0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Cuando finalice este mes de junio habremos llegado a mitad de año, un año muy especial para nosotros, como ya venimos anunciando desde el principio del mismo, pues cumpliremos quince bonitos años en la red, es por ello que durante estos doce mes de 2016 quremos recomendar vinos también especiales, vinos sorprendentes, inauditos, como esta sorprendente foto a la orilla del río Guadalquivir catando un inaudito rosado, cuya copa encierra no sólo una joya vinícola sino también, aunque sea opticamente, la joya arquitectónica del la Torre del Oro sevillana.

En esta ocasión os queremos recomendar un vino rosado de la Denominación de origen Navarra. El término rosado procede del francés "roseé" muy popular en Provence donde decían: "un petit roseé va avec tout". Sin duda alguna un buen rosado va bien con casi todo y sobre todo los rosados actuales, elaborados con las más modernas técnicas de vinificación, sin perder un ápice su encanto "rustico".

Ciertamente han sabido ganarse un destacado lugar en el Olimpo de los vinos. Los Rosados proceden principalmente de uvas tintas o de la mezcla de uvas blancas y tintas; las uvas rosadas son una rarísima excepción, como la uva denominada Poulsard, que tiene jugo y piel rosados. 

Y sin duda alguna los vinos rosados de Navarra son sorprendentes e inauditos. La actual denominación de origen Navarra, constituida en 1975, es sin duda la heredera de la secular tradición vinatera de estas tierras. y como recogía el Códice Calixtino hablando de los vinos de Estella: "La tierra de buen pan y de óptimo vino".

> Inurrieta Mediodia Rosado 2015: Elaborado con la variedad garnacha, acompañada levemente con la sirah, cabernet sauvignon y graciano. Siguiendo el método de sangrado, es el llamado rosado de lágrima, fermentado a 15ºC.  Se elaboran tras una corta maceración  en frío del mosto, principalmente el mosto flor o primera prensada, con sus hollejos, sin que llegue a fermentar hasta alcanzar la pigmentación deseada y después se realiza el "sagrado" o separación rápida del mosto y la pasta sólida.

El nombre de Inurrieta hace referencia a las tierras donde los antepasados de la familia cultivaban viñas hace casi un siglo. Las nuevas generaciones eligieron este nombre en homenaje a esos seres queridos que tanto amaban el vino. El control integral del proceso se completa en una bodega que cuenta con 7000m2 de planta. En su diseño se han seguido criterios prácticos, higiénicos, enológicos, y de operatividad. La bodega tiene capacidad para albergar más de 4 millones de litros de vino entre depósitos, botellero y sala de barricas.

Inurrieta Mediodia Rosado 2015; Atrae por su inconfundible color rosa de gran viveza con matices violáceos. La Garnacha en una visión moderna, especial, creativa y sin complejos. Desarrolla sutiles e inagotables aromas: pétalos de rosa, cerezas, guindas y fresas. La crianza sobre lías finas en depósito durante 4 meses ahonda en las sensaciones de untuosidad y suavidad en boca. Encontramos balance, frescor y en su desarrollo al paladar de nuevo una melosa untuosidad.

Un vino con esta juventud y fragancia nos proporcionará el mayor placer a una temperatura fresca, entorno a los 10ºC. Este vino, como todos los rosados, hay que beberlos en un plazo corto; ya se encuentra en su esplendor y no ganará con la espera a pesar de su frescura y finura.

El proyecto de Bodega Inurrieta se fragua en 1999, cuando la familia Antoñana comienza la plantación del viñedo, y se concreta en 2002 cuando concluye la construcción de una espectacular bodega que está dotada con los medios más modernos para elaborar el fruto de todas sus propiedades. Cuenta ya en estos momentos con un parque de 1.500 barricas de roble francés (900) y americano (600). 

Los vinos de Inurrieta se elaboran exclusivamente con el fruto de sus 200 Ha. de viñas, plantadas en el entorno próximo de la bodega, en parcelas cuya altitud oscila entre los 300 y los 475 m.; 190 Ha. están dedicadas a variedades tintas (merlot, cabernet sauvignon, tempranillo, garnacha y graciano) y solamente 10 a blancas (viura y chardonnay). La uva garnacha está plantada en los niveles más altos (370 a 475 m.), tierras calizas y frescas que permiten alargar el periodo de maduración.
Uno de los puntos más atractivos para el visitante de Bodega Inurrieta es su impresionante sala de barricas con control de temperatura y humedad y renovación del aire durante todo el año. En esta sala nos encontramos con cinco tipos de barrica; tres de roble francés y dos de roble americano, buscando los distintos matices que cada uno de estos artesanos toneleros puedan aportar a la gama de vinos que elabora esta bodega.

http://www.bodegainurrieta.com

Ir Arriba