0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

El 25 de octubre de 2001, apareció por vez primera Apoloybaco en Internet, así que este mes es nuestro cumpleaños, nada mas y nada menos que quince añitos, como la canción. Y lo hicimos con está foto en la página de inicio, ya que este fue el momento que decidimos "colgar" en la red de redes una web que hablase de jazz, vinos, literatura y gastronomía.

Desde entonces y van ya 180 meses, no hemos faltado ni uno, cada mes os hemos recomendado un vino, este año 2016, por aquello de ser nuestro quince aniversario os venimos recomendando unos vinos con unas características muy particulares, singulares y vinos que muestren alguna peculiaridad que lo haga diferente a otros vinos de su mismo tipo o que tengan un significado especial para nosotros.

Bueno pues para este mes de octubre tan señalado para nosotros, vamos a realizar unas propuestas distintas a lo que viene siendo habitual, cambiando un poco el formato que veniamos utilizando, ya que os queremos recomendar seis vinos, uno por cada tipo. Vinos que tienen unas connotaciones peculiares y representativos si se quiere del devenir histórico de Apoloybaco durante estos quince años, vinos que por supuesto tienen un denominador común, su calidad, pero también su significado. 

En fin aprovechar también este espacio para agradeceros a todos y todas, los y las que nos habeís seguido, vuestra presencia al otro lado del monitor, bueno ahora también la tablet y el movil, sin esa presencia , seguro que no habriamos llegado hasta aquí. Nosotros brindaremos con alguno de los vinos que os proponemos, si podemos lo haremos con todos, por las cosas buenas que tienen que venir.


< Vega Sicilia "Único". cosecha 1953: En una cata exclusiva, extraordinaria y singular, organizada por la enoteca sevillana Tierra Nuestra, con la colaboración especial de Apoloybaco, se celebró en el año 2009, en el Casino de la Exposición de Sevilla una cata vertical de diferentes vinos de la prestigiosa y mundialmente conocida bodega Vega Sicilia, y entre ellos y como colofón a la misma se cató esté dionisiaco vino, precisamente del año en el que nací. Ver en este enlace: Reportaje de la cata.

Vega Sicilia "Único"; es el buque insignia de la bodega, un vino en el que se ensambla a la perfeciión las cualidades de Tinto Fino (Tempranillo) y Cabernet Sauvignon. Uva procedente de viñedos propios. Tras finalizar el proceso de fermentación alcohólica es trasegado a grandes envases de madera, entre 18.000 y 20.000 litros de capacidad. A continuación, pasó 10 años en barrica de roble usados de 225 litros. El resto en botella hasta su comercialización. Producción limitada a 32.000 botellas de 75 cl. Quizás sea uno de los tintos con mayor crianza del Mundo.

Vega Sicilia "Único". Cosecha 1953; De color rubí, de capa alta, tapado, reflejos cobrizos, borde amplio, completamente atejado. Potente, expresivo, concentradísimo. Despuntan notas de orden animal, caza, licorosos, fruta negra, tostados, café quemado, regaliz... Interminable. después gira un poco dando notas térreas y una brillante veta mineral, con un suave especiado y cuero de fondo. Algunas de las formas que encontramos en boca: maduro, acariciante, con taninos pulidos, y una gran madurez. El conjunto es la finura misma, sedoso, integrado, sin la mínima arista, con una elegante dulzura final y un retrogusto persistente y con toques de regalíz. Sin duda un vino Único, un vino apolobaquiano.


< Amontillado Solera AOS: Con una vejez promedia de 25 años, su solera de fundación es del año 1903, procedente de la variedad palomino fino procedente de los pagos de la Bodega Osborne. Vinificación en blanco. Prensado suave y desfangado del mosto durante 12 horas. Fermentación a temperatura controlada, 25ºC. Su envejecimiento es mixto de crianza biológica y fisicoquímica, siguiendo el tradicional sistema de criaderas y soleras en botas de roble americano.

Muestra un impoluto color caoba, con reflejos yodados. Una nariz muy intensa y compleja, punzante, con matices dulzones (miel, dátiles), almendra garrapiña y notas de especies sobre un fondo de barnices. En boca es envolvente, potente, muy seco, sabor a nueces, y algo de panadería, su complejidad hace de él un vino difícil, pero muy atractivo, con un final que nunca termina, muy persistente con recuerdos a madera noble.

