0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

A pesar de altas temperaturas que se están dando este verano a lo largo y ancho de nuestro país, el consumo del vino, si se hace a la temperatura adecuda al tipo de vino que bebemos, es una bebida que además de ser placentera sirve para mitigar esos calores, por otro lado propios de esta estación estival.

Así para este mes de agosto, el mes mas vacacional del año os queremos recomendar un vino blanco, que tuvimos la suerte de probar el pasado mes de junio mientras realizabamos un grupo de socios de Apoloybaco el tramo del Camino de Santiago, denominado el "Camino Primitivo" que discurre principalmente por tierras asturianas. Pues en uno de los restaurantes en el que hicimos un alto para reponer fuerzas, pedimos para acompañar las deliciosas viandas de esta bellísima tierra, este vino que ahora os aconsejamos. 

Un vino que cumple también con los criterios que durante los meses de 2016 venimos recomendando como tributo a nuestros quince años de presencia en Internet y que cumpliremos el próximo mes de octubre. Vinos especiales, vinos singulares, con alguna característica que los diferencia de otros vinos de su entorno.

Un vino que procede de la Denominación de Origen Valdeorras, una denominación quizás poco conocida, pero que en estos últimos años están elaborando unos vinos de una excelente calidad, situada en el nordeste de la provincia de Ourense en los valles que forman los ríos Sil y Jares, es la tierra de los "Gigurros", un pueblo Astur de época pre romana, antiguos pobladores de esta comarca, de la que toma su nombre "val de Gueurres". Toda ella se encuentra a una altitud entre los 300 y 700 m. En la actualidad cuenta con unas 1.300 hectareas de viñedo que pertenecen a los municipios de El Barco de Valdeorras, La Rua, Petin, Rubiá, O Bollo, Carballeda de Valdeorras, Laroco y Villamartin de Valdeorras. La variedad preferente en blancas es la Godello y Dona Branca, pero también se cultivan la Palomino como variedad autorizada. Y en tintas las preferentes son: Brancellao, Mencía, Merenzao (María Ardoña o Bastardo) y Sousón y las autorizadas: Garnacha tintorera, Gran Negro y Tempranillo.

> Bolo do Santa Cruz. 2015; es un vino blanco elaborado únicamente a partir de Godello cuyas uvas proceden de viñas de entre 8 y 17 años. Estas cepas se cultivan de forma tradicional y ecológica, sin usar herbicidas ni tratamientos de síntesis. Realiza una fermentación con levadura seleccionada añadida en depósitos de acero inoxidable.

La Godello es una casta autóctona ibérica atlántica, de origen desconocido. La Godello ha vivido un poco a la sombra de la cepa Albariño en Galicia, pero su marcado aroma y personal paladar le han hecho valedora de un hueco entre las uvas blancas de calidad gallegas. Es la variedad principal de la D.O. Valdeorras, pero también es otra de las variedades autóctonas responsables del enorme paso cualitativo que ha dado el viñedo gallego en la última década. Es la variedad de uva blanca con mayor potencial aromático de la península ibérica, tiene una excelente relación alcohol-acidez y una capacidad de envejecimiento de más de 10 años.

Bolo do Santa Cruz. 2015; elaborado por Rafael Palacios, joven viticultor y enológo, el menor de la familia Palacios de Alfaro, que aposto por los blancos en esta tierra, recuperando viñedos de Godello cultivados en bancales y laderas en el Valle de Bibei. Algunos de esos viñedos cuentan con cerca de 90 años con los que elabora otros vinos con los que ha conseguido elevar al podium de los vinos blancos españoles y hacer de la Godello una de las mejores variedades de uvas blancas de nuestro País.

Bolo do Santa Cruz. 2015; presenta un bonito color amarillo pajizo con ribetes acerados, limpio y brillante. En nariz muestra un perfil muy aromático y complejo, destaca la fruta blanca madura y matices cítricos, con toques herbáceos y una ligera fragancia floral. En boca es fresco, untoso, glicérico, con intensa y fresca acidez, equilibrado y bien estructurado. Con un final con recuerdos salinos y minerales y de postgusto prolongado.

Sin duda alguna se ha convertido en uno de los grandes vinos blancos jovenes del territorio español, que conjuga el suelo y clima de Valdeorras con la frutosidad de la Godello y por supuesto la buena mano de Rafael Palacios. El vino blanco Bolo marida especialmente bien con arroces, marisco y pescado a la brasa, a la plancha y al horno. Ideal como aperitivo. Servir entre 8ºC y 10ºC.

Bodega Rafael Palacios, se fundó en el año 2004 por este viticultor y enólogo que junto con su familia cuenta con una larga tradición en la elaboración de vinos en La Rioja. El curriculum de Rafael Palacios es el de los mejores; tras 10 años en la bodega familiar de Alfaro, decide enriquecer su formación en las grandes zonas vinícolas del mundo, Y en concreto, las de variedades blancas, para aprender con los mejores enólogos. Destaca especialmente su estancia en Burdeos, y su experiencia en Australia en la elaboración de vinos blancos.

Al volver a España se instaló durante un tiempo en la bodega familiar de Rioja, donde elaboró, en 1997 el vino Placet, su primer blanco. Al poco tiempo se trasladó al Valle del Bibei, y se instaló en A Rua (Orense) donde creó su propia bodega. Cultiva sus viñedos en el municipio de O Bolo (Orense) con el propósito de elaborar principalmente vinos blancos, a partir de cepas viejas de la variedad de uva Godello.

El carácter inquieto e innovador de Rafael, le lleva a controlar personalmente los viñedos y las fases de elaboración junto a la joven enóloga Cecilia Fernández Rodríguez, que forma parte de su equipo técnico. Con el paso de los años han conseguido que cada uno de sus vinos, refleje la mineralidad del terroir y la expresión de la uva Godello. 

Web: http://www.rafaelpalacios.com/

Ir Arriba