0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Encaramos la recta final del año 2016, año que esta siendo también el de nuestro XV aniversario en la red y con tal motivo venimos recomendando mes a mes un vino con características especiales, que lo hagan diferente a otros vinos de su misma tipología. Así pues para este mes de noviembre queremos proponeros un vino que se elabora en la provincia de Sevilla, que no es otra que el territorio que nos ha visto crecer, donde hemos trabajado, donde nos hemos enamorado, donde hemos peleado por un mundo mas justo y donde han nacido y crecido nuestras hijas y nuestros hijos y para algunos de nosotros nuestros nietos y nuestras nietas.

Pero también porque en Sevilla, en sus tres zonas vitivinícolas (Sierra Norte, Aljarafe y Bajo Guadalquivir), desde hace precisamente unos quince años se vienen produciendo unos vinos de los denominados tranquilos, de una extraordinaria calidad, con varidades de uvas nobles, de las que en otras regiones vinícolas se elaboran afamados y prestigiosos vinos.

Es mas, el vino que os traemos este mes ha sido el ganador en la categoría de vinos tintos, del I Concurso de Vinos de la provincia de Sevilla, celebrado en abril de 2016; concurso organizado y patrocinado por la Diputación Provincial y la colaboración de la Asociación Provincial de productores de vinos y licores de Sevilla. Concurso en el que se presentaron todas las bodegas elaboradoras de la provincia con sus mejores vinos. Y que fue seleccionado en una cata a ciegas por un prestigioso jurado, compuesto por grandes sumilleres, enológos y prescriptores del vino, en el que nuestra asociación Apoloybaco tuvo el honor de participar. En la foto Raúl Fernandez, propietario de la bodega ganadora junto a la alcaldesa de su pueblo, la directora general de Calidad, Innovación y Fomento de la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta y al presidente de la Diputación de Sevilla

> Cocolubis. 2013; es un vino tinto elaborado por Bodegas La Margarita de Constantina (Sevilla). Un bonito nombre para un excelente vino.  Cocolubis, un nombre evocador e historicista, pues así era como le llamaban los pueblos prerromanos a una de las variedaddes de uvas existentes en la antigua Turdetania o Baetica. " El historiador francés Roger Dion ha sugerido que el balisca (también conocida como Cocolobis o Cocolubis producía numerosos racimos que eran muy resistentes tanto al calor como al viento, lo que casi aseguraba su vendimia. Sus uvas, de las que se decía “cuanto más dulce, mejor”, tenían notas astringentes que con el tiempo se irían suavizando. Sus vinos, además de una alta calidad, tenían la capacidad de resistir en ánforas las largas distancias que iban desde su lugar de origen en la provincia Bética hasta la capital de la antigua Roma donde eran muy conocidos y apreciados".

Cocolubis. 2013, procede de los mejores racimos de la variedad tempranillo, unas cepas que cuentan ya con mas de quince años de edad, con vendimias nocturnas y manuales, tiene una crianza de 22 meses en barricas nuevas de roble español y su primera añada salió al mercado el siete de noviembre de 2015 con una edición limitada de 300 botellas. 

Muestra un profundo color picota madura, con ribetes atejados, limpio y con una lágrima densa, da paso a un complejo e intenso aroma, donde destacan las ffrutas rojas y negras con toques compotados sobre destellos bálsamicos y de regaliz, con un fondo mineral, todo ello armonizado por los aromas que desprende la madera noble. Su paso por boca es estructurado, envolvente, aterciopelado, sabroso y franco, donde aparece la fruta madura y la presencia de unos taninos vivos y elegantes, que lo hacen portador de una larga vida. Su retronasal es potente con claras notas de crianza, destacando las especias y la vainilla y su postgusto es amplio, persistente y prolongado. 

Cocolubis. 2013; es sin duda un gran vino, fruto de la pasión por el terruño, el amor por la viña y sobre todo por su transcendencia el vino y por supuesto fruto del tesón y buen hacer. Un vino que este año ha ganado con todo mérito el I Premio de los vinos de la provincia de Sevilla, pero que ciertamente seguirá cosechando grandes éxitos y principalmente el reconocimiento de los críticos y expertos en el mundo de los vinos y del público en general.  

Bodega La Margarita, situada en Constantina, en el Parque Natural de la Sierra Norte Sevillana. Es propiedad de la familia Fernández, pero dirigida por Raúl Fernández un entusiasta bodeguero y viticultor, que en 1998, se atrevió a sugerirle a su padre Juan Fernández que le cediera unas cuantas hectáreas de la finca que había adquirido en el año 1995, para plantar viñas y elaborar vinos. Tenía las cosas claras, quería recuperar la vieja tradición vinatera de la comarca y no solamente para elaborar el típico “Mosto” de Constantina, quería ir mas lejos, y aprovechando las experiencias viticulturas de viejos lugareños y el apoyo de jóvenes enólogos, se lanzo a la elaboración y crianza de vinos de calidad. Y ciertamente lo está consiguiendo.

Bodega La Margarita cuenta en la actualidad con unas site hectáreas de viñedo de variedades como la tempranillo, la garnacha, la petit verdot o la sirah entre otras y en blancas cuenta con la varietal chardonnay, así como con variedades autoctonas como la mantua. La Margarita es ciertamente una empresa bien consolidada, con unas instalaciones modernas, con depósitos de acero inoxidable y un creciente parque de barricas, en las que destaca la apuesta por el roble español y ahora tienen en proyecto la utilización del castaño para contenedores del vino, como se hacía en antaño. 

Dirección de la Bodega La Margarita: Ctra. Constantina - San Nicolás del Puerto, s/n - 41450. Constantina (Sevilla). Tel: 955 95 41 87 / 676848570

Ir Arriba