He de decir que para mi los amontillados creo que son los mejores vinos del mundo, en ellos se concentra toda la sabiduría del hombre a la hora de elaborar los vinos, y son los únicos que cuentan con los dos tipos de crianza que se conocen; la biológica y la oxidativa.

La primera vez que lo cate fue en el año 2006 con motio de la visita que realizamos a la bodega invitados por Ana Pérez del departamento de marketing e Iván Llanza responsable de Relaciones Publicas de la misma, coincidiendo a su vez con la celebración de un concierto de jazz en su interior, (jazz y vinos, ya comenzaba a sentirse la escuela que sin saberlo estaba creando Apoloybaco). Reportaje Visita


< Château d`Yquem. 1996: es un vino blanco dulce botrytizado, es decir, elaborado con uvas afectadas por la acción de la Botrytis Cinerea, conocida popularmente como podedrumbre noble, que genera un moho en la piel de la uva y actúa deshidratando las bayas concentrando azúcares y sobre todo, lo mas importante, la acidez. Está elaborado con las variedades Sémillon y Sauvignon Blanc, con una fermentación y envejecimiento de 36 meses en barricas nuevas de roble francés.

Château d`Yquem; es uno de los grandes vinos de Burdeos, es un vino Premier Cru Supérieur procedente de la región de Sauternes, en la parte meridional del viñedo de Burdeos. Château d'Yquem fue el único Sauternes al que se le dio esta categoría, indicando así la superioridad respecto al resto de los vinos de su tipo.

Nosotros tuvimos la surte de catar este vino en Vinoble 2008 y lo hicimos de la mano de Pierre Lurton (derecha de la foto), director de esta histórica y afamada bodega, que precisamente desde ese año paso a ser propiedad del gigante del lujo francés LVMH. Reseña del reportaje: En este enlace

Château d`Yquem. 1996; viste un precioso color amarillo oro. En nariz es tremendo, por su complejidad y por su intensidad, frutas como el pomelo, la piel de melocotón sobre un perfume de flores silvestres, mentas, algo de cítrico y un ligero toque de higo. En boca tiene un paladar ligero y perfumado, es redondo, envolvente, dulce, pero en perfecto equilibrio con la acidez que al ser relativamente alta permite equilibrar esa dulzura, con sabor a pulpa de fruta, algo de vainilla y toques amielados, con un retrogusto persitente y recuerdos al higo. Esta añada fue calificada con 95 puntos Parker. Siendo otra característica de estos vinos es su longevidad. En un buen año, una botella sólo empezará a mostrar sus cualidades después de una o dos décadas de bodega, y con un cuidado adecuado se mantendrá durante un siglo o más.


< Ocnos. 2014: Este vino blanco es fruto de una aventura enológica puesta en marcha en el año 1998 por dos buenos amigos, Elena y Julián, cuando aún no había comenzado la "navegación" de apoloybaco. Un vino que en la actualidad ha alcanzado grandes cuotas de reconocimiento, por los profesionales del vino y el público en general, así como diversos premios y galardones, por su excelente calidad.

Ocnos 2014, es un monovarietal de la variedad Chardonnay, cultivada por métodos ecológicos, la vendimia se realiza en el momento optimo de las uvas. Se maceró el mosto con los hollejos en nieve carbónica durante 18 horas. Limpio el mosto, se fermentó en barricas nuevas de roble francés, hasta terminar la maloláctica, trasegándose el vino con las lías finas para mantenerlo envejeciendo durante 10 meses. Tras una estancia en depósito, se embotelló en Julio de 2015.

Ocnos. 2014; es un vino que no deja indiferente, de color dorado y reflejos pardos. En nariz es un auténtico lujo para las pituitarias olfativas, intenso en aromas florales, con notas de manzanilla y un fondo de frutal tropical. En boca es sedoso, untoso, denso, voluptuoso, glicérico, con sabores a natilla, miel y ecos de fruta tropical, con un final persistente y prolongado.

