0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
BODEGAS NARANJO

Muy cerca del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y en la villa de Carrión de Calatrava, se encuentra las Bodegas Naranjo. En este término municipal de Carrión esta enclavada también la histórica y antigua ciudad de Calatrava la Vieja, la Qal'at-Rabat (nombre musulmán que significa "fortaleza de Rabah"). Fue una fundación omeya de finales del siglo VIII.

Por lo que podemos situar el origen de Carrión como una aldea de la gran ciudad omeya y considerarla habitada ya en el siglo IX. La proximidad a Calatrava y a los caminos que por ella discurrían, favorecía su desarrollo. En 1147, la ciudad pasó a poder de Alfonso VII, que tras fracasar la primera encomienda dada a los templarios, Sancho III (1158) entregó el enclave al abad Raimundo de Fitero, dando así lugar al nacimiento de la Orden de Calatrava. Así y según las crónicas San Raimundo de Fitero trajo gran número de repobladores a Calatrava y algunos de éstos se establecerían en Carrión. Posiblemente de esta repoblación naciera el nombre, dado por repobladores procedentes del valle del río Carrión, en la actual provincia de Palencia.

Pero lo que si es seguro, que esta sede maestral de la orden de Calatrava, volvió a poner en valor y extender el cultivo del viñedo por toda la comarca, hoy conocida como Campo de Calatrava. Y desde entonces sus viñedos han contribuido a ofrecer esa deliciosa bebida y alimento que es el vino.

Bodegas Naranjo también contribuye a que ese néctar de los dioses que es el vino, pueda ser disfrutado por los humanos, y esto lo hace desde el siglo XIX, ya que fue fundada en el año 1898 por D. Gaspar Naranjo. Así pues los actuales propìetarios, los hermanos Ramón y Francisco Muñoz de la Cueva constituyen ya la quinta generación y que con toda seguridad están preparando a la que será la sexta generación.

Ramón (izquierda de la foto) realiza varias funciones entre ellas la de la gerencia de la bodega y su hermano Francisco es entre otras muchas cosas, el enológo de la bodega. Desde sus comienzos una empresa familiar pero con una solida estructura empresarial que favorece su desarrollo y competitividad, en un sector como la vitivinicultura que necesita permanentemente estar reinventándose.

Bodegas Naranjo posee viñedos propios, unas 22.000 cepas de moscatel de Alejandría y Moscatel de grano menudo. Aunque es el departamento técnico de la bodega el que controla aproximadamente unas 600 Has. de viñedo de otros viticultores de la zona, en su mayoría son cepas con más de 20 años de edad, de secano o con escasos riegos por goteo, en un clima mediterráneo continentalizado, con un nivel de precipitaciones bajo, oscilando entre los 400 y los 700 mm. Las variedades con la que trabajan son: Tempranillo, también denominada Cencibel, Merlot, Syrah, Airen Macabeo y Moscatel.

Es realmente sorprendente las instalaciones de esta bodega, que se encuentran en el interior del pueblo. Arquitectónicamente hablando es un auténtico coulage pictórico, pues por un lado se conservan intactas edificaciones primitivas como la nave de tinajas de cemento del siglo XIX, no es otra que la nave donde se fundo la bodega.

Que contrasta con la nave de crianza, cuyas obras terminaron a principios del año 2003, tratándose de una pieza de arquitectura moderna diseñada por los arquitectos Bernalte y León, y perfectamente integrada en el conjunto de dichas instalaciones.

Se trata de una pieza de arquitectura compacta, con dos partes claramente diferenciadas, una parte aérea que parece estar suspendida en el espacio, revestida de acero cortén y piedra caliza, con murallas de tierra de 90 cm. de espesor y cubierta vegetal del mismo grosor, que mediante un sistema de riego exterior mantiene las condiciones de humedad y temperatura.

Y una parte subterránea que une esta nave con otra ya existente y que cruza el patio de la bodega, mediante un pasillo de líneas quebradas que le da una mayor profundidad y recorrido.

Ciertamente un diseño arquitectónico muy atrevido, pero a la vez muy funcional y práctico.

En el interior de la nave de crianza se encuentra un parque de barricas con capacidad para 1.000 barricas, donde se mantiene durante todo el año una temperatura y un índice de humedad constante. Las barricas que tienen actualmente son un 70% de roble americano y un 30% de roble francés.

