0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
 

PAGO DEL VICARIO 

 

A escasos kilómetros de Ciudad Real, por la carretera comarcal de Porzuna, se encuentra la bodega Pago del Vicario. Cuentan las leyendas, la literatura y la propia historia que estas tierras son lugares encantados. Los primeros pueblos que la recorrieron, y que le daban un sentido mitológico a las aguas, bautizaron al río Guadiana con el nombre de Annas, una de sus diosas cuyo nombre significaba Río. Un río encantado, que aparece y desaparece, un río hechizado que recorre la tierra del vino, de la naturaleza, de la cultura y de unas gentes hacedoras y hospitalarias.En estas tierras también existen personajes, imaginarios o reales, que han transcendido sus fronteras y su propio tiempo, como el legendario "Caballero de la Triste Figura". Don Quijote, unas veces nos parece real, otras imaginario, pero sí son reales, los lugares por donde cabalgó, porque se pueden ver y palpar: los molinos, las ventas, los castillos, las lagunas, senderos y riberas del Guadiana, todos ellos lugares únicos donde se puede ejercitar la contemplación la imaginación y sobre todo el paladar, si para ello nos detenemos en una de sus bodega con "encanto" como es Pago del Vicario.


Con los Montes de Toledo al fondo y el río Guadiana a sus pies, la bodega Pago del Vicario se alza en el interior de sus propios viñedos de forma sutil, respetuosa con su entorno, casi silenciosamente para no agredir este bello paisaje de llanura y suaves ondulaciones. Su morfología, un catalejo de siete cuerpos, sintetiza y simboliza el espíritu de la bodega: La fusión entre tradición y modernidad.


Fundada en el año 2000 por los hermanos Antonio e Ignacio Barco Fernández, empresarios cuya familia hunde sus raíces en la viticultura castellano manchega, deciden retomar este noble oficio, bautizando la bodega con el nombre de Pago del Vicario en honor a uno de sus antepasados, vicario de la Diócesis y poseedor de parte de estos terrenos, conocidos desde antaño con el nombre de "Finca del Vicario". Una iniciativa, esta, cargada de riesgo y aventura, pero también de imaginación y sobre todo de amor y pasión por los vinos, como el que poseen Ignacio y Antonio. Así, con la añada de 2002, su primer vino, cumplieron parte de sus sueños.Pago del Vicario es un proyecto vitivinícola donde la tecnología esta puesta al servicio de la naturaleza. Está pensado desde una perspectiva integral e integradora, desde el propio diseño de su bodega, un catalejo de 7 cuerpos, como las 7 etapas que tiene la elaboración del vino. Integrado en su propio ecosistema, donde el acero, el cemento y la madera se funden en formas vanguardistas, pero integrando la sabiduría popular, porque en su interior perviven armoniosamente las maquinarias e instrumentos de vinificación mas modernas, y las técnicas enológicas mas científicas, con las practicas bodegueras mas tradicionales, su sofisticada línea de envasado con las cavas subterráneas.


Hasta el tratamiento de su propio viñedo, unas 130 hectáreas, situadas a unos 600 m. de altitud y distribuidas en pequeñas parcelas para facilitar el cuidado  y tratamiento individualizado de las mismas en función de sus particulares características. Tempranillo, Garnacha, Merlot, Syrah, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot para los tintos y Sauvignon Blanc y Chardonnay para los blancos.


Unos viñedos que integran en su cultivo y cuidado por las manos expertas de sus viticultores, con el desarrollo de una tecnología punta aplicada a la agricultura. Riego subterráneo, controlado por una estación informatizada. Seguimiento de las viñas por fotos infrarrojas para detectar entre otras cosa su nivel de foliación. Dendrómetros para vigilar la vitalidad de la planta y su crecimiento. Y principalmente entender que en la calidad y salud de las cepas se encuentra un alto porcentaje del éxito de los grandes vinos.Visitar las bodegas de Pago del Vicario es realizar un recorrido integral por las costumbres ancestrales de la viticultura y las nuevas tecnologías, es sumergirse en la ciencia y en el arte con sus dosis de creatividad como el diseño de su logotipo, una pequeña genialidad de la hija de Antonio Barco. Apoloybaco realizó este recorrido de la mano y de las ilustradas explicaciones y comentarios de Carlos Buergo Bugedo. Y es un delicioso paseo para ejercitar al mismo tiempo la imaginación, la contemplación y el paladar con sus magníficos vinos.


En Pago del Vicario cada vino cuenta con su propio "pedegri", ahora se le llama trazabilidad del vino, es sin duda un concepto que marca una excelencia de calidad. Pero quizás lo mas importante es saber que cada vino cuenta en Pago del Vicario con su propia historia. así el Agios; es uno de sus vinos estrella, su nombre es una palabra griega que significa Santo, elaborado a base de Tempranillo y Garnacha Tintorera, obtenida de uvas seleccionadas, con una maceración aproximada de 20 días y una crianza de 12 meses en barricas nuevas de roble francés. El Penta; cuya primera añada fue la del 2004, su nombre hace referencia a las 5 variedades que lo componen (Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Petit Verdot), a los 5 meses de permanecía en barrica de roble francés y a los 5 sentidos que pretende estimular.


Otro de los tintos de Pago del Vicario es el vino denominado 50 - 50; en clara alusión a su composición de 50% de Tempranillo y 50% de Cabernet Sauvignon, elaborado tras una larga maceración y una crianza de 12 meses en barricas de roble francés, americano y del Caúcaso. Así como el tinto Monagós; que significa monje en griego, de uvas Syrah y Garnacha y una crianza de 12 meses en barricas de roble francés y americano. Un tinto monovarietal es el Merlot Dulce; vendimiado tardíamente con el fin de conseguir una gran concentración de azúcares y sometido a un corte de fermentación por frío para mantener los azúcares naturales de la uva. Con dos tipos de maceraciones, una pelicular en frío durante un día y otra a temperatura de fermentación durante unos 15 días mas. Un vino ideal para acompañar quesos como el Cabrales o el pupular roquefort.


En vinos blancos el Talva; es un elegante coupage de Sauvignon Blanc y Chardonnay, fermentadas en barrica, previa maceración pelicular de 8 horas y crianza de ochos meses en barrica.

Petit Verdot Rosado; es un monovarietal, obtenido de esta noble uva y una maceración pelicular en frío de 6 horas. Dando un rosado muy frutal y goloso, fresco, alegre y muy equilibrado. 

Corte Dulce; elaborado con Chardonnay y Sauvignon Blanc, sometido a un corte de fermentación por frío y maceración pelicular de unas 10 horas. Un vino ideal para postres o a la hora del aperitivo, destacando el frescor y las frutas.


En Pago del Vicario, entre viñas, barricas, perfumes del campo y aromas del vino, también se puede disfrutar de jornadas enoturísticas, para ello cuenta con un lujoso y encantador hotel, de diseño moderno y minimalista y un extraordinario restaurante.

DIRECCIÓN

Carretera Ciudad Real-Porzuna. CM 412 km. 16. E-13196 Ciudad Real (España). Teléfono: 926 666 027/8. Fax: 926 666 029. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.pagodelvicario.com

Ir Arriba