Corría el mes de noviembre del año 2002 cuando por primera vez apoloybaco visitamos la bodega de Elelna Viguera y Julián Navarro (en la foto Julián el primero por la izquierda). Se puede ver la reseña de está visita: En este enlace. Y desde entonces periodicamente visitamos sus viñedos y su bodega, podemos decir que han crecido a la misma vez que Apoloybaco, quizás por ello nuestro primer vino lo hicimos con las uvas, los métodos y la enología que se práctica en esta bodega: Se puede ver el repostaje En este enlace


< Ochoa Rosado Lágrima. 2014: Cuando hablo de vinos rosados siempre me acuerdo de aquella famosa frase relacionada con el cante jondo, que decía que no existen cantes grandes y cantes chicos, sólo existen buenos y malos cantaores. Como digo con el rosado, al que se le tiene como un vino "menor", pasa algo parecido, pero es sin duda un gran vino y una prueba de ello es este rosado de las bodegas Ochoa en Navarra. Javier Ochoa creo este vino con el objetivo de hacer el mejor rosado que sabia elaborar con sus propias uvas y con el método que se emplea en Navarra: el sangrado. Ahora, su hija Adriana sigue su legado.

Ochoa Rosado Lágrima. 2014; es una mezcla de Garnacha, Cabernet Sauvignon y Merlot, procedentes de la finca El Bosque. El sangrado consiste en que el mosto permanezca en contacto con las partes sólidas (hollejos) un corto periodo de tiempo (4-6 horas), para pasar a depósito de acero inoxidable (sin prensar, por eso es de lagrima) donde fermentará con control de temperatura a 18ºC.  

Ochoa Rosado Lágrima. 2014; tiene un color atractivo, luminoso, rosa asalmonado con ligeros tonos morados que evidencia su juventud. En nariz predominan los frutos rojos y una punta mineral sobre un fondo de "chuches dulzonas" junto a la grosella y la fresa. En boca es fresco, goloso, con buena estructura tánica y una perfecta e integrada acidez, sabroso, muy afrutado, sobre todo fruta roja y fresas, con un postgusto elegante y compotado.  

Un grupo de socios de Apoloybaco, tuvimos el placer de visitar está centenaria bodega en el año 2015, mientras haciamos un trozo del Camino de Santiago que discurre por estas preciosas y vitivinícolas tierras navarras y al final de la misma, entre otros catamos este encantador rosado con las utiles y pedagógicas explicaciones de Adriana Ochoa, que forma ya parte de la sexta generación de estas bodegas. Un resumen de esta visita puede verse : En este enlace. Ahora es ya mas recomendable adquirir la cosecha de 2015.


<Umbretum Brut Nature.2014: Es el primer vino espumoso elaborado en la provincia de Sevilla, en este caso por una de sus bodegas centenarias; bodegaas f. Salado, fundadas en el año 1810 y situada en la aljarafeña localdad de Umbrete. Bodega que ha sido visitada en diversas ocasiones por Apoloybaco: Visita Bodega.

El Aljarafe sevillano es una comarca con una larga, largísima tradición vitivinícola, tanto es así, que según todos los vestigios arqueológicos, el vino en Sevilla, traido de la mano de los fenicios, entró por esta comarca y los restos de lagar mas antiguos que se conservan se encuentran en el Aljarafe (San Juan de Aznalfarache). En la actualidad esta comarca se conoce vinícolamente hablando, sobre todo, por su afamado "Mosto". Y a Apoloybaco nos enorgullece haber sido de los primeros que allá por el año 2001 propusimos la creación de la Ruta del Mosto del Aljarafe, puede verse en este enlace: Ruta del Mostopropuesta que hoy en día es ya una realidad institucional.

Umbretum Brut Nature. 2014; es una especie de paradigma de la iniciativa e innovación vitivinícola de esta zona, en esta ocasión liderada por f.Salado. Es un vino elaborado con una uva autóctona del Aljarafe y de la comarca del Condado, la garrido o garría fina. Su método de elaboración es el tradicional o Champenoise y los artifices son los hermanos Santigo y Rafael Salado (primero y tercero por la izquierda en la foto) junto a su equipo técnico de enológos, bodegueros y capataces. Umbretum Brut Nature, muestra un atractivo color amarillo dorado con tonos verdosos, de burbuja fina y constante hasta formar un bonito rosario. Su nariz es intensa de frutos blancos como la pera y la manzana, con toques citrícos de naranja sevillana y un fondo de panadería. En boca es fresco, sabroso, con un carbónico muy bien integrado, se aprecia la fruta y por vía retronasal aparecen los citrícos y las levaduras, con un final persistente por su ligero y agradable amargor.

Ir Arriba