Bodegas Naranjo cuenta con unas modernas instalaciones, dotadas de equipos de alta tecnología, depósitos autovinificadores con control automático de la temperatura de fermentación, depósitos de acero inoxidable, todo ello les permite la aplicación de nuevos métodos y prácticas enológicas, pero sin perder la esencia y naturaleza de la larga tradición vinatera de la familia.

Sus vinos están amparados bajo la Denominación de Origen La Mancha, aunque también envasan vinos a granel. La bodega comercializa los caldos embotellados bajo dos marcas: Viña Cuerva y Casa de la Dehesa, vinos que están alcanzando un gran prestigio y reconocimiento tanto en el ámbito nacional como internacional.

Bodegas Naranjo desarrolla también una prolífica actividad científica, actualmente cuentan con un convenio marco de I+D entre la bodega y la Universidad de Castilla La Mancha, dirigido por sus técnicos y por el profesor D. José Ángel Amorós, mediante el cual y tras un riguroso control de las viñas son seleccionadas las parcelas cuyo fruto se destinaran a la elaboración de los caldos embotellados. También pusieron en marcha un estudio ampelométrico y ampelográfico para la recuperación del clón de la cencibel.

Esta actividad investigadora les ha llevado también a contar con diversas publicaciones técnicas y científicas, que son fáciles de adquirir tanto en la Universidad como en la propia bodega.

En la primavera del año 2010 una delegación de Apoloybaco visitamos esta original bodega manchega y fuimos atendidos amablemente por uno de sus propietarios; Ramón (izquierda de la foto), que además de contarnos la dilatada historia de la misma, nos explico detalladamente todo el proceso de elaboración y comercialización de sus excelentes vinos.

También pudimos disfrutar de un pequeño museo con el que cuenta la bodega de instrumentos, herramientas, maquinarias y artilugios de épocas pasadas que se utilizaban en las labores del campo y en las tareas de la bodega, todos ellos perfectamente conservados y que por supuesto constituyen un importante patrimonio sobre la cultura y la historia del mundo de los vinos.

Este instruido recorrido finalizó con una degustación de algunos de los magníficos vinos que se elaboran en esta singular bodega, en su enotienda "Jaraíz" ubicada en los porches primitivos donde hace mas de cien años se molturaba la uva.

Bodegas Naranjo, algo mas que una bodega, su apuesta por la ciencia y por las artes y la cultura así lo atestiguan. Comprometida también con el apoyo y la difusión cultural, con exposiciones de diferentes artistas y las propuestas de un enoturismo sostenible.

Y muy especialmente con la música y dentro de ella el Jazz y el Blues, juegan un papel muy destacado en los conciertos que organizan bajo el titulo de "Las Noches de las Bodegas Naranjo" con distintos subtítulos como Vinos & Voces o Maridajes del Vino y Jazz. Algo con lo que nuestra asociación se encuentra muy identificada, ya que nuestra mágica combinación no es otra que: Jazz, Vinos y Literatura.

Bodegas Naranjo es una atrayente propuesta para visitar sus instalaciones, por supuesto, y su espectacular entorno cargado de historia, de hermosos y extraordinarios paisajes, donde la cocina manchega, la cocina de Don Quijote y como no las actuales y modernas propuestas culinarias, eso sí todo ello regado con los mayestáticos caldos manchegos, de los que en Bodegas naranjo tenemos un claro ejemplo, harán la delicia de sus visitantes.

Dirección: C/ Felipe II, 5 13150. Carrión de Calatrava, Ciudad Real. Teléfonos: 926 814 155 / 926 815 334. Fax: 926 815 335.

Web: www.bodegasnaranjo.com


< Casa de la Dehesa, Cencibel Tempranillo; Bajo esta marca, solo se comercializan las añadas calificadas por la Bodega como excepcionales. Selección de uvas Cencibel (Tempranillo), con más de 40 años. Fermentación alcohólica y macerado durante 25 días con sus hollejos. Fermentación maloláctica en la centenaria nave de la bodega. Crianza en roble francés nuevo durante 6 meses y 20 meses en botella. De color intenso, capa alta, tonos rubí - cereza con ligeros tonos teja. Aroma complejo de frutos maduros, especias, vainilla... En boca la explosión de sabores envuelve y sorprende; taninos dulces propios de un gran uva y una gran madera perfectamente ensamblad.

