0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Con el mes de diciembre finalizamos este periplo por lo que ha sido nuestro quince aniversario en la red de redes. Queremos despedir pues este año, como no podia ser de otra manera, a lo grande, recomendándoos un gran vino, un amontillado. Un vino que sin menospreciar a los demás, para mi es uno de los mejores del mundo, si es que no es el mejor, no sólo por sus características organolépticas, sino también por su forma de elaboración, ya que en él se dan los dos tipos de crianza de los vinos, la crianza biológica y la cianza oxidativa, ningún otro vino del Mundo cumple con esta característica. Y para ello hemos seleccionado, creemos, uno de los grandes amontillados, un vino que elabora la bodega Gónzález Byass y que acaba de presentar en Sevilla  la saca 2016, ante un público experto y conocedor del mundo de los vinos.

Y para ello han elegido un marco incomparable: el renacentista Palacio de las Dueñas de Sevilla, ha sido el lugar escogido en esta ocasión para presentar los extraordinarios y singulares finos Palmas. La Colección Finos Palmas, cuatro vinos con rasgos únicos que son el resultado de la exhaustiva selección y clasificación en bodega. Elegancia y singularidad definen a las novedades enológicas que trae esta centenaria bodega jerezana.

El Palacio de las Dueñas es uno de los edificos civiles mas importantes de la ciudad de Sevilla, su nombre se debe al monasterio de Santa María de las Dueñas, que en 1248 se conocía como Compañía de Dueñas. Su estilo arquitectónico abarca desde el gótico-múdejar al renacentista y en él nació en 1875 el poeta Antonio Machado. Pertenece actualmente a la Casa de Alba.

Antonio Flores, el enólogo de la bodega, ha seleccionado aquellas botas de las viejas soleras en las que el vigor de la «flor» ha otorgado un intenso carácter a fino, un trabajo en el que el Mejor Enólogo Español del Año ha contado con la ayuda del Master of Wine y Master Sommelier Gerard Basset. Los dos maestros han catado y seleccionado las mejores botas de la solera de vinos finos. Fino donde la levadura de velo pasa del esplendor de la vida en Una y Dos Palmas, a la simbiosis y desaparición de la misma en Tres y Cuatro Palmas. El resultado ha sido una Colección Finos Palmas compleja y trascendente que refleja las edades de Tío Pepe. 

> Cuatro Palmas. Este Amontillado Viejísimo refleja la capacidad de Tío Pepe de evolucionar en el tiempo concentrando lo mejor de su origen para ofrecer un vino que demuestra la importancia de la selección y la clasificación en la bodega. Un Amontillado sublime e irrepetible que procede de solo una de las seis botas que envejecen en González Byass desde hace 51 años.

Las Palmas son denominaciones que, como define Manuel María González-Gordon en el libro “Jerez-Xerez-Sherry”, se aplican a aquellos vinos finos de Jerez que se distinguen notablemente por su limpieza, finura y delicadeza en el aroma, y el número de palmas es proporcional a su grado de vejez. Estos vinos son el resultado de la ímproba labor de selección y clasificación por tiempo de vejez y finura de los mejores finos que se viene llevando a cabo desde el año 1880.

Tras el verano, llegó el trabajo de la clasificación en bodega donde Antonio Flores,  ha seleccionado aquellas botas de las viejas soleras de González Byass en las que el vigor de la “flor” ha otorgado un intenso carácter a fino. Intuición, sabiduría, nariz, tiempo, tiza y venencia son los protagonistas en ese incesante ir y venir del enólogo por las bodegas para descubrir estos vinos que, cada año, deslumbran al mundo. 

Cuatro Palmas; 100% Palomino de Pago Carrascal y Macharnudo. De marcado carácter a fino, este amontillado muy viejo supone la evolución de Tío Pepe hasta el summun. Refleja la capacidad de Tío Pepe de evolucionar en el tiempo concentrando lo mejor de su origen para ofrecer un vino que demuestra la importancia de la selección y la clasificación en la bodega. Un Amontillado sublime e irrepetible.

Con su brillante color caoba. En nariz es algo colosal, intenso, complejo, es un auténtico perfume cargado de matices, maderas nobles, frutos secos, caja de puros, un toque de laca, un primer reposo en la copa y aparecen las notas de panadería, fruta confitada, especias. Casi imposible sacar la nariz de la copa. En boca es algo soberbio, imponente, una auténtica gozada, seco, salino, jugoso, equilibrado, redondo, muy vivaz y hasta fresco. Esta muy próximo de lo que se denomina umami ( Es un sabor sutil pero de regusto prolongado y difícil de describir.). Con un final que no llega nunca. Es una deliciosa obra de arte con dos protagonistas la naturaleza y el hombre.  

Bodegas González Byass fue precisamente la primera bodega que visitamos como Apoloybaco, allá por el año 2001 (foto de la visita). Después y durante estos quince años de vida que ha cumplido esta sabia combinación de jazz, vinos, literatura y gastronomía, que es Apoloybaco, vendrian muchas mas. 

Así comenzabamos nuestro relato sobre el reportaje que entonces inicimos a la bodega y que en la actualidad se encuentra en pleno vigor: "En Jerez de la Frontera (Cádiz), flanqueada por su Catedral y su antigua Alcazaba, justo en el cruce de "Cuatro Caminos", se encuentra una de las bodegas con mayor solera de esta Denominación de origen; González Byass.

En el año de 1835, Manuel María González Ángel, adquirió una pequeña bodega con la que comenzó a elaborar, criar y comercializar sus propios vinos. Su éxito inicial, fruto de su tenacidad y la calidad de sus productos, le llevó a asociarse con su agente comercial en Inglaterra, D. Robert Blake Byass, así nació esta señera bodega jerezana".

De todas formas en este enlace se puede ver el reportaje completo: Visita a la Bodega

 

Ir Arriba