediante el metodo de sangrado, y una maceración del mosto durante aproximadamente 6 horas en contacto con los hollejos. Posteriormente se extrae el mosto sin prensar y pasa a fermentar a temperatura controlada en depósitos de acero inoxidable. Muestra un atractivo color frambuesa, limpio y brillante. Sus intensos aromas despiertan una agradable sensación olfativa, destaca la fresa, junto a otros frutos rojos del bosque. Su paso por boca es fresco, equilibrado, con buena estructura y sobre todo muy sabroso con toques a fruta confitada. Un vino muy apropiado para estas fechas tan calurosas, pues ha de tomarse entre 8º y 10º C.

> OCHOA. SERIE 8A. ORIGEN. 2007; Esta es una seri especial firmada por Adriana Ochoa la responsable enológica de la bodega. La serie 8A representa la conjunción de tres generaciones, es un homenaje a toda una familia elaboradora de buenos vinos. Y por eso la serie recibe este nombre que, como todo en Bodegas Ochoa, representa un tributo a la tradición pero con grandes dosis de innovación.

Elaborado con Tempranillo (70%), Merlot (20%) y Cabernet Sauvignon (10%), procedentes de tres fincas diferentes, la tempranillo de la finca El Secadero, la Merlot de la Milla y la Cabernet de El Bosque. Tres uvas diferentes, tres fincas distintas pero un origen común el tipo de suelo (pedregoso). Este vino permanece en barricas de roble francés y americano de 225L durante un total de 14 meses. Presenta un bonito color rojo rubi de capa media alta. Su complejidad aromática aventura un vino de altura, predomina la fruta madura y como no, su paso por barrica con aromas de vainilla y tostados sobre un sutil fondo a regaliz y algo de tinta china y sobre todo el mineral de su "origen" edafológico. En boca es franco, potente bienS estructurado, con unos taninos bien domeñados, presentes pero amables, se aprecia el sabor a fruta madura y el regaliz. Con un postgusto prolongado y persistente donde vuelven a aparecer los toques minerales. 

Bodegas Ochoa; Los orígenes de esta familia de bodegueros se remontan al siglo XIV, cuando Ochoa de Ayanz era el alcalde de Olite. La antigua bodega estaba situada cerca del palacio-castillo y data de 1845. Sus nuevas instalaciones están también en Olite pero en la periferia. Cuentan con una maquinaría moderna y equipada de los últimos adelantos técnicos. Pero sobre todo de un equipo humano muy implicado y profesional.

La bodega mantiene los más estrictos estándares de trazabilidad, ya que realizan rigurosos controles de las partidas de vino, que se inicia en el viñedo y sigue en el momento de entrada de uva en bodega; continúa con su elaboración, crianza y envejecimiento, y finaliza en la fase de embotellado, almacenaje y entrega al canal de distribución.

Poseen también viñedos propios, unas 145 hectáreas distribuidas en varias fincas, la mayoría de ellas se encuentran en la localidad de Traibuenas, próximo al parque natural de las Bardenas Reales y una pequeña parcela de viñedos viejos en la propia localidad de Olite.

La familia Ochoa ha ido combinando tradición y modernidad, en 1994, Bodegas Ochoa fue la primera Bodega Española en realizar un proyecto de I+D y desde entonces no han parado de invertir y experimentar siempre desde una perspectiva respetuosa y basada en la agricultura integral. Una receta que ha hecho de sus vinos uno auténtico referente de la D.O. Navarra tanto en el ámbito nacional como internacional. Obteniendo un merecido reconocimiento y elevado prestigio. 

Web: http://bodegasochoa.com/

Ir Arriba