> Casa de la Dehesa. Moscatel; Moscatel de grano menudo -seco- 100%. A la vista presenta un color amarillo acerado pálido con reflejos verde limón que denotan su juventud. En fase olfativa aparecen potentes notas florales que posteriormente dejan paso a notas afrutadas con buena combinación entre la fruta dulce (membrillo) y frutas tropicales (piña, mango…), todo ello entremezclado con un fondo de finos tonos cítricos. En boca es ágil y elegante. El ataque resulta fresco por su marcada acidez, para llenarnos poco después la boca de sensaciones. En el paso por boca se percibe un gran peso de fruta y una perfecta armonía entre sus componentes. El postgusto es limpio, muy frutal y muy duradero. Servir fresco, entre 5 y 8 ºC.


< Viña Cuerva. Tinto Reserva; Procedente de uva Tempranillo. Macerado con los hollejos en la fermentación durante el tiempo justo para darle el toque de color y vigorosidad que lo caracterizan. Es fluido, su color rojo rubí nos recuerda su juventud, pero su crianza en barricas de roble durante 18 meses, le añade un nuevo tono ocre teja, quedando un color rubí-teja que resulta muy atractivo. Brillante. Su bouquet por vía directa nasal es de perfume delicado e intenso. Su aroma de boca nos recuerda su crianza en roble nuevo. De sensación táctil suave, delicados taninos y caliente. Al gusto resulta sabroso, redondo, amplio y sorprendentemente ligero sin renunciar a su vigor.

> Viña Cuerva. Tinto Crianza; Monovarietal en uva Tempranillo. Envejecido en barricas de roble antes de su comercialización. De aspecto limpio y brillante. La variedad de matices en su color le confieren un aspecto muy atractivo; rojo rubí-burdeos con ligeros tonos violáceos recuerdo de su juventud y delicados ocres-teja fruto de su crianza. De aroma intenso y rotundo, limpio, fragante, fructuoso y persistente. En boca resulta suave y ligero, casi sedoso. De paso largo y sabroso. Vía retronasal limpia y elegante con notas ardientes y frutales.


< Viña Cuerva. Roble; Elaborado con uvas de la variedad Tempranillo 70%, Merlot 20% y Syrah 10%. Envejecido en barricas de roble americano 70% y francés 30% durante 3 meses. De color rubí granate muy cubierto. Aroma intenso floral, fruto de su juventud, (violetas), sensaciones especiadas con un fondo de madera de calidad, notas tostadas perfectamente integradas. En boca es de estructura media-alta, acidez moderada y equilibrada, potentes sensaciones frutales y final largo, donde se aprecia el perfecto equilibrio entre la fruta y el fino torrefacto aportado en su corta crianza.

> Viña Cuerva. Tempranillo - Syrah; Este vino ha sido elaborado con la mezcla de uvas Tempranillo 70 % y Syrah 30% en el tanque de fermentación. En relación a la proporción, cada variedad ha aportado sus espectaculares propiedades de aroma y sabor. De color rojo picota, aroma fresco e intenso a frutas maduras y un ligero toque de violeta muy característico de la variedad Syrah. De cuerpo medio en boca, bien estructurado, sabroso y persistente.

Medalla de Plata de vinos jóvenes en los premios Baco 2010.


< Viña Cuerva. Rosado; Elaborado con uvas de las variedad Tempranillo 100%. Macerado unas horas junto al hollejo de la uva hasta iniciada la fermentación, que se separa para continuarla en virgen. De color rosa-cereza. Potente de nariz, fragante, limpio y de clara frutosidad.En boca resulta ligero, suave, de buena estructura, punzante, persistente y de agradable amargor al posgusto.

Viña Cuerva Rosado Tempranillo 2011, -Medalla de Oro en el Concurso a la Calidad de Vinos de la D.O La Mancha-

> Viña Cuerva. Blanco; Elaborado con uvas de la variedad AIREN, siguiendo un estricto y riguroso control de selección. Control de la temperatura de la fermentación y de las levaduras que la llevan a cabo. Fluido. De aspecto brillante y cristalino. De color amarillo-pajizo pálido. Aromas frutales limpios y persistentes con recuerdos de frutas blancas y matices de frutas exóticas. En boca es seco. De moderada acidez. Fresco, ligero y armónico. Aroma de boca frutal y agradable amargor al posgusto.

Ir Arriba